Advertisements
Sevilla

Vuelven a mancillar las puertas de Santa Marina

Ocurre de cuando en cuando, con un aumento de frecuencia que asusta. Si hace unos meses era una de las fachadas de San Julián y antes San Marcos, ahora le ha tocado el turno, una vez más, a Santa Marina, una de las habituales dianas que determinada gentuza totalitaria y antidemócrata suele utilizar para desfogar las frustración derivada de su miserable existencia y canalizar su ira, su odio y su desprecio a todo lo que huela a incienso. 

Unas pintadas, recogidas por el conocido cofrade sevillano Emilio Daza, hermano de la Resurrección, hermandad que tiene su sede en el templo, que, no obstante parecen obedecer más a una niñatada, consecuencia de la falta de educación latente en la sociedad en la que vivimos, que derivada de causas de otra índole, en las que, sin embargo, se aboga por el «aborto libre y gratuito», lo que no deja de tener un evidente componente ideológico. 

No es la primera vez que Santa Marina sufre un ataque de este calado. Otras pintadas han mancillado sus puertas, que incluso han llegado a ser atacadas con fuego sin que hasta el momento las autoridades competentes hayan sabido o querido poner coto. Esperemos que este nuevo ataque propicie que alguien adopte las medidas oportunas para que no se reproduzcan, antes de que las miserables pintadas se conviertan en algo mucho más grave.

 

 

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies