Andalucía, ⭐ Portada

La Madrugá. Un itinerario por la Semana Santa que no pudimos vivir

La suspensión de la Semana Santa por la crisis sanitaria que se encuentra viviendo nuestro país ha supuesto un jarro de agua fría para el cofrade, que ha visto frustradas sus ilusiones de disfrutar de las Cofradías en la calle, si bien la aplastante lógica de tal decisión ha sido acogida con entereza y serenidad por éste.

Gente de Paz es una página web con clara voluntad globalizadora, ofreciendo así variedad de contenidos durante los 365 días del año que no excluyen a ningún lugar de nuestra geografía. Por ello, nos hemos planteado la realización de una serie de artículos para cada día de la Semana Santa en el que se refleje la riqueza que alberga nuestra tierra de norte a sur y de este a oeste. Así, cada día de la Semana Santa destacaremos nueve Cofradías de tal jornada, una por capital de provincia (pese a que en ocasiones no será posible cumplir esta premisa, cuando en ciertos días no haya Hermandades en ellas) más Jerez de la Frontera.

Pese a que se ha intentado destacar a Hermandades lo más representativas posible de cada lugar, otros criterios como la variedad de estilos o evitar la repetición de determinados misterios también están presentes a la hora de elegir las respectivas Cofradías. Por favor, que nadie vea en esta serie de artículos, que les garantizo tienen una carga de trabajo importante detrás, realizada por miembros de la redacción de nuestra web, un lugar para la confrontación más aún en los tiempos que corren. Entiendan la dificultad de elegir una Cofradía por cada día de la Semana Santa, y la imposibilidad de ir más allá de ello por cuestiones de espacio, lógica y tiempo. El único objetivo es dar a conocer, en la medida de lo posible y sin pretender ser exhaustivos ni ofrecer un análisis pormenorizado de cada detalle, una muestra de las bondades de las Cofradías de nuestra tierra. Ofrecer un recorrido virtual en estos días tan extraños que nos toca vivir, que nos permita asomarnos a la manera en que se vive la Pasión de Cristo en lugares distintos a nuestra ciudad, ahora que nos vemos exigidos a permanecer retenidos en nuestro domicilio. Disfruten del itinerario cofrade, traten de imaginar cómo habría sido nuestra querida Semana Santa si Dios así lo hubiera querido.

 

Sevilla – El Gran Poder

El álgebra de Hispalis se presenta a oscuras. Todo es oscuridad. Un mar de noche que tiene las olas de altos capirotes negros y cirios al cuadril que infunde luz como el reflejo de un faro que está más allá del horizonte. Si estuviéramos ahora mismo en la calle Arfe seríamos unos náufragos. Perdidos en la noche anestesiada de un amor muy profundo. Buscando la inyección que nos devuelva al principio de todo donde se encuentra la gran verdad de la vida, el Gran Poder de Dios.

Cuanto Señor nos gustaría estar perdidos como perdida está tu mirada. Que daríamos por oír la saeta que hiela nuestras entrañas. Y verte llegar a lo lejos. Lanzando tu zancada poderosa, navegando en un mar despojado de temporales cuando Tú abrazas la cruz como Moisés extendió su mano para separar las aguas. Y rezarte. Y tener la certeza de que con tu misericordia nos sanarás de esta pandemia. No tendríamos miedo de verte marchar. Porque sabríamos que con tu humilde bata morá pasarás consulta a aquellos que te necesitan para devolver a la vida todo lo marchito que florece cuando encuentra el Gran Poder de Dios.

La calle ahora se quedaría muy estrecha. Pero llega la Virgen del Mayor Dolor y Traspaso para darnos aire. Nuestras penas son un amplio campo verde donde los pájaros hacen dibujos en el cielo si lo comparamos con el sufrimiento de Ella. Está viendo sufrir a su Hijo. Y como Él no puede levantar la mirada. Está ahogada en un mar de lágrimas mientras San Juan intenta rescatarla. El palio se pierde en un armonioso balanceo que pareciera darnos un mensaje. Hemos visto pasar la cofradía y hemos ahondado en el papel más sensible de nuestros sentimientos.

Córdoba – La Buena Muerte

La Madrugá de Viernes Santo de Córdoba tiene un marcado carácter de luto, amén de la única procesión que se realiza en la ciudad califal, la de la Hermandad de la Buena Muerte. Un perfecto rincón podría ser la calle Deanes y la revirá hacia Conde y Luque, donde la maestría de Antonio Castillo Lastrucci se ve reflejada en ambos titulares de la corporación de San Hipólito. El crucificado, tallado por el imaginero sevillano en 1945, está inspirado en el titular de la Hermandad de los Estudiantes de Sevilla, tallado por Juan de Mesa. Procesiona en riguroso silencio sobre un paso sobrio en color caoba, tallado también por Lastrucci, mientras que cuatro hachones color tiniebla custodian al crucificado. Tras Él, aparece como un destello de luz el palio de la Reina de los Mártires, bordado en terciopelo granate, que fue considerado como uno de los grandes palios de la Semana Santa de Córdoba durante décadas.

Llama poderosamente que, pese a ser una Cofradía con marcada idiosincrasia de luto, el palio sea de flecos de bellota y de malla, algo más característico de Hermandades de corte alegre, y cuyo inconfundible sonido al chocar con los varales contrasta con el silencio de la corporación. Ello ha servido para que muchos vieran con buenos ojos la presencia de una banda de música tras la Reina de los Mártires, algo que ha sucedido en dos ocasiones: en 2005 con motivo del Año de la Eucaristía y del XVII Centenario de los Santos Mártires, cuando la Oliva de Salteras y Maestro Tejera de Sevilla pusieron su música tras la dolorosa; y en 2013 con motivo del Vía-Crucis Magno por Julián Cerdán de Sanlúcar de Barrameda y la Esperanza de Córdoba. Es la única Cofradía que se mantiene en la jornada de la Madrugá, si bien llegaron a coincidir, décadas atrás, las Hermandades de la Merced y el Nazareno con ella.

 

Málaga – Paso y Esperanza

La jornada correspondiente a la Madrugá como tal, no tiene cabida en Málaga, pero sí hay tres Hermandades que regresan a su casa hermandad a altas horas de la noche. Una de ellas es la Cofradía del Paso y la Esperanza que tiene su salida a las nueve y cuarto de la noche. La Cofradía, también situada en el barrio del Perchel, es una de las más populares de la ciudad que realiza su estación de penitencia con sus dos titulares; Nuestro Padre Jesús del Dulce Nombre Nazareno del Paso y María Santísima de la Esperanza Coronada, desde la Basílica de Nuestra Señora de la Esperanza. La imagen del Cristo está realizada en madera de pino de Flandes por Mariano Benlliure, y la de la Virgen es obra anónima del siglo XVII restaurada en tres ocasiones.

Uno de los momentos más emocionantes en el recorrido de la Cofradía es la vuelta por el Puente de la Esperanza y el encierro de la misma. El Cristo recorre los últimos metros del Puente a los sones de la Banda de Música de Miraflores Gibraljaire de la capital que interpreta las marchas “Gran Poder” y “Nazareno del Paso” para avanzar hasta la Basílica y esperar al palio. Poco después, la Virgen se aproxima al Cristo a los sones del “Himno de Coronación de la Esperanza” para ponerse cara a cara con él y encarar la puerta de la Casa Hermandad, anexa a la Basílica. Sin solución de continuidad, el Señor se despide del pueblo del Málaga a los sones del “Himno Nacional” seguido por su Madre que accede pocos segundos después para cerrar la Madrugá del Viernes Santo.

 

Jerez de la Frontera – La Yedra

La jornada de la Madrugá en Jerez de la Frontera tiene marcado tinte fúnebre con distintas Cofradías con una marcada idiosincrasia sobria. Sin embargo, una Cofradía ofrece un contrapunto que hace de esta jornada un día muy especial para el cofrade jerezano: la Yedra. El Señor de la Sentencia, obra del valenciano Carmelo Vicent Suria, procesiona sobre un espléndido paso de misterio dorado realizado por el sevillano Antonio Martín Fernández. Siete imágenes de Navarro Arteaga vertebran el paso de misterio de la Sentencia: al fondo Poncio Pilatos con gesto de lavarse las manos simbolizando su desentendimiento de lo que le ocurriera a Jesús, Claudia Prócula lamentándose por lo ocurrido, Barrabás siendo liberado de su condena, un niño que sustenta la palangana con el agua a Pilatos y tres soldados romanos (uno suelta a Barrabás, otro mantiene preso a Jesús y otro que sostiene un pergamino dando lectura a la Sentencia). Además de esto también ejecutó dicho tallista un busto del emperador Tiberio que esta sustento por una columna y un trono que cierra todo el grupo en la trasera. Un maravilloso rincón para presenciar el paso de la Sentencia es, sin duda, el saludo a la Hermandad de Loreto, emplazada en la Parroquia de San Pedro. Allí, la A.M. Estrella de Dos Hermanas interpreta marchas como «En tu Mirada», «La Clámide Púrpura» o «La Misión».

Tras el misterio, desemboca en San Pedro el bellísimo palio de la Esperanza, nacida de gubia anónima aunque atribuida a Diego Roldán, que fue adquirida por un grupo de fieles de la Ermita del Cristo de la Yedra, pasando a la advocación actual. Acompaña la B.M. Santa Ana de Dos Hermanas, la cual interpreta «Esperanza de Triana Coronada» tras finalizar la presentación al templo el paso de palio, acometido de forma exquisita por los talleres de Esperanza Elena Caro en terciopelo verde, al igual que el manto procesional.

Como dato a destacar, respecto al nombre de la Yedra, es debido al origen de la corporación, situado en el siglo XVII. Entonces, Bartolomé Franco, Julio Delgado, Juan Andrades y Miguel Barraco percibieron en uno de los desmontes del camino de vuelta a casa cómo de uno de los matorrales salía algo de luz y movidos por su curiosidad se acercaron, pudiendo ver que se trataba de una pequeña efigie del Salvador en la cruz. Fue colocado en la confluencia de las calles Sol y Empedrada, un lugar donde habitualmente crecía la yedra, y en el que el crucificado fue protegido con rejas cubiertas de esa planta, por lo que rápidamente se popularizó como Cristo de la Yedra, al igual que la Cofradía que se fundó en torno a la imagen. A modo de curiosidad, la Agrupación Musical de la Sentencia de Jerez, pese a llevar el nombre de la Cofradía, no pertenece a ella ni acompaña a la corporación desde 2009, por desavenencias entre ambas partes. Sin embargo, la mencionada formación habitual es de las más destacadas de nuestra tierra y está muy presente en la Semana Santa de Jerez.

 

Cádiz – El Perdón

Si hay un lugar donde la jornada de la Madrugá del Viernes Santo ha estado castigado ha sido Cádiz, que ha pasado de tener varias Cofradías procesionando por sus calles a esas horas a que solo haya una: el Perdón. La corporación de la Santa Cruz se ha mantenido férrea en la jornada, y gozando de un gran respaldo popular por las calles de la capital gaditana. Un perfecto enclave para gozar de la Madrugá gaditana es, precisamente, la salida de la Hermandad. El Cristo del Perdón es obra del imaginero sanroqueño Luis Ortega Brú, siendo la última talla de crucificado que realizó, allá por 1980. Del mismo imaginero son algunas imágenes que acompañan a la imagen cristífera: la Virgen del Calvario y, San Juan, mientras que los dos ladrones y María Magdalena son obra de Alfonso Berraquero, siguiendo la estela del sanroqueño. Procesiona sobre un bello paso caoba realizado por Guzmán Bejarano. Representa a la perfección el momento en el que el Salvador perdona a San Dimas tras su arrepentimiento. Suenan las marchas de la A.M. Polillas de Cádiz, que interpretan «A los Pies de Sor Ángela» y «Virgen de la Estrella».

Seguidamente hace acto de aparición la Virgen del Rosario, tallada por Francisco Buiza en 1980, que procesiona sobre un bellísimo palio que combina la orfebrería de talleres como Villarreal y Orfebrería de Triana con los bordados de Piedad Muñoz, González Rey y Pepi López. El diseño del palio y del manto corrió a cargo de Fray Ricardo de Córdoba. Suena la maravillosa música de la B.M. Enrique Montero de Chiclana, a modo de oración hecha acordes para la dolorosa gaditana.

Destaca poderosamente la presencia de un taller de bordados propio de la Hermandad, dirigido por Pepi López Moreno, que realizó, entre otros enseres, el maravilloso manto de la Virgen del Rosario, todo un orgullo para la Semana Santa gaditana.

 

Jaén – El Abuelo

No se podría comprender la Semana Santa Jaén sin Nuestro Padre Jesús Nazareno, su lucero del alba, su eterno Capitán. “El Abuelo de Jaén”, como popularmente es conocida a raíz de la leyenda que esconde bajo su mirada, es la Imagen más devocional de la capital jiennense. Con más de 4.000 hermanos y una infinita legión de fieles, cada Madrugá de Viernes Santo se hace latente la Cofradía más popular de Jaén que pone en la calle un total de cuatro pasos que rememoran cada año una de las tradiciones más genuinas de Jaén como es el encuentro del Señor con su madre.

Otro de los momentos más importantes de la Cofradía ocurre cada Madrugá de Viernes Santo al amparo del Santuario que ostenta a lo largo del año a la figura de Nuestro Señor. La salida es uno de las escenas que más fieles acumula debido al lugar estratégico que tiene a los pies de los cantones de Jesús que hacen de anfiteatro de un pueblo que necesita, cada año, contemplar la delgada figura del Nazareno.

El primer paso que pone sus pies en las calles de la capital es el de la Verónica que anuncia la llegada del Señor a lomos de las mujeres que la portan. Poco después, el esbelto paso del Señor cruza el dintel del Camarín a los sones de su marcha, la del maestro Cebrián, “Nuestro Padre Jesús”, uno de los himnos de la Semana Santa, con la que va recogiendo los “vivas” y el cariño de su pueblo para encaminarse hacia los Cantones que reciben su nombre e introducirse en el barrio de la Merced. Por último, el paso de palio de Nuestra Señora del Mayor Dolor comienza su caminar algunos minutos después para encontrarse con su Hijo por un itinerario distinto por el que, hace unos años atrás, era acompañada por la Imagen de San Juan que, por falta de promitentes, no lo puede hacer. Muchos dicen que el año de los jiennenses comienza con la procesión de Nuestro Padre Jesús, este año, aunque la imposibilidad de las circunstancias, Jesús estará más presente que nunca en cada corazón, el que llaman El Mejor de los virólogos.

 

Granada – El Silencio

El sonido del Silencio, aunque pueda parecer contradictorio, se escucha en Granada. Es el rechinar de las cadenas de los penitentes contra el suelo de Granada, que marchan tras el Cristo de la Misericordia, así como el ritmo marcial de la escuadra de gastadores del regimiento de Artillería Ligera que lo escoltan. El crucificado es una réplica realizada por Antonio Barbero Gor de la imagen original tallada por José de Mora de finales del siglo XVII. Sobre un monte de lirios, y custodiado por cuatro hachones de color tiniebla, ver desfilar al crucificado del Silencio sobre su sencillo paso en caoba por calle Alhóndiga, Pasiegas y la salida de la Puerta del Perdón es todo un testimonio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, que depara imágenes de gran belleza con la única luz de la cera encendida.

A modo de curiosidad, conviene destacar que la realización de la copia del crucificado original de José de Mora se debe al deterioro de la primigénea, y las condiciones de humedad de la capilla de San José y las cálidas salas del recinto expositivo, hasta que fue ordenada su total inmovilización por el equipo de escultores de la Dirección General de Bellas Artes de la Academia de Ntra. Sra. de las Angustias. El último año, el crucificado de José de Mora procesionó de forma recostada, apoyado sobre angarillas para que sufriera el menor daño posible.

 

 

Huelva – El Nazareno

La Madrugá onubense es del Nazareno, del conocido como Señor de Huelva. La Hermandad se funda en el Convento de la Victoria en 1583, trasladándose en el siglo XIX a la Iglesia de la Concepción tras la desamortización de Mendizábal. El 21 de octubre de 1983 recibió la Medalla de Oro de la ciudad, convirtiéndose así en la primera imagen en recibir tal distinción. La hermandad contó con dos imágenes de Cristo anteriores a la actual. La imagen primitiva de la Hermandad desapareció en 1936 en un incendio y la segunda de ellas, obra de Ramón Chaveli de 1938 sufrió la misma suerte que la primitiva en un incendio fortuito en la capilla de la hermandad. La hermandad procesionó con una imagen pictórica del Cristo en 1937.

El primero de los dos pasos de la Hermandad es el de Nuestro Padre Jesús Nazareno, obra del onubense Sebastián Santos, de 1950. La imagen del cirineo fue tallado por Elías Rodríguez Picón en 2000. Durante la estación de penitencia es acompañado por la Banda de Cornetas Jesús Nazareno, propia de la corporación, que a la recogida interpreta obras como «En la Orilla de Dios», «Y Fue Azotado», «La Fe», «A Jesús de las Penas» y «Crucifixión», poniendo el broche musicalmente hablando a una noche única vivida por la Huelva cofrade.

El segundo es el de María Santísima de la Amargura. Una imagen de talla completa de Ramón Chaveli, del año 1938. Mientras que San Juan Evangelista, del mismo autor, fue realizado en 1939, aunque fue restaurada por Sebastián Santos en 1950. Suenan para despedir a la bellísima dolorosa onubense por parte de la B.M. Mercedes de Bollullos del Condado las marchas «La Madrugá», engarzada con fragmento de «Encarnación Coronada» y «Pasan los Campanilleros», y finalmente la marcha «Rocío», coronando el excelso paso de palio con finísimos bordados en terciopelo azul y concluyendo la Madrugá onubense.

 

Almería – La Escucha

De la Madrugá almeriense no conviene dejar de dirigir la mirada hacia la Hermandad del Cristo de la Escucha, que procesiona una veneradísima talla cristífera, obra de Jesús Perceval de 1941, partiendo desde la Catedral. El origen de la devoción por esta imagen es antiquísimo, situándose entre 1147 y 1157, en plena lucha contra los musulmanes. Según cuenta la leyenda, la imagen habría permanecido emparedada para evitar su destrucción, y fue posteriormente descubierta de forma accidental tras la reconquista cristiana. Esta talla primitiva, de estilo gótico, fue destruida durante los sucesos de la Guerra Civil, sustituyéndose por la actual.

En la Madrugá del Viernes Santo el crucificado procesiona en devoto vía-crucis, sobre unas sencillas andas portadas por cargadores. La efigie del crucificado se debate entre el estilo gótico y el arcaico.

 

Artículo realizado por Adrián Martín, Rafael Peñafiel, Lucía Bulnes, Jesús Pérez y José Barea

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen