Advertisements
El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

Un Consejo que iba por libre

Que no corren buenos tiempos para los órganos cofradieros es más que manifiesto. Porque en este año que está a punto de expirar no ha sido bueno para nadie —excepto farmacéuticas y productores de geles y mascarillas— pero menos aún para aquellos que se mantienen en pie gracias al pueblo: restaurantes, comercios y hoteles entre otros. Pero también los organismos de cofradías, que han visto cómo sus cuentas mermaban tras el hachazo a la economía que ha supuesto la pandemia. Y es que si uno se acostumbra a vivir de las subvenciones sin tener una opción b corre el riesgo de no encontrarse con alternativas.

Del Consejo sabemos que anda preparando un nutrido programa de actos para la cuaresma y que sobrevuelan ideas como exposición de carteles o una especie de Telepasión con míticos pregoneros recitando memorables fragmentos de su momento de gloria en el Maestranza. Pues sabe usted que al saltar la noticia hay teléfonos que no pararon de sonar pidiendo formar parte de algo que según algunos podría ser antológico y que de producirse otros tantos manifiestan que sería un pestiño 2.0.

También conocemos aquella reunión en Antequera —ciudad con una personalísima Semana Santa— con los organismos cofradieros de las capitales andaluzas y Jerez y que sirvió para acercar posturas sobre la toma de decisiones ante la tormenta que no cesa. Pero cuando pensábamos que caminaban en una misma dirección se filtra la noticia de que pronto se anunciará la suspensión de los desfiles procesionales. Con un adelanto que a más de uno pilló por sorpresa.

Aunque ya se han suspendido procesiones en otros puntos del país, la decisión que se tome en Sevilla será crucial para el resto de ciudades españolas. Para esta semana que termina el decreto que prohíbe las procesiones en la archidiócesis está más que realizado, retrasando su publicación tras las ampollas levantadas. Uno de los puntos fuertes de la reunión de Antequera iba precisamente encaminado a unirse en estos tiempos, pero el Consejo parece tener otras ideas. Y así se entiende por ejemplo el enfado en agrupaciones vecinas, que han visto cómo aquí parecen mirar para otro lado.

El periodista crítico con las adhesiones, el mismo que afirmaba que la advocación de Esperanza había entrado en las letanías por la Macarena —no os extrañe que escriba que el Año de San José lo hayan proclamado por el encargo de la hermandad a Martín Nieto de la hechura de una imagen del patrón de la Iglesia Universal—, saltará de alegría al conocer el desmarque del Consejo. Y así un nutrido grupo de capillitas que aplaudirán la noticia. Nada más lejos de la realidad. En medio de un laicismo amenazante mejor abandonar el barco antes de que se hunda. Que cada uno vaya por libre. Pero aunque quieran acallar los rumores sobrevuela por los círculos cofradieros una ecuación en busca de despejar la incógnita: ¿Se filtró la noticia de la suspensión de los desfiles procesionales desde el mismo Consejo?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup