Advertisements
Sevilla

Los que han llevado al Baratillo al juzgado exigen que la Virgen procesione “sin ese sucio fajín”

Después de que la Fiscalía de Sevilla haya decidido archivar la denuncia interpuesta por la asociación ‘Sociedad Andaluza de Juristas 17 de marzo’ contra la Hermandad del Baratillo ante la decisión de su Junta de Gobierno de vestir la talla de la Virgen de la Caridad con un fajín del general Francisco Franco, al considerar que los hechos expuestos “no son constitutivos de delito”, la mencionada asociación ha interpuesto una denuncia sobre el asunto ante el Juzgado de Guardia.

Si bien la denuncia de la entidad a la Fiscalía señalaba que el Código Penal recoge penas de prisión para quien “públicamente niegue, trivialice gravemente o enaltezca los delitos de genocidio, de lesa humanidad o contra las personas y bienes protegidos en caso de conflicto armado, o enaltezcan a sus autores”, el Ministerio Público ha considerado que con los datos facilitados en la denuncia, “no consta que el fajín supuestamente donado por la hija de Franco a la Hermandad del Baratillo”, al igual que no consta que se “haya hecho jactancia del origen franquista del fajín, esté efectivamente catalogado como símbolo contrario a la memoria histórica”.

Igualmente, la Fiscalía señala que si estuviera catalogado como símbolo contrario a la memoria histórica, “tampoco consta requerimiento de la Administración Pública con competencia ejecutiva de procederse a la retirada del fajín de general de la imagen de la Virgen” como elemento ornamental durante la estación de penitencia de la Hermandad -que se realizará este miércoles-.

De esta manera, para el Ministerio Público la decisión de la Junta de Gobierno de la Hermandad del Baratillo, “sea acertada o desacertada”, se encuadra en el ejercicio de las facultades dominicales de la propiedad, en proyección de la experiencia procesional de varios años anteriores, durante los cuales “no consta haber existido jactancia pública por la Hermandad de quien fuera su anterior propietario, ni existido jamás escándalo ni conflictos”.

Frente a ello, la asociación denunciante ha reconducido el asunto mediante una denuncia ante el Juzgado de Guardia, considerando en su denuncia que no deben tomarse medidas preventivas como la prohibición de la cofradía, “pero sí seguir de cerca su salida”. Si finalmente lo hace con el fajín regalado recientemente por la familia de Francisco Franco, solicita que “se identifique a los responsables de cara a exigirles posterior responsabilidad por un delito de enaltecimiento de los autores de crímenes de lesa humanidad”.

Los denunciantes, así, no comparten la decisión firmada por el fiscal jefe de Sevilla. “En contra de lo que dice claramente el artículo 510.3 del Código Penal, el fiscal considera que el delito sólo se produciría vinculado a lo dispuesto en la ley de memoria histórica”, cuando “el enaltecimiento es un delito independiente, no vinculado con eventuales responsabilidades administrativas”.

Del mismo modo, tilda de fantasiosa e imaginativa la conexión que de modo muy creativo hace el fiscal jefe entre el enaltecimiento del genocidio y el que se produzcan ‘escándalos o conflictos'”. “La denuncia no alegaba un delito de escándalo público, ni de tumulto ni ningún otro más allá del enaltecimiento del autor de crímenes terribles”, avisa el colectivo, tachando de “parcial” la decisión del fiscal jefe.

“Frente a actos como éste del poder público, que hacen la vista gorda ante delitos graves, 17 de marzo denuncia la doble vara de medir de una fiscalía demasiado apegada a la jerarquía de las cofradías sevillanas, que no duda en ver exaltación del delito en obras de teatro, mensajes en las redes sociales o actos de cualquier tipo cuando se dirigen contra el poder establecido”, asevera la entidad, defendiendo su intento de “evitar que la Semana Santa sea utilizada políticamente para glorificar a un asesino”.

“Nuestra denuncia no se dirige contra una hermandad ni mucho menos contra una devoción que respetamos y en gran medida incluso compartimos. Se dirige contra un intento, por parte de la jerarquía de una hermandad, de manipular una manifestación de religiosidad y devoción popular para darle un sentido político. Aspiramos a disfrutar una Semana Santa que sea exclusivamente religiosa y popular. No comprendemos que se pueda honrar en un espacio dedicado a la caridad, el recogimiento y los sentimientos más humanos a un asesino del calibre de Franco”, precisa la asociación 17 de marzo, que espera que la hermandad procesione “sin ese sucio fajín”.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies