Advertisements
Córdoba, El Rincón de la Memoria

La primera fotografía de Nuestra Señora de las Lágrimas en su Desamparo

Uno de los errores que el ser humano comete es perder la visión de que el mundo existe desde mucho antes de que cada uno viniésemos al mundo; y que continuará cuando nos marchemos de aquí. Se trata de un concepto un tanto inabarcable para unos seres que, aun teniendo consciencia de nuestro efímero paso por la Historia, tendemos a hacer girar la realidad a nuestro alrededor.

Y en ocasiones se nos presentan oportunidades contras las que chocamos frontalmente y nos abren los ojos de golpe, despertando esa consciencia adormilada, y que nos muestran que no somos más que un momento ínfimo en una travesía temporal demasiado extensa.

Los cofrades tenemos esa oportunidad en alguna ocasión, cuando nos encontramos con algún documento, alguna imagen, alguna reseña, etc., que nos habla de nuestra Hermandad o de sus Sagrados Titulares en tiempos muy anteriores a nosotros o, incluso, a quienes nos precedieron.

Y éste es el caso de la imagen fotográfica que acompaña este artículo.

Se trata de la primera instantánea fotográfica realizada a la Imagen de Nuestra Señora de las Lágrimas en su Desamparo, de la Hermandad de la Misericordia.

Estamos ante una fotografía de la que no tenemos muchos datos, aunque sí podemos aportar algunos y deducir otros:

En primer lugar, la fotografía, que se encuentra en el Archivo Fotográfico de la Hermandad de la Misericordia, debió ser realizada en el año 1949 o 1950. Y debemos tener ese dato como cierto dado que la Imagen de la Dolorosa fue incorporada a la Hermandad en ese año, y la fotografía no es un documento anterior encontrado por la cofradía, sino que fue encargada por la Junta Directiva de aquel tiempo.

Por lo anterior, la fotografía debió realizarse en la Iglesia de San Pedro, actual Basílica Menor, y Sede Canónica de la Hermandad de la Misericordia. Y tuvo que ser así pues, era en este templo donde se encontraba la Imagen de la Virgen desde antes del estallido de la Guerra Civil en 1936.

En la fotografía podemos descubrir algunos aspectos que nos indican el momento de su realización, pues debe ser anterior a la restauración encargada con motivo de la primera salida procesional de la Imagen, ya bajo la actual advocación, y que tuvo lugar el día 29 de marzo de 1950, Miércoles Santo.

Esta primera restauración fue encargada a los Talleres de Rafael Díaz Fernández, pero realizada por su hijo, Rafael Díaz Peno, director artístico de la Hermandad desde su fundación y creador de toda la línea artística y del guión procesional de la Misericordia, y que aún hoy se mantiene. Y fue en el transcurso de los trabajos de restauración cuando se descubrió algo totalmente inesperado; una sorpresa que conllevó hasta la firma de un “documento de confidencialidad” o, al menos, un compromiso por escrito de no revelar lo descubierto en dichas labores de restauración por parte del restaurador y los miembros de la Junta Directiva. Imaginemos que estamos en 1950, momento en el que todo se entiende de manera totalmente distinta a como vemos las cosas actualmente. Hoy ya no es un secreto, aunque es posible que no todo el mundo conozca el dato: Rafael Díaz Peno comunica a Francisco Melguizo Fernández, Fundador y Hermano Mayor de la Hermandad de la Misericordia desde 1937 hasta 1954, que lo que se creía una Imagen de talla en madera era, en realidad, una máscara de terracota policromada. Pudo ser esta circunstancia, muy común en la imaginería del s. XVII, la que motivó en su momento que la Virgen dejase de ser la Titular de la Hermandad de los Dolores y la consiguiente escisión en el seno de aquella hermandad, y que concluyó con la actual Dolorosa de Juan Prieto. No obstante, su realización en terracota no resta un ápice a su valor tanto artístico como devocional.

Anecdótico es el comentario hecho por Díaz Peno a Francisco Melguizo en la llamada telefónica realizada ante este descubrimiento, cuando no pudo contener su sorpresa ante este hallazgo… pero eso queda en la pequeña historia de las dos familias y en la memoria de tan recordados hermanos de la Misericordia.

Volviendo a la fotografía, en ella observamos un detalle que no debe pasar inadvertido a quienes conocemos y amamos a esta Dolorosa de “imagen Lacrimosa y Desamparada”. En ella se pueden contemplar un número de seis lágrimas, tres en cada mejilla, que se posan en el Rostro de la Virgen; imagen distinta a la actual, en la que son ocho las lágrimas que hoy vemos.

Y finalizando este modesto y escueto análisis de esta fotografía y del momento histórico en que pudo ser tomada, destacar la manera de vestir a la Imagen. Para ello debemos volver a colocarnos en los últimos años 40 y comprender que la manera de ataviar a las Imágenes religiosas dista bastante del estilo actual. Años de posguerra, de austeridad impuesta por las circunstancias, y que el obispo Fray Albino cuida de mantener. Así nos encontramos con una estampa poco común a nuestros ojos, con un rostro enmarcado por un rostrillo de encaje que cubre desde la barbilla hasta casi solapar las cejas de la Virgen; y con un manto sobre la cabeza sin bordar… y sin corona.

Esta manera de vestir a Ntra. Sra. de las Lágrimas en su Desamparo se la debemos a quien fue su cuidadora durante muchos años, y luego primera Camarista Mayor de la Virgen, Doña Esperanza Laguna, quien desde años antes de la incorporación de la Imagen a la Hermandad de la Misericordia ya se encargaba de su cuidado; primero en la Capilla de los Armenta en la Iglesia de la Magdalena, y luego en la Capilla de San Pedro, en la que se encontraba la Imagen. Sirva como ejemplo de su mimo hacia Ella el hecho de que fue en su casa donde la Imagen de la Virgen estuvo escondida durante algunos días tras el estallido de la Guerra Civil.

Como vemos, la Historia no empieza ni acaba con nosotros. Sólo estamos de paso y es nuestro deber cuidar el legado de nuestros mayores y dejarlo a quienes nos sucederán. Debe hacernos pensar que, esa Imagen a la que le rezas, a la que le pides, a la que le agradeces, a la que oras, ya fue venerada y querida por gentes de otros años, de otros siglos… de otros tiempos.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies