Galerias, Sevilla

Para sanar los rincones del alma

Concluye un intenso fin de semana en el corazón sentimental del Barrio León, la Parroquia de San Gonzalo, que ha sido un hervidero de almas en virtud del ir y venir en incesante trasiego de cientos de sevillanos que han acudido a las plantas de la Virgen de la Salud para enamorarse una vez más de su infinita mirada.

Presidiendo un espectacular altar efímero en el que ha brillado con luz propia el magnífica techo de palio que Antonio Garduño concibiera para la Virgen de la Estrella, para Madre del Soberano ha lucido espectacularmente bella, por obra y gracia de su serena dulzura, esa que tanto encandila al universo cofrade cada vez que sus hijos acuden a Ella, la que sana los rincones del alma.

Ante Ella ha acudido nuestro compañero Benito Álvarez para ser testigo, una vez más de la pequeña gran historia que se escribe oración a oración, por obra y gracia de las más íntimas tradiciones de Sevilla y de esa manera, personal e intransferible, que tiene el cofrade de entender la relación entre el creyente y la Madre del Dios.