Jerez

La Misión Redentora se incorpora, en el sexto lugar, a la Madrugá jerezana

La actualidad cofrade de una Semana Santa como lo es Jerez de la Frontera está siendo especialmente ajetreada merced a la inclusión de distintas Cofradías de vísperas en la nómina de Hermandades que hacen estación de penitencia a la Catedral en Semana Santa. Una de ellas es la Misión Redentora, que procesionaba cada Sábado de Pasión.

Los hermanos de la corporación jerezana, tras la celebración de un cabildo extraordinario celebrado el pasado 24 de julio, acordaron proponer al Consejo de la Unión de Hermandades de Jerez su inclusión en la jornada de la Madrugá del Viernes Santo, la Noche de Jesús, siendo la segunda opción el Viernes Santo por la tarde. Este jueves, el máximo órgano de representación de las cofradías jerezanas anunciado que la Hermandad se incorporará en la jornada del viernes Santo Madrugada en el sexto lugar, cerrando así la Noche de JesúsCabe recordar que en la Madrugá de Jerez procesionan ahora otras cinco Cofradías: el Santo Crucifijo de la Salud, las Cinco Llagas, el Nazareno, la Yedra y la Buena Muerte. 

La Imagen de Nuestro Padre Jesús de la Misión Redentora representa el encuentro del Nazareno con su Madre en la Calle de la Amargura. La Talla es obra de D. Fernando Murciano Abad. Captado en el momento en que está a punto de caer desplomado, Cristo es visto por el espectador prácticamente desfallecido, con gesto jadeante y las extremidadades temblororsas, incapaz por más tiempo de seguir su camino y llevar a cuestas el instrumento de su martirio. Fue bendecido el 8 de Enero de 2012, Festividad del Bautismo del Señor, en la Basílica de Nuestra Señora de la Merced Coronada, siendo llevado hacia su Parroquia el 14 del mismo mes en un Solemne Traslado.

La figura, bañada en sangre por los latigazos de los soldados romanos, el roce del pesado madero y las penetrantes espinas de la corona, que se hincarán más en sus carnes una vez dado el fuerte golpe en tierra, fue presentada en la Iglesia sevillana del Santísimo Cristo de la Expiración (El Cachorro). Su composición, realista a la vez que teatral, parece inspirarse en las dramáticas piezas pictóricas realizadas sobre el camino o la subida al Calvario por artistas del Barroco, como el italiano Tiépolo o el español Juan de Valdés Leal. La obra muestra a Jesús cargando una pesada cruz de sección arbórea, extenuado por el esfuerzo y muy doblegado por el peso de la misma. Las manos se pliegan forzadamente sobre dos puntos distintos del rugoso leño, lo que aumenta la sensación de pérdida de equilibrio que predomina en el simulacro.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup