Córdoba, ⭐ Portada

La Mezquita Catedral abre sus puertas

La Catedral de Córdoba ha reanudado su culto al público conforme a las medidas establecidas por las autoridades competentes en materia sanitaria. La celebración eucarística ha sido presidida por el deán-presidente Manuel Pérez Moya. Cabe recordar que las misas en la fase 1 de la desescalada, en la que entran este lunes todas las provincias andaluzas menos Málaga y Granada, deberán ser cortas, los asistentes tendrán que usar mascarillas con carácter general, no habrá contacto personal y se mantendrá en todo momento la distancia de seguridad, tampoco habrá distribución de objeto, libros o folletos, no se podrá tocar o besar objetos de devoción u otros objetos que habitualmente se manejen y no habrá coros.

Todo ello, manteniendo un aforo del 30 por ciento, y una distancia de seguridad de al menos un metro, según se desprende de la orden publicada por el Ejecutivo en el Boletín Oficial del Estado (BOE), de 9 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional. Además, las diferentes Diócesis andaluzas han emitido recomendaciones más específicas para sus templos. Así, el Obispado de Huelva ha establecido medidas como que, en la primer fase, en su caso «se permitirá el contacto social en grupos reducidos de personas no vulnerables ni con patologías previas, sin superar, en los lugares de culto, el aforo de un tercio, con una distancia mínima de dos metros entre los asistentes».

Por su parte, el Obispo de Jaén, Monseñor Rodríguez Magro, se reunió de forma virtual el jueves con los sacerdotes para animarles a continuar «con ilusión y creatividad» la fase de desescalada. Además, la Diócesis de Jaén ha difundido una infografía con recomendaciones para el reinicio del culto entre las que se recomienda, entre otros, traer el calzado limpio de casa así como evitar llevar pulsar y collares.

Las iglesias y parroquias de Almería comenzaron la semana pasada a preparar su «regreso a la normalidad», con lo que muchas de ellas contrataron servicios de limpieza especializada y dispusieron nuevas medidas de higiene para garantizar la seguridad de los fieles. Según indica la Diócesis de Almería, son muchas las parroquias de la capital y del resto de la provincia que, bien a través de empresas especializadas en higienización o, a través de voluntarios, están realizando una «profunda limpieza» de todos los elementos de los templos parroquiales para poder celebrar con seguridad.

Por su parte, el Consejo Episcopal de la Archidiócesis de Sevilla se reunió bajo la presidencia del Arzobispo, monseñor Juan José Asenjo. En el curso del mismo, monseñor Asenjo firmó dos decretos en los que se fijan las medidas de protección para restablecer la presencia de fieles en las celebraciones litúrgicas y otros actos eclesiales. La norma contempla, además, que la celebración del Corpus tendrá carácter claustral. La Diócesis de Cádiz y Ceuta ha precisado que en la liturgia eucarística «se pedirá al Señor por los difuntos de la pandemia, en especial por los de la feligresía y sus familiares». Entre otras medidas, el cáliz, la patena y los copones estarán cubiertos con «palias» o purificadores desde el ofertorio hasta la comunión.

A diferencia de otras diócesis, la de Asidonia Jerez ha indicado que el cestillo de la colecta sí se pasará durante el ofertorio como es habitual. La persona que preste este servicio usará mascarilla y seguirá «las medidas de seguridad oportunas». La Diócesis cordobesa ha elaborado una guía, titulada ‘Orientaciones para la prevención de la infección por coronavirus en la Diócesis de Córdoba’. De igual modo, ha elaborado material dirigido a fieles y sacerdotes. Así, con el título de ‘Protege tu Iglesia’, se ha elaborado un protocolo de medidas que describe pautas higiénicas y de seguridad, tanto al salir de casa, como para la entrada y salida de los fieles de los templos diocesanos. A los sacerdotes va dirigido el documento denominado ‘Cuidando paso a paso’, que consta de doce indicaciones para impedir la propagación de la infección por coronavirus.

Las provincias de Granada y Málaga no pasarán a la fase 1 de desescalada este lunes. Por ello, las misas se seguirán celebrando sin fieles. No obstante, tanto el Obispado de Málaga, el Arzobispado de Granada y la Diócesis de Guadix ya tienen preparadas sus medidas para cuando estas dos provincias pasen a la fase 1. El Obispado de Málaga ha anunciado que, llegado el momento, se evitarán los coros en la parroquia y la diócesis de Guadix ha publicado un manual de «recomendaciones para la prevención de la infección por coronavirus», que ya se ha distribuido a todos los párrocos y parroquias. Aunque aún habrá que esperar para ello, para la colecta se sugieren métodos como el ingreso bancario o Bizum.

La orden publicada por el Ejecutivo en el Boletín Oficial del Estado (BOE), de 9 de mayo, para la flexibilización de determinadas restricciones de ámbito nacional, establecidas tras la declaración del estado de alarma en aplicación de la fase 1 del Plan para la transición hacia una nueva normalidad recoge que antes de cada reunión o celebración, se deberán realizar tareas de desinfección de los espacios utilizados o que se vayan a utilizar, y durante el desarrollo de las actividades, se reiterará la desinfección de los objetos que se tocan con mayor frecuencia.

Además, se organizarán las entradas y salidas para evitar agrupaciones de personas en los accesos e inmediaciones de los lugares de culto y se pondrá a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes con actividad virucida autorizados y registrados por el Ministerio de Sanidad, en todo caso en la entrada del lugar de culto, que deberán estar siempre en condiciones de uso. Se facilitará en el interior de los lugares de culto la distribución de los asistentes, señalizando si fuese necesario los asientos o zonas utilizables en función del aforo permitido en cada momento.

Si el aforo máximo no estuviera claramente determinado, en los espacios con asientos individuales se establecerá una persona por asiento, debiendo respetarse la distancia mínima de un metro; en los espacios con bancos, una persona por cada metro lineal de banco; y en los espacios sin asientos, una persona por metro cuadrado de superficie reservada para los asistentes. Además, no se podrá utilizar el exterior de los edificios ni la vía pública para la celebración de actos de culto.

La Conferencia Episcopal Española (CEE) ya aconsejó a los obispos que cuando se pudieran retomar las misas en las iglesias, en la fase 1 de la desescalada con un 30% del aforo y en la fase 2 (a finales de mes como pronto), con un 50% del aforo, se recomiende a los fieles el uso de mascarilla «con carácter general», se ofrezca gel hidroalcohólico a la entrada y salida del templo y se distribuya la comunión en silencio y por sacerdotes jóvenes.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen