Advertisements
Córdoba, Costal, Pentagrama

Rafael Fernández confirma que no se presentará a la reelección en Las Angustias

Fernández aborda también los dos puntos más polémicos de su gestión, la elección del acompañamiento musical para el paso de misterio de la cofradía y el capataz

«A las puertas de un Cabildo Extraordinario para la elección de Hermano Mayor, mi decisión de volver a presentar candidatura o no es firme, no volveré a presentarme a la reelección». Una carta dirigida a sus hermanos ha sido el medio elegido por el actual hermano mayor de la Hermandad de Las Angustias para confirmar lo que era un secreto a voces: no volverá a aspirar a ser hermano mayor de la corporación de San Agustín. «Me quedo con grandísimos momentos vividos y pasados en estos cuatro años. Me quedo con las personas, con los amigos, con los que siempre han estado ahí y han aguantado hasta el final, esos sin duda son los que merecen un reconocimiento especial.», ñade el máximo responsable que incluye en su misiva «sitio para la autocrítica», subrayando que «no todo ha salido como a mí me hubiese gustado».

«Dije a principio de mi mandato, que mi proyecto para los cuatro años sería los números y las personas. En lo primero, – explica Fernández – he de reconocer que aún con un gran esfuerzo no se ha conseguido llegar a los números que esta Hermandad necesita, necesitamos más autofinanciación e incrementar el número de hermanos, tanto en el haber de la Cofradía como en la Estación de Penitencia del Jueves Santo. La casa Hermandad, supone un tremendo esfuerzo monetario mensual que hace muy difícil poder acometer otros proyectos o arreglos que necesitamos».

«Es cierto – reconoce el hermano mayor – que la casa como tal es un proyecto en sí mismo, e importante sin duda, pero la misma se compró con el ánimo de que los hermanos asistiesen y sirviese como punto de encuentro para todos nosotros, hecho este que no se está produciendo». Sin embargo, «en cuanto a personas, segundo punto de mi proyecto, fue ciertamente un éxito. Es muy difícil cuando tienes que tomar decisiones más o menos importantes, agradar a todo el mundo, se intenta pero jamás se consigue. Esto no quita que dentro del ámbito meramente cofrade, se pueda debatir y proponer otras alternativas o ideas para que logrando un mayor consenso todo el mundo pueda estar satisfecho en la medida de lo posible».

Fernández aborda también los dos puntos más polémicos de su gestión, la elección del acompañamiento musical para el paso de misterio de la cofradía y el capataz. En el primero de los asuntos, afirma que «nada más ser nombrado Hno. Mayor, se nos planteó el problema de la elección de la banda que iría acompañando en un futuro a Ntra. Sra. de Las Angustias por las calles de Córdoba en su Estación de Penitencia. Fuimos capaces como es normal y no exento de polémica, con muchísimos contratiempos y problemas de por medio, de llegar a finalizar el objetivo que nos habíamos marcado, que no era otro que el Jueves Santo el acompañamiento musical fuese una Banda de Cornetas y Tambores. Al principio he de reconocer que la crítica general era que no nos “pegaba” ese tipo de música. Fueron pasando los años y cada vez, tanto los propios hermanos de esta corporación, como la crítica en redes sociales y en prensa escrita, ha terminado por reconocer que fue todo un acierto el cambio de acompañamiento que se realizó en la Cuaresma de 2016. Como es lógico, entiendo que los gustos musicales de cada uno son tan respetables como el mío propio»

Por eso, – continúa el hermano mayor – «cuando convoqué Junta General Extraordinaria para la modificación de ciertos puntos del Reglamento de Régimen interno, quise añadir la posibilidad de que futuras Juntas de Gobierno puedan elegir entre distintos tipos de acompañamientos musicales, dejando así la libertad a cada Hermano Mayor que se pronuncie, elija y proponga a su Junta dichos acompañamientos». «Quise también hacer lo mismo – expone en su carta – con el exorno floral, dejando así un abanico más extenso en cuanto a elección de la misma para el Jueves Santo. Este último punto nos facilitó la posibilidad real de volver a las rosas de color rosa que antaño lucia el paso en cada Estación de Penitencia y que tanto sello imprimían a esta Cofradía».

«Otro aspecto importante en mi candidatura,  – prosigue – fue el cambio de capataz que también tanta polémica generó. Con absoluta franqueza he de decir que todos los capataces que han pasado por la Cofradía, han sabido perfectamente hacer su labor al frente del martillo y que cada uno de ellos, tienen un lugar de honor en nuestra Hermandad, porque bendita responsabilidad el pasear por la ciudad a nuestras Sagradas Imágenes. En la actualidad, la persona que es responsable del martillo, como todo su equipo, no han estado tampoco exentos de ciertos problemas y polémicas, como es costumbre en el mundo del costal, pero que con el apoyo de la Junta de gobierno y el mío, han sabido superar momentos difíciles y complicados en el día a día. Al fin y al cabo, ¿Qué es una Hermandad sin el apoyo del resto que la componen?»

«Por último, quiero manifestar el grandísimo honor que me ha supuesto ser Hermano Mayor de la Hermandad y Cofradía, dirigir a un grupo de personas y rectores que han dado lo mejor de sí, y representar a la Hermandad decana de Córdoba en cada uno de los actos que hemos debido estar presentes y también agradecer a todas las personas que me brindaron su apoyo incondicional», concluye.

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies