Advertisements
El Rincón de la Memoria, Sevilla

Un aniversario desapercibido: El aniversario fundacional del Baratillo

Los orígenes de la sevillana Hermandad del Baratillo se remontan a finales del siglo XVII, teniendo como origen el culto a una cruz de forja situada en el popular barrio del Arenal y que hoy puede verse coronando la cúpula del crucero. Esta cruz se labró para presidir un multitudinario enterramiento debido a la mortífera epidemia que asoló la ciudad en la segunda mitad del siglo XVII, reduciendo la población prácticamente a la mitad. Con el regusto aún latente de la conmemoración del 400 aniversario del nacimiento del insigne pintor sevillano Bartolomé Esteban Murillo, añadiremos como curiosidad que, al parecer -no hay datos claros al respecto, el artista enterró a sus tres primeros hijos en una fosa del Arenal, víctimas de la peste bubónica.

La creciente devoción a esta cruz llevó a unos vecinos a erigirse en hermandad de gloria, naciendo la Primitiva Hermandad del Sacrosanto Madero de la Cruz y Nuestra Señora de la Piedad, cuyas reglas fueron aprobadas el 20 de mayo de 1693. Posteriormente se acordó labrar Capilla propia y coronar la misma con la Cruz, bendiciéndose ya en 1696. En 1728 quedó entronizado en su retablo el Santísimo Cristo de la Sangre, crucificado que actualmente sigue recibiendo culto en la sede canónica de la hermandad. Sin embargo, no cumpliendo el centenario de vida, la hermandad quedó extinguida en 1772 por Decreto del Real Consejo de Castilla.

Ya en 1892 la hermandad se reorganiza para adquirir el carácter penitencial, aprobándose las nuevas reglas en 1893. Estamos, por tanto, ante un aniversario doble, pues también se conmemora el 125 aniversario de la reorganización de la hermandad. La cofradía no realizará su primera estación de penitencia hasta 1905, haciéndolo con el paso procesional del Triunfo de la Santa Cruz, cedido por la Hermandad del Santo Entierro. El conjunto escultórico fue bendecido un año antes, habiendo sido concebido por el escultor Emilio Pizarro de la Cruz. El misterio venía a representar a la Virgen sedente al pie de la cruz con Cristo muerto en sus brazos, mientras que los Santos Varones se disponían junto a las escaleras.

En 1926 sale por primera vez una dolorosa bajo palio, con la advocación de Soledad, con enseres prestados por distintas hermandades, como son La Trinidad, Los Gitanos y La Hiniesta. Ya en 1942 la hermanad toma la actual advocación de María Santísima de la Caridad en su Soledad, aunque la actual imagen no se bendijo hasta 1931, siendo gubiada por José Manuel Rodríguez Fernández-Andés. Además, tras la Guerra Civil, la cofradía decide encargar las imágenes actuales de Nuestra Señora de la Piedad, obra también de Fernández-Andés en 1945 -que conserva las manos de la primitiva imagen-, y del Santísimo Cristo de la Misericordia, obra de Luis Ortega Bru en 1951. Ya en 1940 se suprimieron todas las imágenes secundarias del misterio. En este tránsito estético de la cofradía se bendijo en 1945 el retablo cerámico del Arco del Postigo, por lo que en esta obra queda representada la actual Virgen de la Piedad pero con el primitivo Cristo en su regazo.

En las últimas décadas la hermandad ha ido adquiriendo el carácter e idiosincrasia que actualmente la caracterizan, viviendo igualmente actos extraordinarios que quedarán en la memoria del colectivo cofrade de Sevilla. Así, en 1985, es designado el misterio de la Piedad para presidir el Vía-Crucis del Consejo General de Hermandades y Cofradías, haciéndolo en unas andas cedidas por la Hermandad de Pasión. Se trata de una de las tres imágenes marianas que ha protagonizado el acto más importantes de las cofradías sevillanas. También en 1992 el misterio participó en la procesión del Santo Entierro Magno, representando la décimo cuarta estación.

En 1993 se celebra el III Centenario de la fundación de la hermandad con diversos actos y cultos internos, teniendo mayor relevancia la Solemne Función celebrada el 20 de mayo ante un altar efímero con los titulares de la Hermandad. En 2006 se celebraría el 75 aniversario de la bendición de María Santísima de la Caridad en su Soledad, destacando la Solemne Misa Estacional celebrada en la Parroquia del Sagrario, a donde la imagen fue trasladada en Rosario de la Aurora. Tres años después, el 1 de enero de 2009, el arzobispo Carlos Amigo Vallejo firmó el Decreto por el que se concedía el rango de Coronación Canónica al acto de imposición de la corona a la imagen de María Santísima de la Caridad en su Soledad de manos del cardenal María Bueno Monreal, que se llevó a cabo el 20 de marzo de 1960. Meses después la dolorosa recibía la Medalla de Oro de la Ciudad.

La Hermandad del Baratillo concede en 1991 Carta de Hermandad con la Real Maestranza de Caballería, contando también con tal consideración con la Hermandad de la Piedad de Salamanca en 1996 y con la cercana Hermandad de la Carretería en 2000. Son tan estrechos los vínculos con la corporación del Viernes Santo, incluso antes del hermanamiento, que, tras el incendio del manto de Nuestra Señora del Mayor Dolor en su Soledad en 1955, la Hermandad del Baratillo fue la primera que acudió en su ayuda, ofreciendo la cantidad de 2000 pesetas para cubrir la pérdida. Además, desde 2002, el rey Juan Carlos I es hermano mayor honorario de la cofradía.

También la corporación tiene como titular a San José, espectacular obra anónima de finales del siglo XVIII, atribuida a Benito Hita del Castillo y donada por el torero Pepe Hillo en 1774.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies