Advertisements
Córdoba, ⭐ Portada

Raul Muñoz Gallardo concibe una obra con un elevado contenido simbólico para la Divina Pastora de la Vera Cruz

En el último día del triduo extraordinario en honor a la Divina Pastora de la Archicofradía de la Vera Cruz el joven pintor cordobés Raúl Muñoz Gallardo ha presentado el cuadro que ha realizado y que generosamente ha donado una familia de la hermandad. 

Según ha explicado el propio artista la obra muestra en el centro de la composición, dibujado en grafito el bello rostro de la Virgen, convirtiéndolo así en el tema central del cartel. Se encuentra rodeado por un círculo conformado por una serie de palabras, con una triple significación. Por un lado la de la propia frase escrita “Salve Pastora querida, cuya caridad te mueve dejando noventa y nueve, buscar la oveja perdida”, fragmento de la Salve de Fray Isidoro de Sevilla, religioso que tuvo la visión de la imagen de María revestida de Pastora, y seguidamente extendería la advocación. El segundo significado lo tiene el color azul, ya que de éste eran las becas que llevaban puestas el grupo de jóvenes que donaron la talla de la virgen. Y en último lugar, el círculo sustituye en forma a la aureola.

Alrededor de lo anterior, están colocadas las flores que año tras año son posadas sobre el ala del sombrero, tonos rosados, amarillos, morados, naranjas, son algunos de los colores de la amplia y pintoresca paleta. En el interior se puede ver el dibujo del damasco en pan de plata rayado, como referencia al tejido que conforma su patrimonio.

Bajo la cara de la Madre del Buen Pastor se encuentra la palabra “PASTORA”, acompañada en la parte inferior por los años y el mes del aniversario “1995 octubre 2020”. Sobre el nombre de PASTORA, descansa un granado, árbol que acompaña a la virgen todos los años durante su salida procesional. Las raíces se enredan en esta palabra, como el árbol que echa sus raíces en la tierra en busca de alimento, al igual, el cristiano también busca la ayuda o el cobijo en regazo maternal de la virgen. A los lados se observan los dos perfiles de la imagen. 

Más abajo se encuentran, custodiando el texto las imágenes de San Rafael del Puente Romano, como un guiño al custodio de esta cuidad en este año de pandemia, y el encuentro de la Santísima Virgen en su traslado para la exposición desarrollada en la Catedral, y a la otra diestra la de San José que preside la portada da acceso a esta iglesia. Por último, coronando la composición, se encuentran posados una mariposa y un pájaro, como símbolo de la naturaleza que envuelve a la Virgen. Todo está envuelto por manchas de diferentes tonalidades de azul como referencia al color de María.


Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup