Advertisements
Córdoba, ⭐ Portada

La Agrupación de Cofradías de Córdoba muestra su apoyo a la hermandad de la Cabeza de Rute por el trato injusto recibido

María Victoria Cruz Molina se pregunta si hay una persecución religiosa encubierta

Vivimos una época en la que la religiosidad no se ha librado de los efectos de la crisis sanitaria, por lo que la celebración de cualquier tipo de acto religioso está muy condicionada a lo que dicten las autoridades sanitarias. Hace unos días, adelantamos en Gente de Paz que la Presidenta, el Consiliario y tres hermanos de la Hermandad de la Virgen de la Cabeza de Rute fueron denunciados por celebrar una misa presuntamente «sin permiso». 

Con tal motivo, la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba ha querido mostrar su apoyo a la corporación letifica ruteña, «dados los buenos lazos de relación que se mantienen entre la Agrupación de Cofradías de Córdoba y algunas hermandades de la diócesis que se encuentran en la provincia, debido a que consideramos que ha recibido un trato injusto cuando celebraba sus cultos anuales el pasado 10 de mayo cumpliendo los requisitos vigentes en ese momento por el Estado de alarma establecido por el Gobierno». 

El comunicado de apoyo precisa que «la celebración de misas nunca ha sido prohibida y solo se ha regulado el número de asistentes y su disposición en el interior de los templos». En este contexto la Agrupación de Cofradías cree que «desde la autoridad se ha cometido un error al no considerar los aspectos señalados en los sucesivos decretos y la correcta observancia por parte de la Hermandad de la Cabeza de Rute».

María Victoria Cruz Molina, Presidenta de la Venerable Hermandad del Santísimo Sacramento y Antigua y Real Cofradía de María Santísima de la Cabeza Coronada de Rute expresaba a través de un comunicado oficial que «esta mañana me ha llamado el Jefe de la Policía local de Rute para decirme que ha elevado una propuesta de denuncia a la Subdelegación del Gobierno por la Misa celebrada en honor de la Santísima Virgen de la Cabeza el pasado domingo. Asímismo me ha pedido que informe de esta actuación llevada a cabo por él a los implicados en la misma, en total cinco personas, a saber: el Párroco y Consiliario (oficiante de la Misa), a Doña Araceli Cobos y su marido D. José Borrego, así como a Doña Carmen Caballero. Me ha expresado que todos los mencionados hemos sido denunciados por celebrar una Misa «sin permiso», y que como bien sabéis fue a puerta cerrada y retransmitida al resto de la población por las cámaras de Tele Local y mi propio directo de mi perfil privado de Facebook».

Además, añadía desconocer «en qué legislación vigente pueda basar su denuncia, porque hasta donde sé y he sido informada por expertos en derecho; el artículo 11 del Decreto 463/2020 de 14 de Marzo, por el que se declara el estado de alarma que cito textualmente a continuación permite la asistencia a Misa:  «Art. 11. La asistencia a los lugares de culto y a las ceremonias civiles y religiosas, incluidas las fúnebres (éstas últimas se verían modificadas dias después) se condicionan a la adopción de medidas organizativas consistentes en evitar aglomeraciones de personas, en función de las dimensiones y características de los lugares, de tal manera que se garantice a los asistentes la posibilidad de respetar la distancia entre ellos de, al menos, un metro.»»

En este sentido, Cruz Molina sostiene que «en base a ese artículo, cuando la Policía local intentó cerrar las dos Parroquias de Rute a las pocas horas de esta declaración, tuvo que intervenir el Obispado de Cordoba, recordando a la máxima autoridad local que no podía cerrar los lugares de culto, ni impedir el acceso a los mismos. Como vecina del Llano, he visto todos los días a las personas que han querido, acceder a Misa y han podido hacerlo sin problema. He visto cada domingo tanto en Canal Sur como en 13 TV, las retransmisiones de la Misa en diversos santuarios y supongo que no han tenido problema. ¿Por qué nosotros sí?«

Finalmente, detalla que «Conscientes de que el número de asistentes, ínfimo ante el aforo normal del templo de San Francisco, pero por quiénes somos, lo que representamos por nuestros cargos este año lo que correspondería a la representación en esta misa de nuestras personas y no otras, el día 10 de mayo y no otro, y la emisión en directo de esta misa; nos hace pensar ¿estaremos, quizás, en una persecución religiosa encubierta?»

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup