Córdoba

26 años de un sueño de Caridad

La historia de nuestras cofradías se alimenta de pequeños detalles que configuran la memoria colectiva de quienes forjaron su devenir cotidiano. Una historia cuajada de momentos únicos e irrepetibles que solamente el paso del tiempo es capaz de evaluar en su justa medida. Como cuando una nueva imagen devocional se incorpora a una hermandad transformando para siempre su esencia y alterando su idiosincrasia para siempre.

Tal día como hoy, hace veintiséis años, María Santísima de la Caridad, la joya inigualable que naciera de las geniales manos de Miguel Ángel González Jurado, llegó a San Andrés, porque lo quiso el destino. Una imagen que marcó un antes y un después en la imaginería cordobesa erigiéndose en frontera imaginaria entre el pasado y el incipiente futuro de los imagineros contemporáneos de la ciudad de San Rafael que hoy son una apabullante realidad, entre una estética determinada y otra radicalmente distinta que sirvió de ejemplo para otras que nacieron de la indiscutible creatividad del mismo autor.

Fue en 1991, cuando la Hermandad del Buen Suceso adquirió la imagen de María Santísima de la Caridad para sustituir a la anterior Virgen de la Caridad, obra de Joaquín Jesús Sánchez que procesionó en el paso de palio de la hermandad hasta entonces y que pasó al monasterio de Santa Cruz, residencia de las Monjas Franciscanas Clarisas. Ese mismo año de 1991 la nueva imagen realizó su primera salida procesional, comenzando la misma a los sones de la marcha «La Madrugá» por expreso deseo del autor, que al hablar de Ella siempre fue concluyente al afirmar que siempre supuso “muchísimo en mi carrera. Entiendo con Ella que me convierto en imaginero, que estoy a la altura, porque esto es algo que te crees con el paso del tiempo. Le debo mucho a la Caridad y a Córdoba por aceptarla Como lo ha hecho”.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup