Advertisements
Sevilla, 💚 El Rincón de la Memoria

La carta de pago de Jesús del Gran Poder

Juan de Mesa y Velasco nació en Córdoba, siendo bautizado en la iglesia de San Pedro de esta ciudad el 26 de junio de 1583. En el año 1606 se traslada a Sevilla, e ingresa en el taller del entonces ya afamado escultor Juan Martínez Montañés, con el cual firma un contrato de aprendizaje de cuatro años. Junto a este maestro completa una formación probablemente iniciada en Córdoba. Contrajo matrimonio en 1613 con María de Flores. Aunque no se ha conservado la carta de su examen para acreditar su suficiencia en la escultura, se sabe que en 1615 disponía de taller propio en la colación de San Martín y contrataba sus propias obras.

En la metrópolis hispalense crea lo mejor de su valiosa producción artística, en una vida profesional intensa pero corta, ya que muere en esta ciudad el 26 de noviembre de 1627, con cuarenta y cuatro años de edad, víctima de la tuberculosis. fue enterrado en la iglesia de San Martín de Sevilla, según se atestigua en una lápida conmemorativa existente en el exterior del muro lateral de la misma, que fue colocada a instancias de la ciudad y la Academia de Buenas Letras de Sevilla, en el año 1937.

Se inicia como imaginero en 1615 con la escultura de San José con el Niño, obra concertada con fray Alonso de la Concepción para realizar en blanco -sin estofar ni encarnar-, pues su policromía corresponde a una actuación posterior del siglo XVIII, para la Iglesia de Santa María la Blanca (Fuentes de Andalucía). Después de algunas obras menores, comienza y se consolida su etapa más importante como gran imaginero, que va de 1618 a 1623. La serie se inicia con el Cristo del Amor, el primero de un total de diez crucificados que llegó a realizar; fue iniciado en mayo de 1618 y terminado en junio de 1620. Es una imagen de 1,81 m. de alto realizada para la Hermandad del mismo nombre que radica en la iglesia del Salvador de Sevilla. Se contrató haciendo constar en escritura notarial que la haría «Por mi persona sin que en ella pueda entrar oficial alguno…».

Del año 1618 es el retablo del altar mayor del Hospital de San Bernardo, denominado popularmente De los Viejos, hoy desaparecido; y del año siguiente la imagen del Cristo del Buen Ladrón de la Cofradía de la Conversión del Buen Ladrón, más conocida como Montserrat, de la capilla homónima, también de Sevilla, obra de cierto barroquismo con el que comienza sus creaciones de carácter realista. Con 1,92 m. de altura, en este Cristo se aparta de la obra de su maestro Martínez Montañés, aumentando aquí el claroscuro y acentuando una mayor fuerza pasional.

De 1620 es el Cristo de la Buena Muerte, creado para una Hermandad de Sacerdotes ubicada en la Casa Profesa de la Compañía de Jesús en la iglesia de la Anunciación y que actualmente es titular de la Hermandad de los Estudiantes, que radica en la capilla de la Universidad de Sevilla, sita en la calle San Fernando. En ese mismo año, 1620, Mesa realiza una de sus obras más conocida, el Señor del Gran Poder, una imagen de Jesús con la cruz a cuestas, para la sevillana Hermandad del Gran Poder, hoy convertido en símbolo de la ciudad. Obra de un marcado barroquismo, consigue reflejar las secuelas del sufrimiento humano en un rostro que aparece como envejecido por los daños soportados. También realizó sobre misma fecha la imagen del San Juan Evangelista para la misma Hermandad; ambas imágenes de vestir se veneran en la Basílica del Gran Poder, junto a la iglesia de San Lorenzo.

El Archivo Provincial Histórico de Sevilla atesora una auténtica joya, la carta de pago de la imagen de Jesús del Gran Poder, encontrada en el archivo de protocolos de Sevilla. Un documento fechado hace exactamente cuatro siglos que cuantifica el trabajo realizado en 2000 reales recibidos por la hechura de las imágenes de Jesús del Gran Poder y San Juan Evangelista, para la cofradía de Nuestra Señora del Traspaso. Un documento que dice así: “Sepan quantos esta carta vieren como yo, Juan de Mesa, escultor, vecino de esta ciudad de Sevilla, en la collación de San Martín, otorgo y conozco que he recibido y recibí de la Cofradía de Nuestra Señora del Traspaso, que está sita en el monasterio y conbento de Nuestra Señora del Valle y de Pedro de Salzedo mayordomo de la dicha Cofradía por mano de Alonso de Castro, alcalde de la dicha Cofradía dos mil reales de a treinta y quatro maravedís cada uno, que yo obe de aver por la hechura de un Cristo con la cruz a cuestas y de un San Juan Evangelista, que hize de madera de sedro y pino de Segura, de estatura el dicho Cristo de diez quartas y media poco más de alto, y el San Juan, de dos varas y sesma, para la dicha Cofradía del Traspaso, este presente año de mil e seiscientos y veinte. Los quales dichos dos mil reales, he rescebido del dicho Alonso de Castro, en nombre, de la dicha Cofradía y de su mayordomo en diferentes veces y partidas de que me doy por contento y pagado a toda mi voluntad, sobre que renuncio la pecunia y prueba de la paga. E de ellos le doy esta carta de pago, que es fecha en Sevilla a primero día del mes de octubre de mil e seiscientos y veinte años. Y el otorgante que yo el escribano público doy fe que conozco lo firmó de su nombre, siendo testigos Jusepe de Escavias y Pedro Guerrero, escribanos de Sevilla”.

Juan de Mesa (rúbrica)

Bernabé de Baeza, escribano público de Sevilla (rúbrica)

Pedro Guerrero, escribano de Sevilla (rúbrica)

Josepe de Escavias, escribano de Sevilla (rúbrica)

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup