Córdoba, Galerias

Un tocado de seda egipcia para la Quinta Angustia

La llegada del mes de noviembre propicia que las distintas dolorosas a las que buena parte del universo cofrade orienta sus oraciones y a través de las cuales canaliza el sentimiento y el recuerdo hacia aquellos que no se hallan entre nosotros, sean ataviadas de manera singular.

Así ocurre con María Santísima e la Quinta Angustia, engalanada con la maestría que caracteriza a su vestidor, Álvaro Abril, cuya capacidad incontestable ha vuelto a lograr potenciar la belleza inigualable de la dolorosa de Juan Jiménez y Pablo Porras. Nuestro compañero, Antonio Poyato, ha acudido a su llamada para dejar testimonio de la dulzura de la Madre de Dios, que estrena en esta ocasión un tocado de seda egipcia, conformando una estampa única.