Advertisements
Córdoba, Costal

Rafael Muñoz: Una vida como capataz al servicio del Carmen de San Cayetano

La magnífica Sociedad Filarmónica de Nuestra Señora del Carmen de Salteras volverá a poner el contrapunto musical

En los tiempos que corren, en los que el respeto por la experiencia se diluye como un azucarillo mientras se sitúa en los altares a determinados personajes cuyo máximo logro es rodearse de las personas adecuadas o saber moverse en el proceloso océano de las redes sociales, resulta altamente gratificante que una corporación que desde hace décadas viene marcando tendencia en el otrora desangelado tiempo de glorias de la Córdoba Cofrade, la Archicofradía del Carmen de San Cayetano, continúe depositando su confianza, para asumir la responsabilidad de dirigir a los hombres que tienen el privilegio de llevar sobre sus hombros a la Virgen cada 16 de julio, en uno de los capataces que gozan de una experiencia indiscutible y una sabiduría fuera de toda duda que para sí quisieran otros.

Rafael Muñoz, heredero de uno de los capataces más importantes de la historia de las cofradías cordobesas y poseedor de una trayectoria incontestable, volverá a ser el timonel del velero que llevará a la Virgen del Carmen bajo el cielo de Córdoba en una de las citas que se ha convertido en esenciales, por derecho propio, en el calendario cofrade de la ciudad de San Rafael y que este año volverá a recorrer el tradicional itinerario que se desarrolla por enclaves tan cofrades como los Jardines de la Merced, la Plaza de Capuchinos, la Cuesta del Bailío y el entorno de Santa Marina, derramando la depurada esencia que siempre destila su caminar acompañada por el son impresionante de la Sociedad Filarmónica de Nuestra Señora del Carmen de Salteras, conformando un conjunto perfecto que es todo un lujo para los sentidos y que Córdoba tiene la fortuna de poder degustar cada verano. Con la mirada puesta en esta cita y para realizar la preparación para estar con Ella, el experimentado capataz ha convocado a sus hombres el próximo 13 de junio a las 21:00 para la igualá y los tres ensayos obligatorios y necesarios que tendrán lugar el 20 y 27 de junio y 4 de julio.

La trayectoria de Rafael Muñoz Cruz con el terno negro dio comienzo en 1969, con quince años, por iniciativa de su padre, el mítico Rafael Muñoz Serrano. El primer paso que acompañó como contraguía fue el de la Virgen de la Esperanza entonces de Santa Marina y hasta la desaparición de los profesionales acompañó con su padre, las imágenes del Cristo de la Expiración, la Virgen del Rosario, la Paz y Esperanza, la Reina de los Mártires, el Resucitado y la Virgen de la Alegría. 

En el año 75 participó como contraguía en la preparación de la primera cuadrilla de hermanos costaleros de Córdoba, la de la Expiración que preparaba Rafael Muñoz con Ignacio Torronteras, siendo éste último quien la lleva a la calle mientras los Muñoz se hicieron cargo del palio con profesionales. Caridad de San Andrés, Nuestra Señora de los Desamparados, la Virgen de la Concepción, el Santo Entierro o el Cristo de la Buena Muerte son otros de los pasos que contaron con su presencia.

En el año 79 fue llamado por Rafael Jaén, hermano mayor de la Hermandad de Jesús Caído, para ser capataz de la cofradía junto con Patricio Carmona. Una llamada que supuso «una ilusión tremenda» porque su madre y sus abuelos eran de Santa Marina y devotos de Jesús Caído, al que Muñoz había seguido con ella en alguna ocasión como penitente (su abuela se enterró vestida con el hábito nazareno de Jesús Caído por deseo propio). Su primera salida fue en la Semana Santa de 1980 y ocupó este lugar hasta su retirada para dar paso a Manuel Orozco.

En el año 1998 fue nombrado capataz del palio de la Virgen de la Paz en sustitución de su padre realizando su primera salida como tal en 1999, 30 años después de comenzar como contraguía, empeñado en continuar lo realizado por su padre y maestro y construir una gran cuadrilla, sólida y de arte, desarrollando un trabajo impecable e inalcanzable en la actualidad, viviendo «los momentos más emocionantes, y satisfactorios que se pueden vivir en este sentir costalero y cofrade como llevarla en su 75 Aniversario a la Catedral», según afirma el propio capataz. El nombramiento como capataz en el año 2001 de la Virgen del Carmen de San Cayetano ha supuesto el broche final a su magnífica trayectoria, disfrutando «de la suerte de llevarla a su Coronación, a la Magna Mariana de 2015 y dirigir su cuadrilla durante todos estos años». Un privilegio que sigue conservando para deleite de los cofrades cordobeses.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies