Advertisements
El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

Lección de sensatez

Cuando el mes pasado en Estados Unidos se celebró el día de «Acción de gracias» los contagios en el país norteamericano acabaron disparándose. No hace falta irse hasta el otro lado del océano para ver que las imprudencias pasan factura. La segunda ola que atraviesa el país tiene su reflejo en el verano, donde hemos rebajado las medidas y las aglomeraciones han sido más que anecdóticas.

En Sevilla nos enfrentamos a un puente de la Inmaculada sin besamanos en la mayoría de las corporaciones. Pero antes, la información cofradiera recogía que los días grandes de las Esperanzas pretendían ser celebrados por parte de las hermandades como si nada sucediera. O mejor dicho, como si atravesásemos una pandemia pero con las medidas necesarias: distanciamiento social, mascarillas, geles hidroalcohólicos y ausencia de besos.

Unas medidas restrictivas para evitar el contacto suenan a manual en tiempos de covid pero solo aplicable en varias zonas de la ciudad. En los templos donde aguardan las mayores devociones marianas de Sevilla. Porque imaginen tan solo el estupor que ha causado el anuncio. Ahora pensemos en autobuses, coches compartidos entre varios capillitas o allegados que se agolpan en las casas durante varios días para realizar un tour que nos reconcilie con una normalidad que llegará cuando seamos conscientes de que el futuro depende de todos.

La Junta de Andalucía extiende las medidas hasta el día diez de diciembre. Y quién sabe si no las alargará hasta después de Navidad, porque si las reuniones clandestinas y los botellones siguen su curso, ¿quién nos asegura que en los últimos días del año no van a incrementarse los encuentros furtivos al margen de la ley?

En medio de esta vorágine solo falta que algunas hermandades llamen a Roma en busca de una bula papal que autorice la realización de actos en una segunda ola, a las puertas de la Navidad. En San Isidoro han optado por suspender la veneración de la Virgen de Loreto, entendiendo por encima de aglomeraciones y centenarios (como el del patronazgo de Loreto sobre la aviación) que la salud es mucho más importante. Ya habrá tiempo para otras cuestiones.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup