Advertisements
Córdoba, El Rincón de la Memoria

El día en que Rocío y Lágrimas peregrinó al Buen Pastor

“Un día como hoy, en una gélida mañana del mes de enero, y hace 26 años, María Santísima del Rocío y Lágrimas atravesaba el dintel de la iglesia de San Martín abandonando definitivamente la que durante aproximadamente dos años fuera su sede canónica, para dirigirse hacia el convento del Buen Pastor, actual iglesia de San Roque”.

Con este sencillo mensaje, difundido a través de la cuenta oficial en una conocida red social de la hermandad del Perdón, la corporación cordobesa ha querido rememorar una efemérides que forma parte esencial de la historia de la hermandad. Un acontecimiento histórico que marcó definitivamente el devenir de la cofradía del Miércoles Santo para determinar lo que ahora es, una pujante cofradía que crece de manera exponencial fruto al buen hacer del equipo que gobierna su hermanos mayor, Fernando Castro y de quienes le antecedieron. 

Y es que su presencia se halla profundamente enraizada con el recuerdo atesorado en la memoria de muchos de los cofrades que habitábamos por aquél entonces en la cercanía de San Miguel. Un recuerdo de visitas al templo solamente para verla a Ella, en una capilla junto al altar mayor, donde esperaba paciente e humildemente la llegada de todos y cada uno de los que ansiábamos bañarnos en sus pupilas y tal vez tener la oportunidad de habitar en su cercanía bajo la luna de Nisan.

El mismo destino que la llevó a San Miguel, provocó su éxodo hacia la maravillosa encrucijada de callejuelas que hoy es el hogar de María Santísima del Rocío y Lágrimas, la joya de Francisco Romero que luce poderosa desde su joyero del Buen Pastor, en el corazón de la Judería, hacia donde peregrinó hace ahora exactamente un cuarto de siglo por obra y gracia de la determinación de sus gentes que deseaban labrar su altar de devociones en un lugar que mereciese su esencia infinita.

Y así ocurrió. Aquella mañana del 12 de enero, domingo, la bellísima dolorosa, a las nueve de la mañana, vestida por el propio imaginero y luciendo una corona de María Santísima de la Encarnación cedida por la hermandad del Amor, abandonó el que durante un tiempo que no llegó a dos años fue su altar efímero, de la mano del añorado párroco de San Miguel, D. Miguel Vacas Gutiérrez, para encontrar acomodo en el hogar de las Madres Filipenses del convento del Buen Pastor que acogieron a la nueva corporación en su convento, a cuyas puertas esperaban las religiosas de la comunidad.

Luego llegaría su Hijo, y los sueños de cofradía de todos cuantos pusieron su granito de arena para convertir al Perdón en la indiscutible realidad en que hoy se ha convertido. El día en que Rocío y Lágrimas peregrinó al Buen Pastor se pusieron los cimientos del sueño maravilloso que el destino convirtió en una gran hermandad.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: