Córdoba

La Buena Muerte apuesta por la continuidad de sus capataces

La Junta de Gobierno de la Hermandad de la Buena Muerte ha decidido ampliar su confianza en los capataces que en los últimos años han tenido el privilegio de ejercer esta labor en la cofradía de la madrugada del Viernes Santo cordobés, lo que implica que Enrique Garrido y Lorenzo de Juan continuarán siendo responsables de las cuadrillas costaleras de Nuestra Señora Reina de los Mártires y del Cristo de la Buena Muerte la próxima Semana Santa. 

Cabe recordar que en octubre de 2016 el equipo directivo de la hermandad de la Buena Muerte consumaba el «trueque de capataces» entre los dos pasos de la cofradía, tal y como había adelantado Gente de Paz, de modo que Enrique Garrido -uno de los capataces emergentes con mayor proyección de la ciudad de Córdoba- y Lorenzo de Juan –un clásico y uno de los capataces con mayor experiencia de cuantos se mantienen en activo- alternaban su puesto haciéndose cargo el primero, hasta entonces capataz del paso del Cristo de la Buena Muerte, de la cuadrilla del palio de la Reina de los Mártires, mientras que Lorenzo de Juan pasaba a ocupar el puesto de capataz del paso del Cristo. 

La decisión materializaba una verdadera revolución en la fisionomía de la corporación que dirigía por aquel entonces Antonio Leiva, miembro habitual del equipo de capataces de Garrido en las cuadrillas, y su primera gran decisión de calado desde que fuese reelegido como máximo representante de la hermandad en las elecciones celebradas el 27 de diciembre de 2015. Revolución que parece haber sido del agrado del nuevo máximo responsable de la cofradía a tenor de la decisión adoptada que se traduce en que ambos continuarán en su puesto.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup