Sevilla, ⭐ Portada

Roban a la Hermandad de las Siete Palabras de Sevilla

La Junta de Gobierno de la Hermandad de las Siete Palabras de Sevilla ha desvelado mediante un comunicado difundido a través de sus medios oficiales de información que ha sufrido un robo. En concreto se trata de varias piezas de plata del exorno de la Virgen de la Cabeza de Gloria cuya desaparición ha sido detectada. La Virgen de la Cabeza recibe culto en la Capilla Sacramental de la parroquia. Las piezas desaparecidas son las tres potencias del Niño Jesús que porta la Virgen en su brazo izquierdo y la rosa que porta en su mano derecha. La Corporación hispalense ha explicado que después de realizar las averiguaciones correspondientes entre la priostía, la mayordomía y la propia parroquia de San Vicente mártir, se confirma que han debido ser sustraídas. Por esta razón los hechos han sido convenientemente denunciados a la policía nacional que está realizando las pesquisas correspondientes. Asimismo se ha dado el correspondiente parte de siniestro la compañía con la que la hermandad tiene asegurado su patrimonio.

La imagen

A la imagen de gloria de la Virgen de la Cabeza, se la ha identificado como la originaria de la corporación, no sin incertidumbre al respecto. Se conocen dos restauraciones de la imagen, la llevada a cabo por Manuel Gutiérrez-Reyes Cano en 1864 y la que acometió Fuensanta de la Paz Calatrava en 1997 en el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico.

A la talla se la considera como obra del escultor flamenco Roque de Balduque y se la sitúa cronológicamente hacia la mediación del siglo XVI. Por un lado, se la quiere identificar con el encargo recibido por el artista para la viga de imaginería de la parroquia de San Vicente, en la que se contrató un calvario y por lo tanto una dolorosa, y por otro lado con una supuesta imagen que se le encargase cuyo contrato no existe. Tan solo se conoce que el dorador que trabajaba con él para los altares en que se colocaban sus obras tuvo un encargo para la parroquia.

Por otra parte tenemos el testimonio personal de José Bermejo y Carballo, hermano mayor de la corporación y autor de Glorias religiosas de Sevilla, que habla claramente de la talla que hoy conocemos como la que él conoció en la capilla de la hermandad cuando se inscribió en la misma a mediados del siglo XIX. La hermandad no considera probable que una imagen encargada para una parroquia –supuestamente, puesto que no existe tal contrato– pase a una hermandad sin más, pese a que ésta radicase efímeramente en el templo con motivo de la invasión francesa

Por escritura de 19 de junio de 1583, se dona por el platero Agustín Velázquez y su esposa Inés Pesquer una imagen de la Virgen de la Cabeza con vestidura de terciopelo carmesí y corona de plata, con la condición de que se había de colocar en el altar principal de la capilla, y que era la que se sacaba en procesión todos los años. No se trata, obviamente de la misma imagen que hoy se conserva, al ser una talla de vestir, mientras que la Virgen de la Cabeza que conocemos es una imagen de talla completa, con la espalda ahuecada, propia de un altar.

Parece que, a tenor de la descripción, lo que hicieron Velázquez y su esposa fue donar a la hermandad la imagen vicaria de la titular, que ellos cedían todos los años para que saliese en procesión, mientras que para el resto de los cultos se usaba la de talla que presidía la capilla, pero con la condición de que ahora pasase la que ellos donaban al altar principal de la misma. Bermejo apunta a que la primitiva talla pasó a la iglesia del convento, algo probable ya que con anterioridad a edificarse el recinto tuvo que forzosamente recibir culto allí, puesto que la donación de esta imagen coincidió con la construcción de la propia capilla.

En resumen, la hermandad piensa que el proceso seguido fue el encargo a Roque de Balduque de una imagen, que pudo ser su última obra, dado que falleció en el mismo año 1561 que se fundó la hermandad, la colocación de la misma en la iglesia del convento del Carmen, la cesión de una imagen vicaria de vestir para ser procesionada por Agustín Velázquez e Inés Pesquer desde 1564, la posterior edificación de la capilla en 1583 y la donación de los referidos de dicha talla para ser colocada en el nuevo recinto, permaneciendo la de Balduque dentro de la iglesia del Carmen.

La vitela de la regla que la hermandad conserva en el archivo corporativo tampoco aclara mucho, al no tratarse de una representación realista de ninguna imagen. En la misma hay una recreación de la aparición de la Virgen al pastor en Sierra Morena. Se representa una imagen sedente (la de Andújar actual es una reproducción de la primitiva que, aunque revestida, está en efecto sentada), pero con más movimiento y expresión que aquella, aparte de una policromía clara, por lo cual la corporación no cree que trate de representar a la del santuario.

Aunque la regla es de 1564, la vitela podría ser posterior, y en cualquier caso tampoco corresponde con la hechura de la imagen atribuida a Roque de Balduque, desconociendo si podría querer representar a la donada por el matrimonio citado, o es simplemente una idealización del hecho milagroso que origina la advocación.


Fuente documenta: Hermandad

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup