Cádiz

Nuria Barrera imparte su magisterio en San Roque

La nueva maravilla de la artista carmonense Nuria Barrera Bellido ha visto la luz este sábado en la Parroquia de Santa María la Coronada de la localidad gaditana de San Roque. Un evento que ha coincidido con la exaltación pronunciada por Juan José Andrades Azorit, ha contado con la intervención musical de la Banda Sinfónica Amando Herrero de Algeciras y con la presencia del Director Espiritual del Consejo de Hermandades y Cofradías, párroco de Santa María Coronada y Arcipreste de San Roque, don José Manuel Sánchez Cote, el Alcalde del Ilustre Ayuntamiento de San Roque, don Juan Carlos Ruiz Boix, el Presidente del Consejo Local y Sacramental de Hermandades y Cofradías, don Juan Angulo Ledesma, el Representante del Secretariado Diocesano para las Hermandades y Cofradías, don José Ramón Mata y distintos Hermanos Mayores y miembros de Junta de diversas hermandades, así como representantes de las agrupaciones parroquiales, el Pregonero de la Semana Santa 2020, don David Mangas Gavira y la Pregonera de la Juventud doña Alba Espinosa Sánchez.

Se trata de una espectacular obra pictórica, protagonizada por el Señor de San Roque, quien, en palabras de la propia artista, «me evocó aquel día que vine a verte, cuando entre la lluvia y un cielo de nubes, el sol intentaba hacerse hueco sin éxito, me enfrenté a tu mirada y en una oración rogué tu mediación para la responsabilidad que se me encomendaba: anunciar la Semana Santa, declarada de Interés Turístico Nacional, de esta bella localidad». Un acontecimiento único e irrepetible que sucedió una mañana, «cuando comenzaba a contarte en pinceladas esta obra» y comenzó a concebirse «con la caída de la tarde, con una luz evocadora y cargada de melancolía y amor, a pesar del peso de su Cruz». 

Nuria Barrera ha creado «una obra cargada de simbolismos y guiños relacionados con San Roque, una catequesis que anuncia la semana más hermosa», tal y como la propia pintora ha subrayado. Una composición que plasma el instante en el que, «en la subida al Calvario, Jesús encuentra a su Madre, sus miradas se cruzan y se comprenden«, porque «María Santísima de los Dolores sabe quién es su Hijo. Sabe de dónde viene. Sabe cuál es su misión. María sabe que es su Madre; pero sabe también que ella es hija suya. Lo ve sufrir, por todos los hombres, de ayer, hoy y mañana. Y sufre también ella», ha explicado la autora. «En verdad, Jesús -ha proseguido en su discurso- te duele hacer sufrir de ese modo a tu Madre, pero tienes que hacerla partícipe de tu divina y tremenda aventura, porque es el plan de Dios para la salvación de toda la humanidad«.

El cuadro anunciador, en efecto, muestra con esa magia que solamente Nuria Barrera sabe imprimir a cada una de sus creaciones, la cuarta estación del Vía Crucis, cuando Jesús se encuentra con su Madre y a su vez Jesús es ayudado por ese cirineo, Simón que en este caso está representado por San Roque -otro elemento singular y extremadamente simbólico que potencia el hecho de que toda la composición-, que ayuda a Cristo en su dura carga. Siendo la escena observada por su perro, fiel compañero y símbolo claro. Al fondo de la escena, testigo imperecedero de lo que acontece, el reloj de la Parroquia de Santa María Coronada anuncia la hora de la salida de la Magna, un día grande para todos los cofrades sanroqueños. Elementos que componen una nueva obra imprescindible, inolvidable y magistral que Nuria Barrera ofrece al arte y al universo cofrade por obra y gracia de su hechizo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen