Advertisements
Córdoba

Un nuevo paso el Cristo de la Clemencia y la reforma estructural del paso de la Virgen, los proyectos estrella de la candidatura de Manuel Herreros para presidir Los Dolores

En el horizonte el 300 aniversario de la llegada de la Virgen que se celebrará en 2019.

Comienza hoy una semana crucial para los hermanos de la Hermandad de los Dolores, que decidirán el próximo domingo, día 11 de noviembre, el rumbo que ha de seguir el devenir de la corporación cordobesa. Ya el pasado mes de septiembre Gente de Paz anunciaba que el actual hermano mayor de la cofradía, Emilio Molina, no se presentará a la reelección del cargo pese a cumplir su único mandato. Será Manuel Herreros quien concurra a los próximas elecciones como único candidato y se postule a sustituirle como máximo dirigente de la corporación del Viernes Santo.

Nacido en Córdoba en 1958, Manuel Herreros Jurado es padre de dos hijos y graduado social. Entró en la nómina de la corporación de San Jacinto a los 18 años, estando desde entonces muy vinculado a la hermandad, donde ha ocupado distintos cargos de responsabilidad entre 1978 y 1998. Costalero durante la juventud y capataz tanto del Cristo de la Clemencia entre 1981 y 1982 como de la Virgen de los Dolores desde 1983 hasta 1999, Herreros ya ejerció el cargo de hermano mayor entre los años 2006 y 2008, cuando presentó la dimisión tras protagonizar un llamativo y conocido suceso ocurrido en la cruz de mayo de la cofradía. Posteriormente fue nombrado coordinador de la comisión del cincuenta aniversario de la coronación canónica de Nuestra Señora de los Dolores. Además, ha formado parte de la junta de gobierno de la Agrupación de Cofradías en dos ocasiones: una como vocal de estación de penitencia bajo el mandato de Manuel Laguna, y otra como secretario durante el gobierno de Rafael Mariscal. Con este aval en el mundo de las cofradías, este año fue designado pregonero de la X Exaltación a Nuestra Señora de los Dolores.

La junta de gobierno que encabeza Manuel Herreros tiene como objetivo «conseguir una Hermandad que se sienta orgullosa de su Historia. Una Hermandad fuerte y unida, fraternal, preparada para las demandas del siglo XXI, moderna en su gestión, abierta a la participación, dispuesta a la evangelización y a la formación, y comprometida en la caridad. Una Hermandad que sea un lugar de encuentro, de oración y de devoción». Así lo afirma Manuel Herreros en una carta de presentación enviada a los hermanos de la cofradía junto al programa de su candidatura, cuyo lema elegido es Los Dolores: Orgullo, Pasión, y Devoción.

El primer objetivo que se marcará esta futura junta de gobierno es fomentar y propiciar la participación de todos los hermanos en la vida de la hermandad, para lo cual se desarrollarán tareas de dinamización y animación creando un ambiente de fraternidad, amor cristiano y cordialidad, en el que todas las opiniones puedan ser manifestadas abierta y libremente y en el que el intercambio de ideas, criterios, y pensamientos se constituya en una ocasión de enriquecimiento y no en un elemento de enfrentamiento.

En relación a este aspecto, y dada la pérdida de un considerable número de hermanos en los últimos años, esta candidatura afirma que «trabajaremos con vehemencia y sin descanso para intentar revertir esta situación. Nuestro objetivo es volver a ilusionar y recuperar a los que se fueron, y crear las condiciones necesarias para conseguir un ambiente tanto espiritual como social que haga a nuestra Hermandad atractiva para la consecución de nuevos hermanos». Junto a ello, se pretenderá fomentar la formación tanto a nivel religioso como cofrade, especialmente en los jóvenes de la cofradía, con el objetivo de consolidar el grupo joven, para lo cual se realizarán cursos, charlas, conferencias y convivencias.

Con vistas a estos propósitos, Manuel Herreros llevará a cabo la adecuación del local de Conde de Torres Cabrera y del de la Plaza de Capuchinos, pues considera  imprescindible que los inmuebles que la Hermandad posee se adapten a las necesidades participativas y operativas que el desarrollo de las distintas actividades para propiciar la participación de todos los hermanos en la vida de la Hermandad. «Poder disponer de unos lugares de encuentro en el que los hermanos puedan sentirse a gusto y compartir vivencias, anhelos, proyectos, y sentimientos es el único camino de hacer revivir una hermandad, a día de hoy, dormida y aletargada», asegura Herreros.

Por otro lado, se llevará a cabo una redacción tanto de unos nuevos Estatutos como de un Reglamento de Régimen Interno que ordene, organice y protocolice el desarrollo de las distintas actividades, ya que, en su opinión, los actuales son «deficientes, imprecisos, y contener un sinfín de lagunas de tipo normativo y conceptual, presentan una falta de concordancia, en ciertos asuntos, con el Estatuto Marco» amén de la la inexistencia de una normativa de Régimen Interno. Para esta labor será nombrada una comisión, cuyos trabajos se presentarían a la aprobación de los hermanos en la Asamblea General que se convocará en el año 2020. Además, otro de los propósitos de Herreros es proporcionar a los hermanos una información periódica y continuada de las actividades que se vayan programando, potenciando para ello el uso de la página web, las redes sociales y el correo electrónico, todo ello junto al compromiso de que el boletín anual se encuentre en manos de los hermanos antes de la segunda quincena de enero.

Además, respecto al marco de la espiritualidad, Manuel Herreros afirma que «en un mundo completamente absorbido por el materialismo, se hace necesario, más que nunca, que los cofrades, como católicos que somos, pongamos en valor la espiritualidad, el Evangelio, y la oración. En este sentido se dirigirán nuestros esfuerzos a realizar retiros, meditaciones sobre la palabra, y potenciar la oración de los viernes». Además, dicha candidatura pretende potenciar la participación de los hermanos en la celebración de los cultos, así como en la misa de 12 de los domingos en el Convento de San Jacinto. En este aspecto, uno de los anhelos de Herreros es sacar el Vía-Crucis del Santísimo Cristo de la Clemencia de los días del quinario, de manera que, en la Fiesta de Regla, el Señor no esté expuesto en la parihuela sino bajo el dosel de su altar de cultos. Junto a todo ello, se impulsarán también las relaciones con la Parroquia de San Miguel.

Respecto a la estación de penitencia, Herreros buscará poner en la calle un cortejo que transmita uniformidad, seriedad y orden en su cuerpo de nazarenos, desde la Cruz de Guía hasta los pasos. «No somos una hermandad de silencio, pero sí somos una hermandad de negro», afirma. En este sentido, su candidatura propone, en aras de una unidad artística y de estilo, la adecuación progresiva del guión procesional a los cánones estilísticos marcados por Rafael Peidró Dueñas en el conjunto de la Cruz de Guía y sus faroles acompañantes; es decir, elementos en los que se combinan la plata y la madera. Con todo ello, Herreros mantiene una importante preocupación por la conservación y restauración del patrimonio, tan rico y extenso en la cofradía del Viernes Santo.

También en materia patrimonial el candidato se compromete a abordar la sustitución del paso procesional del Santísimo Cristo de la Clemencia, el cual se encuentra en un estado deplorable. Para ello se llevará a cabo la formación de una comisión para afrontar la realización del nuevo paso y estudiar los distintos talleres de ejecución y los gastos de la misma. Por otro lado, dado que las andas de la dolorosa fueron concebidas para portar un palio, -«un paso inacabado», en palabras del candidatos -también se intentará encontrar una fórmula estética para perfeccionar su estructura con la aportación y distribución de elementos artísticos que vengan a cubrir esa deficiencia.

En otro orden de cosas, Manuel Herreros se marca el objetivo de conmemorar en el próximo año de 2019 el trescientos aniversario de la llegada de la imagen de Nuestra Señora de los Dolores a Córdoba. «Esta efeméride merece ser celebrada con todo esplendor, solemnidad, y publicidad». Para tan magna celebración se nombrará una comisión encargada de elaborar el programa de actos. Finalmente, la candidatura de Manuel Herreros pretende crear un Consejo de Notables como órgano asesor de la Junta de Gobierno. A él pertenecerán hermanos de contrastado prestigio tanto social como cofrade. Su formación, funciones y procedimiento se determinarán en la redacción de los nuevos estatutos.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: