España

Proetarras de la izquierda abertzale escupen y empujan al alcalde y a concejales de Pamplona en la procesión de San Fermín

Numerosos miembros de la izquierda abertzale han protagonizado una agresión contra el alcalde y los concejales de Pamplona durante la procesión de San Fermín, con zarandeos, insultos y empujones que han provocado la caída al suelo de una de las ediles y han dejado también tres policías heridos.

Los hechos se han producido durante el retorno de la procesión en el que la corporación municipal acompañaba al Cabildo catedralicio hasta la Catedral de Pamplona. A su paso por la calle Curia varias personas han gritado ‘UPN kanpora’ (‘Fuera UPN’) y han abucheado a la corporación municipal a su paso por esta calle. Además, han lanzado algún objeto al alcalde de Pamplona, Enrique Maya.

Según el presidente de UPN, Javier Esparza, la Corporación Municipal ha sufrido «zarandeos, escupitajos, lanzamiento de líquidos y objetos, e incluso en el caso de la concejala María Echávarri ha sido tirada al suelo», erosionándose las rodillas, como ha precisado el alcalde Enrique Maya.

ARROJARON AL SUELO A UNA CONCEJALA E HIRIERON A TRES POLICÍAS

Este último ha aclarado también que hay tres policías municipales heridos: «uno, con una rotura de nariz; el otro con el tobillo de una patada y otro con un vaso o botella que le ha dado en la cara». La Corporación ha tenido que salir del altercado escoltada por policías municipales que han hecho un cordón alrededor del alcalde y los ediles.

Tras estos hechos, la Junta de Portavoces del Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado, con los votos a favor de NA+ y PSN, el voto en contra de Geroa Bai y el silencio de EH Bildu, una declaración en la que condena estas agresiones al alcalde y concejales de NA+ y PSN y expresaba su solidaridad con los policías heridos.

EL ALCALDE DICE QUE LES ESTABAN ESPERANDO

El alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha explicado que no se trata de una «cuadrilla que ha bebido demás», sino que les estaban «esperando» ya que «había mucha gente» con «montones de pancartas preparadas». «Esa es la realidad», ha remachado antes de calificar los altercados ocurridos hoy de «auténtico fascismo».

En declaraciones a Europa Press, Maya ha afirmado que «hoy se han traspasado muchas líneas». «Esto no es tirar agua ni insultar, iban a por todas», ha señalado.

Además, considera que el que tiene que terminar de aclararse es «Bildu porque no puede estar al margen de que a un partido democrático se le quiera linchar y ellos parece que están felices», ha censurado precisando que mientras a ellos les agreden, Bildu está «repartiendo abrazos con esa gente». «Es evidente quien está feliz con esta situación y quienes no estamos felices», ha aseverado.

El arzobispo de Pamplona deplora los incidentes y las expresiones de «odio y violencia» durante la procesión
Enrique Maya ha explicado que «ya notaba caldeado el ambiente en la calle Mayor a la vuelta ya hacia la Catedral» y ha reprochado que «calientan tanto el ambiente que al final ocurre lo que ocurre». «Llevan calentando el ambiente bastante tiempo, echándonos toda la presión encima y al final unos crean el ambiente y otros lo rematan», ha rechazado.

ESPARZA PIDE A CHIVITE QUE REFLEXIONE SOBRE SUS SOCIOS

El presidente de UPN, Javier Esparza, por su parte, ha considerado «absolutamente intolerables e impropias de una sociedad civilizada y democrática» las agresiones de este jueves. Asimismo, ha llamado al PSN y a la presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite a que «reflexionen acerca de con quiénes están pactando y en quienes se apoyan para gobernar, que son los que rompen la convivencia de manera sistemática en nuestra comunidad y no respetan nada ni a nadie». «El comportamiento de sus socios hoy debería avergonzarles», ha remarcado en un comunicado.

Javier Esparza ha expresado «su profunda preocupación con la agresividad que se ha vivido en las calles de Pamplona» y se ha mostrado «seguro de que la mayoría de los pamploneses lo rechazan y no se sienten representados ni identificados con ese modelo de ciudad violenta y sin ley que pretende implantar la izquierda abertzale». «Hoy toda Pamplona, toda Navarra y toda España ha podido ver lo que son y cómo se comportan», ha afirmado.

Esparza ha enviado un «afectuoso abrazo» al alcalde de Pamplona, Enrique Maya, y al resto de concejales de Navarra Suma y ha dado las gracias «a los miles de ciudadanos que nos apoyan y que hoy también nos los han hecho saber y han estado apoyándonos». Por último, el presidente de UPN ha deseado una pronta recuperación a los agentes municipales agredidos y les ha dado las gracias «de corazón» por su trabajo «para protegernos a todos».

PSN CONDENA LA VIOLENCIA DE LOS «FASCISTAS AGRESORES»

El PSN de Pamplona, por su parte, ha condenado las agresiones sufridas por miembros de la Corporación municipal y los diversos agentes de policía que se encontraban en el lugar protegiendo a los concejales. «Creemos que la discrepancia política es lícita, pero la violencia es inaceptable», han manifestado los socialistas, que han mostrado su solidaridad con los agente heridos y ha deseado su pronta recuperación.

«Estos fascistas agresores no conseguirán distorsionar las tradiciones de Pamplona ni imponer sus posiciones utilizando la violencia», ha remarcado el PSN, que ha censurado «cualquier politización que se intente hacer de las fiestas».