El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

Sevillanísimo postureo

Pocos días faltan para que se cumpla un mes desde el último Domingo de Ramos que vivimos. Y a pesar del tránsito de las semanas continúa sorprendido el gran número de políticos que han hecho de la Semana Santa su particular pasarela.

No causa extrañeza. El mundo de la política, sabedor de la importancia que el mundo de las hermandades tiene en nuestra sociedad y el peso inequívoco que ostenta, nunca ha dejado de mirar de reojo consciente de su influencia. Y lo observamos de manera palpable en los últimos años más que en los anteriores. Asistimos a presentaciones de carteles, pregones… con una presencia inusitada de representantes del pueblo que nos aburre.

Y esta que hemos vivido, la pasada Semana Santa, quizá haya sido la más politizada de cuantas conocemos. Si hasta la propia Iglesia se posa sobre las cofradías, ¿cómo no iban a hacerlo sectores ajenos a ellas? En la cuaresma vimos que no se perdían un acto, impolutos para la foto y de un evento a otro para mostrar su apoyo a las hermandades y de paso dejar constancia de su presencia. Ramos de flores y coches de un lado para otro.

En Semana Santa no faltaron a su cita. Ahí estaban para dejar claro que apoyan nuestras tradiciones y de paso desplegar su programa político. ¿No han notado ustedes demasiada presencia? ¿Era necesario que en la puerta de los templos lanzasen mensajes que nada tenían que ver con nuestra celebración más universal?

El creciente cansancio de quienes esperaban en las colas era similar a la tediosa asistencia de nuestra clase política, que debería replantearse un protocolo para evitar ciertas actitudes o la no asistencia a estos. La Semana Santa pertenece al pueblo.   

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup