Córdoba, ⭐ Portada

Un proyecto integral de paso de palio, el adelanto en Carrera Oficial, nuevas insignias, la liberación de un interno del Centro Penitenciario y una calle para el Señor, en el magnifico proyecto de Pablo Jiménez para ser Hermano Mayor de la Merced

El próximo 30 de junio, los hermanos de la Merced están convocados a la celebración de un Cabildo General de Elecciones para elegir a la persona que sucederá a Antonio Ruf al frente de la Cofradía de San Antonio de Padua tras dos exitosos mandatos en los que la consolidación social y el crecimiento patrimonial de la Hermandad ha sido evidente. Un cabildo al que concurre una única candidatura encabezada por Pablo Rafael Jiménez González, actual Teniente de Hermano Mayor, que cuenta con una incalculable trayectoria en la corporación formando parte de múltiples juntas de gobierno, que ya ejerció como hermano mayor entre 1998 y 2002 y como gerente de la Banda de Cornetas y tambores Coronación de Espinas entre 2006 y 2010.

Jiménez González encabeza un ambicioso proyecto marcado por la estabilidad y la continuidad que debe profundizar por el sendero desarrollado por la corporación sacramental de la mano del equipo de gobierno que ahora culmina su labor del que el candidato forma parte esencial. Un proyecto que ha sido presentado este jueves a los hermanos de la corporación mercedaria en la parroquia de San Antonio de Padua, sede canónica de la cofradía.

El proyecto, que desgrana todas y cada una de las iniciativas que el equipo del nuevo hermano mayor pretende implementar en el próximo mandato, tiene su punto de partida en un escenario singular marcado por la incidencia de la pandemia en la que nos hallamos inmersos y en el que la bolsa de Caridad ha aumentado de manera importante su presencia en la cotidianidad de muchos hermanos de la Corporación mercedaria. En este contexto, Jiménez González, que ha subrayado su apuesta por la vida de hermandad y la juventud y la infancia mercedaria como dos valores esenciales en el espíritu corporativo de la dinámica hermandad que aspira a volver a presidir, ha presentado un proyecto con propuestas para todas las áreas de la hermandad.

Entre estas propuestas más relevantes destaca la continuación de la renovación del paso de palio como proyecto patrimonial esencial. Un proyecto en cuya primera fase se encuentra la Hermandad con la conclusión del respiradero frontal y que tendrá como siguiente hito la presentación en Cabildo General de un proyecto integral del paso de palio para que sea aprobado por los hermanos.

Respecto a las insignias, el proyecto defendido por el candidato, que subraya la necesidad de profundizar en el proceso continuado de ejecución de insignias sin olvidar las necesarias restauraciones de las piezas que ya forman parte del patrimonio procesional, incluye la sustitución de la bandera penitencial, que se encuentra bastante deteriorada, por una nueva con un escudo bordado de los Caballeros de la Orden de la Merced, la realización del nuevo libro de reglas y la sustitución del estandarte corporativo, conocido popularmente como bacalao, de mayor calidad y coherente con la actual heráldica de la Hermandad.

Por otro lado, Pablo Jiménez propone adecentar el salón de pasos para que en el futuro puedan quedar expuestos de manera permanente y pueda ser visitado, la remodelación del salón parroquial bajo el nombre «Jesús Fernández Palomo», la continuación, atendiendo a las necesidades más importantes, de la ampliación de la casa hermandad, la construcción de un camarín para la Virgen, siempre con el consentimiento del párroco de San Antonio de Padua, que dignifique la presencia de la dolorosa y facilite las labores de priostía y del vestidor, la realización de una copia digitalizada de los titulares, la catalogación como marca de los símbolos corporativos de la Hermandad, la elaboración de un catálogo con las piezas que conforman el patrimonio artístico de la Hermandad y un estudio del estado de las imágenes encaminado a una posible restauración para garantizar su adecuada conservación. Además, se enriquecerán progresivamente distintos elementos de culto e infraestructura de la Hermandad.

En otro orden de cosas se solicitará a la Gerencia de Urbanismo la concesión de una calle o plaza al titular cristífero de la Hermandad al igual que sucede con el Paseo Virgen de la Merced. Finalmente, siempre con la aprobación del Cabildo General de hermanos, la Hermandad destinará cada año una cantidad económica en aras de celebrar los actos conmemorativos que se sitúan en el horizonte de la corporación, el 50 aniversario de Santa María de la Merced en 2026, el 50 aniversario de Jesús humilde en su coronación de espinas en 2028 y el 75 aniversario fundacional de la Hermandad en 2029. De esta forma se creará un fondo para celebrar adecuadamente estas efemérides.

En relación a la estación de penitencia, el proyecto del candidato incluye el estudio del adelanto del horario de la entrada de la cofradía en Carrera Oficial de modo que permita adelantar igualmente la hora de entrada al templo. Además se creará una mesa de trabajo para recuperar la estación en el Convento del Colodro suspendida unilateralmente, hace unos años, por la orden de las Esclavas a consecuencia, fundamentalmente, de la tardía hora de paso de la cofradía por este punto. Por otro lado se propone la realización de una papeleta de sitio pintada que sirva para engrandecer el patrimonio artístico de la corporación.

En el ámbito cultual, Jiménez propone fomentar la participación de los hermanos, estudiar con el párroco de San Antonio la apertura de la parroquia durante dos mañanas a la semana, recuperar el coro para los cultos ordinarios y crear un coro de cámara para cultos reglados y grandes solemnidades. Propone igualmente la unificación de las tres actuales priostías en una sola manteniendo una unidad de criterio estético en la celebración de los cultos.

En el ámbito social y caritativo, en el que la bolsa social seguirá ocupando un lugar de privilegio entre los proyectos desarrollados por la Hermandad, continuará con el empeño de conseguir la liberación de un interno del Centro penitenciario de Córdoba que reúna las condiciones marcadas por la ley para ser destinatario de un indulto y, siempre observando el carisma mercedario, se desarrollará un plan de colaboración con la pastoral penitenciaria. Adicionalmente, Jiménez propone realizar un Vía Crucis con los internos de la prisión y un acto escenificando pasajes de la Pasión cada Cuaresma en el centro penitenciario.

Otras de las propuestas llamativas del proyecto son la creación de un departamento de prensa, la reforma de las Reglas y el Reglamento de régimen interno, la inclusión en la nomenclatura corporativa del título de «Mercedaria hermandad» y la intención de procesionar a San Antonio de Padua en fechas cercanas al 13 de junio. Propuestas todas ellas que comenzarán a desarrollarse por el equipo de Jiménez tras recibir el preceptivo refrendo mayoritario de la asamblea de hermanos, el próximo 30 de junio, con la que se abrirá una nueva e ilusionante etapa en el devenir histórico de esta importantísima Hermandad cordobesa.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup