Córdoba, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Manuel Díaz: «La sociedad en general se ha dado cuenta de lo que supone una Semana Santa sin cofradías en la calle»

​Esta Semana Santa de 2021 volverá a ser recordada como la segunda consecutiva en la que las salidas procesionales no pudieron tener lugar debido a la crisis pandémica que atraviesa nuestra tierra. Desde este medio, hemos querido conocer la opinión de primera mano de diversos hermanos mayores de la Semana Santa cordobesa sobre cómo se va a vivir este año la Pasión de Jesús dentro de los templos, así sobre qué vislumbran en el futuro. En esta ocasión, tenemos el placer de conversar con Manuel Díaz, hermano mayor de la Cofradía de Pasión.

«Las Hermandades están realizando un gran esfuerzo a nivel social que, de continuar así mucho tiempo esta situación, va a suponer un verdadero quebradero de cabeza para el mantenimiento básico de muchas de ellas»

– En comparación con la Semana Santa de 2020, ¿qué opina de la de este año?

Es innegable que ha sido totalmente diferente. De no poder salir de casa y tener que conformarnos con ver a nuestros Titulares en fotografías o vídeos de salidas de otros años, por lo menos, pese a no ser un Semana Santa plena tal y como la concibe la sociedad cordobesa y andaluza, hemos podido visitar las imágenes de las diferentes Hermandades en su lugar habitual de culto, los templos en los que están todo el año. Ha sido una Semana Santa más íntima, más relajada y más cultural, ya que pudimos fijarnos en detalles de las imágenes y del patrimonio de las Hermandades que desde la calle pasan más desapercibidos a la mayoría de las personas.

«Ha sido una Semana Santa más íntima, más relajada y más cultural»

​- ¿Cómo se ha visto afectada a todos los niveles su hermandad por la pandemia? ¿Cree que esta situación puede ser sostenible mucho tiempo más?

Sin duda, el nivel más afectado en nuestra Hermandad ha sido el emocional. Por cuestiones meteorológicas no pudimos hacer estación de penitencia en el 2019 y, aunque muchos hermanos participaron en los traslados con motivo de la Exposición Magna, la Cofradía no estaba completa sin María Santísima del Amor y San Juan. A eso hay que añadir la gran ilusión que los hermanos de Pasión tenían por contemplar a nuestro Titular con su nueva «Túnica de la Corona».

«El nivel más afectado en nuestra Hermandad ha sido el emocional»

A nivel económico, la Hermandad ha dejado de percibir el grueso de sus ingresos procedentes del mes de Mayo (cruces, patios y feria) lo que, unido a la escasa subvención recibida hasta el momento, no ha dejado demasiado bien parada la tesorería. Pese a todo, gracias a la aportación de los hermanos con su cuota y su papeleta de sitio, hemos podido cubrir los gastos propios de la Hermandad e iniciar el proyecto de Banco de Alimentos. La Hermandad no podía quedar ajena a las necesidades que la pandemia estaba provocando en muchos colectivos y familias por lo que, junto a la A.VV. «Alcázar Viejo», inicio este proyecto que, desgraciadamente, cada vez está teniendo mayor demanda.

Las Hermandades están realizando un gran esfuerzo e involucración a nivel social que, de continuar así mucho tiempo esta situación, va a suponer un verdadero quebradero de cabeza para el mantenimiento básico de muchas de ellas.

«Siempre va a existir un movimiento contrario a todo lo que huela a incienso y hagan lo que hagan las Cofradías siempre va a estar mal»

– De producirse una cuarta ola de la pandemia, ¿cree que habrá quien lo achaque a los cofrades pese a todo?​

Sin duda, siempre va a existir un movimiento contrario a todo lo que huela a incienso y hagan lo que hagan las Cofradías siempre va a estar mal. Cualquier persona que conozca mínimamente la el día a día de una Cofradía sabe perfectamente que cualquier evento organizado por una Hermandad, ensayos, cultos, exposiciones…, siempre cuenta con los permisos pertinentes de las autoridades competentes y siempre prima la seguridad por encima de todo. Ante esta situación que estamos viviendo esta circunstancia se ha multiplicado por mil y cualquiera que haya tenido la ocasión de visitar a los Titulares de alguna Hermandad en su templo se habrá dado cuenta de que se han seguido todas las medidas sociosanitarias posibles.

«Sin duda la vacuna supone un paso crucial para superar esta situación, pero hay que ver como evoluciona el virus»

​- ¿Piensa en una vuelta a la normalidad paulatina durante los próximos meses por las vacunas? ¿Ve usted la luz al final del túnel?

​Sin duda la vacuna supone un paso crucial para superar esta situación, pero hay que ver como evoluciona el virus. Cualquier evento cofrade implica aglomeración de personas y muchas veces en espacios muy reducidos como ocurre, por ejemplo, debajo de un paso. Aparte de estar todos vacunados, debe existir una amplia garantía de que la situación sanitaria está controlada, hay que ser muy cautos y siempre debe primar la salud de las personas.

Espero que la normalidad vuelva poco a poco y que esa luz del final del túnel nos ilumine al máximo de personas posible.

«Vienen tiempos difíciles, sobre todo a lo que económicamente se refiere. Esto supondrá que habrá que reducir gastos al mínimo y que habrá que aplazar proyectos patrimoniales que se habían iniciado»

– ¿En qué habrá cambiado la cofradía tras estos dos años sin salidas procesionales cuando vuelva a salir a la calle?

Vienen tiempos difíciles, sobre todo a lo que económicamente se refiere. Esto supondrá que habrá que reducir gastos al mínimo y que habrá que aplazar proyectos patrimoniales que se habían iniciado. Afortunadamente los hermanos y hermanas de Pasión están respondiendo muy bien a todas las iniciativas que se están planteando desde la Junta de Gobierno. Esto va a posibilitar que la Hermandad continúe con la labor social que hasta el momento ha venido ejerciendo. Esta labor social, unida al mimo con el que la Junta de Gobierno cuida todos los cultos y eventos en honor a nuestros Titulares, es percibido por los hermanos y hermanas de la Cofradía que se sienten parte de una Hermandad que se mantiene activa pese a las dificultades.

​Todo esto va creando poso y esperemos que sirva de aliciente para que, cuando volvamos a salir a la calle, se sientan orgullosos de su Hermandad, quieran volver a vestir el hábito de nazareno, su mantilla o a ceñirse su faja y costal, y hagan estación de penitencia acompañando a Nuestros Sagrados Titulares.

«El mundo cofrade ahora mismo está contenido, sin posibilidad de manifestarse plenamente, como las burbujas en el interior de una botella. Cuando se agite la botella y se vuelva a la tan esperada normalidad se va a producir una explosión participativa que se irá disipando poco a poco»

– ¿Se va a resentir el mundo cofrade en general por la pandemia, o por el contrario piensa que volverá más fortalecido?

La sociedad en general se ha dado cuenta de lo que supone una Semana Santa sin cofradías en la calle. El mundo cofrade ahora mismo está contenido, sin posibilidad de manifestarse plenamente, como las burbujas en el interior de una botella. Cuando se agite la botella y se vuelva a la tan esperada normalidad se va a producir una explosión participativa que se irá disipando poco a poco, aunque el verdadero cofrade, ese que ha sufrido con resignación estos años sin una Semana Santa plena, recordará esta situación y saldrá aún más fortalecido.

«Aparte de estar todos vacunados, debe existir una amplia garantía de que la situación sanitaria está controlada»

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup