El Rocío, Sevilla

Miriam presenta en Almonte su número dedicado al Rocío

El próximo sábado día 26 de octubre, a las 19:00 horas.

En el Salón de Actos de la Hermandad Matriz de Almonte, la Revista Miriam presenta el próximo sábado día 26 de octubre su número especial dedicado al Centenario de la Coronación del Rocío, excepcionalmente ilustrado con magníficas fotografías antiguas del archivo de Miriam. Cuenta con interesantes artículos sobre la iconografía del Rocío, los nuevos estrenos, su historia, etc.  Para ello se ha encargado la portada al joven artista Gonzalo de Ory Carreto, que ha concluido Bellas Artes y que nos deja una original obra donde mezcla diferentes técnicas.

La obra de pequeño formato, está realizada para ilustrar a manera de homenaje la coronación de la Virgen del Rocío. Bajo una estética un poco naif, inspirada en las obras del ilustre pintor Maireles, vemos en el centro de la obra un tondo con la imagen de Nuestra Señora vestida bajo la estética de la primera mitad del siglo XX, bajo personales licencias del autor, como la colocación de una toca de mantilla de sobremanto, el rostrillo con las flores de talco en la parte superior o la colocación correcta de las ráfagas de punta redonda, algo que en la época de la coronación se colocó de manera contraria.

La Santísima Virgen aparece sin corona, ya que es coronada por un joven niño vestido de corto o campero, símbolo de los almonteños, que se sube en un tamboril rociero para intentar coronar a la Virgen a la misma altura que lo hace la otra figura, la Señá Anita, o Ana Valladolid. Esta mujer almonteña fue la camarista en el momento de la coronación de la Virgen y una de sus más destacadas colaboradoras y devotas. Fue apodada como ‘Domadora de Leones’ por como conseguía calmar el ardiente fervor almonteño que querían hacer suya la imagen de la Virgen en la mañana de Pentecostés.

Ambas figuras sujetan una filacteria donde aparece escrita una de las coplas que compone Muñoz y Pabón para la coronación. En la peana que sujeta la escena aparece una dedicatoria de la Orden Carmelita Descalza a la Reina y Señora, por los cien años de su coronación. Esta escena hecha a grafito y acuarela está recortada y sobre una tabla pintada de verde con estrellas blancas, como tantos que son sus devotos y los colores de la bandera andaluza, que es la tierra donde es soberana, reina y madre.

El autor sigue su línea de utilización de técnicas mixtas, usando grafito, acuarela y figuras recortadas en papel sobre tablas pintadas y decoradas, como el cartel de la Romería del Lunes de Albillo de Cumbres Mayores, el cartel de la Vigilia de la Inmaculada de la Catedral de Sevilla o de la Exposición del joyero y ajuar del Carmen de San Cayetano, entre otros.