Andalucía

Aemet publica un análisis sobre la meteorología en Semana Santa usando datos de los últimos 39 años

César Rodríguez Ballesteros, del Área de Climatología y Aplicaciones Operativas de Aemet, ha elaborado un informe que bajo el título Apuntes climatológicos para la Semana Santa 2020, realiza un análisis sobre la meteorología de estas fechas en las que miles de ciudadanos están muy pendientes del tiempo. Un estudio cuyas conclusiones no son sino un resumen de cómo han sido los días comprendidos entre el 5 y el 13 de abril en los últimos 39 años, no una predicción y que reproducimos en su integridad.


Grafico_01_TermoLa Semana Santa es sin duda uno de los periodos vacacionales más esperados; tras el invierno, somos muchos los que ansían su llegada para escapar de las ciudades o disfrutar simplemente de unos días de descanso; por otra parte, son fechas con multitud de procesiones repartidas por todo el territorio. Por ello, en Semana Santa, la meteorología cobra gran protagonismo, ya que buena parte de las actividades planeadas transcurrirán al aire libre y se pueden ver truncadas si las condiciones meteorológicas no son las adecuadas.

Por desgracia, no es posible disponer de una predicción fiable para la Semana Santa hasta fechas próximas a su inicio, por lo que en su ausencia, desde hace unos años se elabora un resumen climatológico para saber cómo han sido estos días en años recientes. La Semana Santa de 2020 transcurrirá entre el 5 y el 13 de abril, según se detalla en la tabla 1, por lo que se analizará este mismo periodo para los años 1981 a 2019, ambos inclusive.

El objetivo de este análisis es obtener un resumen de cómo han sido los días comprendidos entre el 5 y el 13 de abril en los últimos 39 años, pero en ningún caso debe tomarse como una predicción para la Semana Santa de 2020.

1

Tabla 1. Semana Santa de 2020

Los resultados se mostrarán en forma de tablas y mapas; para estos últimos se han utilizado los datos de la red de estaciones principales de AEMET. Este artículo es una versión resumida de un trabajo que se publicará más adelante en la web de AEMET y que incluirá también las tablas completas de datos. Las variables analizadas son: temperatura, precipitación, meteoros, viento, presión, humedad, insolación y nubosidad.

TEMPERATURA

Los mapas de las figuras 1, 2 y 3 representan la temperatura media, la media de las máximas y la media de las mínimas entre el 5 y el 13 de abril entre los años 1981 y 2019.

En el mapa de la figura 1 se puede apreciar como en la mitad sur peninsular las temperaturas medias oscilan entre los 12 y los 17 °C, mientras en la mitad norte están próximas a los 8 °C en la meseta, subiendo en Galicia y en el litoral cantábrico a valores entre 10 y 12 °C; temperaturas algo más altas, entre 13 y 14 °C se encuentran en Cataluña y valle del Ebro y entre 15 y 16 °C en la Comunidad Valenciana y Baleares. En el centro peninsular las temperaturas oscilan entre los 10 y los 12 °C. En los sistemas montañosos peninsulares las temperaturas son más frías, con valores que en las cumbres más elevadas llegan a rondar los 0 °C. En Canarias se tienen temperaturas entre 18 y 19 °C en zonas costeras, bajando hasta los 7,5 °C del observatorio de Izaña (a 2371 metros de altitud).

Mapa_01_TMed

Figura 1. Temperatura media (°C) entre el 5 y el 13 de abril para el periodo 1981-2019

Una de las características de la primavera es su gran variabilidad climática, como se pone de manifiesto en el gráfico de la figura 1, que representa la temperatura media para el conjunto del país entre el 5 y el 13 de abril para los 39 años considerados. El más cálido fue 2011 con una temperatura media de 17,9 °C y el más frío 1986 con 7,0 °C. La temperatura media para los 39 años analizados es de 12,7 °C. Valorando los años recientes según el quintil de la serie del periodo de referencia 1981-2010, método habitual en los informes de AEMET, los años 2019, 2016, 2012 y 2013 fueron fríos, 2018 muy frío, 2017 muy cálido, 2015 cálido y 2014 y 2011 extremadamente cálidos.

Grafico_01_Termo

Gráfico 1. Temperatura media para el conjunto del país entre el 5 y el 13 de abril.

Si se analiza el mapa de la figura 2 con los valores medios de las temperaturas máximas registradas en estas fechas, se ve que en la Península los valores más altos se encuentran en el valle del Guadalquivir, con temperaturas entre 19 y 23 °C, valores similares se dan también en el interior de la provincia de Murcia; en el resto de la mitad sur las temperaturas se sitúan por encima de los 18 °C, a excepción de las zonas montañosas; en la mitad norte las máximas más elevadas se registran en el valle del Ebro con valores entre 18 y 20 °C, mientras que las más bajas se obtienen en las cumbres de los sistemas montañosos, con valores próximos a los 4 °C. En la meseta norte las máximas oscilan entre 14 y 17 °C, mientras que en Galicia y a orillas del Cantábrico se sitúan entre 15 y 18 °C, llegando a los 20 °C en el interior de Ourense; valores entre 17 y 20 °C se tienen en el litoral catalán y el archipiélago balear. En Canarias, se encuentran temperaturas entre 21 y 23 °C en zonas costeras, que bajan hasta los 11,7 °C del observatorio de Izaña, a 2371 metros de altitud.

Son muchas las estaciones que han superado los 30 °C en estas fechas, correspondiendo el récord a Bilbao, Lleida y Sevilla con 33,0 °C los días 6 de abril de 2011, 9 de abril de 2011 y 9 de abril de 1995 respectivamente; les siguen Ourense con 32,9 °C el 8 de abril de 2011, Badajoz con 32,6 °C el 8 de abril de 2011, Córdoba con 32,4 °C el 12 de abril de 2017 y Zaragoza también con 32,4 °C el 9 de abril de 2011. Las máximas absolutas más bajas corresponden a Palencia con 24,8 °C el 8 de abril de 2011, Ceuta con 25,4 °C el 7 de abril de 2004, Palma de Mallorca con 25,5 °C el 10 de abril de 2011, Barcelona con 25,9 °C el 10 de abril de 2011 y León y Ávila, ambas con 26,6 °C el 8 de abril de 2011.

Mapa_02_TMax

Figura 2. Temperatura media (°C) de las máximas entre el 5 y el 13 de abril para el periodo 1981-2019.

La temperatura máxima más baja entre las estaciones analizadas se registró el 6 de abril de 1986 en Soria, con tan solo 0,6 °C, le siguen Burgos y Ávila con 1,2 °C los días 6 de abril de 1986 y 12 de abril de 1986 respectivamente, Pamplona con 2,0 °C el 6 de abril de 1986 y Foronda con 2,4 °C el 12 de abril de 1986. En el otro extremo se encuentran los observatorios de Gran Canaria con 18,4°C el 8 de abril de 1981, Santa Cruz de Tenerife con 18,2 °C el 8 de abril de 1990, Almería con 15,0 °C el 11 de abril de 2002, Sevilla con 14,6 °C el 12 de abril de 2018 y Ceuta con 14,4 °C registrada el 9 de abril de 2015.

En el mapa de la figura 3 se representa la distribución de los valores medios de las temperaturas mínimas durante estos días. En la Península los valores más elevados corresponden a las costas de Andalucía con mínimas entre 10 y 14 °C. Valores ligeramente más bajos, con temperaturas entre 10 y 12 °C se registran en las costas de la región de Murcia y de la Comunidad Valenciana; se obtienen mínimas también bastante suaves en el valle del Guadalquivir, con valores en torno a los 10 °C. En el resto de la mitad sur predominan los valores entre 5 y 8 °C. En la mitad norte, las temperaturas son más frías; en la meseta predominan las mínimas entre 2 y 5 °C y en Galicia, a orillas del Cantábrico y en el valle del Ebro entre 6 y 8 °C. En los sistemas montañosos peninsulares se registran todavía valores por debajo de los 0 °C, que en las cumbres más elevadas quedan incluso por debajo de –5 °C. En Baleares se encuentran mínimas entre 8 y 12 °C y en Canarias entre 15 y 17 °C, bajando hasta 3,3 °C en el observatorio de Izaña (a 2371 metros de altitud).

Mapa_03_TMin

Figura 3. Temperatura media (°C) de las mínimas entre el 5 y el 13 de abril para el periodo 1981-2019.

Si al analizar las temperaturas máximas absolutas se registran valores plenamente veraniegos, en el caso de las mínimas absolutas se tienen temperaturas típicamente invernales, sobre todo en la meseta norte, destacando Ávila con –8,6 °C el 13 de abril de 1986, Valladolid con –6,2 °C el 8 de abril de 1986, Burgos y León con –5,4 °C el 9 de abril de 1986 en ambos casos, Guadalajara con –5,0 °C el 13 de abril de 1986, Salamanca –4,8 °C el 9 de abril de 1986 y Soria también con –4,8 °C el 13 de abril de 1986. En Canarias se encuentran mínimas mucho más templadas, como demuestran las mínimas absolutas de Gran Canaria con 12,0 °C el 8 de abril de 1989 y Santa Cruz de Tenerife con 12,9 °C el 8 de abril de 1994.

Si se repara ahora en las mínimas más altas, nos obtienen valores propios del final de la primavera o de comienzos del verano. En Canarias, Gran Canaria registró una mínima de 22,0 °C el 13 de abril de 1983 y Santa Cruz de Tenerife 20,5 °C el 6 de abril de 2004. En la Península las mínimas más elevadas corresponden a Almería con 21,0 °C el 6 de abril de 2011, Jaén con 20,0 °C el 7 de abril de 2011, A Coruña con 19,4 °C el 7 de abril de 2011, Pontevedra con 19,1 °C el 6 de abril de 2011, Málaga con 18,8 °C el 10 de abril de 2011 y Cádiz también con 18,8 °C el 5 de abril de 1997. En el otro extremo Palencia y Soria donde la mínima más alta fue de 10,0 °C, el 10 de abril de 2014 en el caso de Palencia y el 7 de abril de 1997 en el de Soria, Burgos con 10,4 °C el 10 de abril de 1981, Salamanca con 11,2 °C el 6 de abril de 2011 y Guadalajara con 11,5 °C el 13 de abril de 1988.

PRECIPITACIÓN Y METEOROS

En el mapa de la figura 4 se representa el valor medio de la precipitación acumulada estos días. En la Península los valores más bajos se dan en zonas de las provincias de Almería, Alicante y Murcia, con cantidades inferiores a 5 mm, mientras que los más altos corresponden al oeste de Galicia y al norte del País Vasco y Navarra, con valores predominantes entre 30 y 40 mm, pero que puntualmente están entre 40 y 60 mm; en el resto de la Península predominan las cantidades entre 10 y 15 mm, salvo en el tercio norte con valores algo más altos, entre 15 y 30 mm y en el sureste con valores algo más bajos, entre 5 y 10 mm. En Baleares la precipitación acumulada estos días está entre 5 y 10 mm, mientras que en Canarias la precipitación es menor, con cantidades predominantes inferiores a 2 mm en Lanzarote y Gran Canaria y entre 2 y 10 mm en el resto de las islas, correspondiendo el máximo al aeropuerto de Tenerife Norte con 13,8 mm.

Mapa_04_Prec

Figura 4. Precipitación media acumulada (en mm) entre el 5 y el 13 de abril para el periodo 1981-2019.

La precipitación, al igual que la temperatura, presenta una gran variabilidad climática en estas fechas primaverales, como puede verse en el gráfico 2 con la precipitación acumulada en el observatorio de Madrid-Retiro durante estos días. En él, en nueve de los treinta y nueve años considerados, no ha habido precipitación y en tres más ha sido igual o inferior a 1 mm, mientras que en dieciséis se han superado los 10 mm, siendo los años de mayor precipitación 2018 con 46,5 mm, 2002 con 45,4 mm, 1981 con 42,2 mm, 1986 con 39,1 mm y 2008 con 35,3 mm.

Grafico_02_Pluvio

Gráfico 2. Precipitación acumulada entre el 5 y el 13 de abril en el observatorio de Madrid-Retiro

El mapa de la figura 5 muestra el número de días de precipitación en este periodo. Los valores más bajos se registran en las provincias de Almería, Murcia y Alicante con entre 1 y 2 días de precipitación; entre 2 y 3 días se registran en el sur de Extremadura, en Andalucía y en la mayor parte del tercio este peninsular y de Baleares; entre 3 y 4 días en gran parte del interior peninsular y en el norte de Cataluña, entre 4 y 5 días se obtienen en el este de Castilla y León, La Rioja, Navarra, Cantabria, sur de Asturias y la mayor parte de Galicia, y entre 5 y 6 en el norte de Lugo y de Asturias y en el País Vasco. En Baleares se tienen valores entre 2 y 4 días y en Canarias entre 1 y 2, subiendo hasta los 3,4 días en el aeropuerto de Tenerife Norte.

Mapa_05_NDiasPrec

: Figura 5. Número medio de días de precipitación entre el 5 y el 13 de abril para el periodo 1981-2019.

Los valores más elevados de precipitación acumulada durante estos días entre las estaciones principales de AEMET incluidas en este resumen son los de San Sebastián con 150,2 mm en 2018, Santander con 134,4 mm en 1998, Pamplona con 124,1 mm en 2018, Ceuta con 119,8 mm en 2018, Oviedo con 117,2 mm en 1998 y Pontevedra con 115,6 mm en 2018. También en Córdoba, Bilbao, Lugo, Jaén, Girona y Zaragoza se superaron los 100 mm en alguno de los 39 años considerados. 

Muy unidos a la precipitación están los meteoros. El más habitual estos días ha sido la lluvia, destacando los observatorios de San Sebastián con el 63,0 % de los días, Bilbao con el 62,1 %, Oviedo con el 60,7 %, Foronda con el 59,3 %, Santander con el 55,8 % y Lugo con el 54,5 %. También la nieve y el granizo han estado presentes en algunas estaciones; las que con más frecuencia han registrado nieve son Soria con el 11,4 % de los días, Ávila con el 11,1 %, Segovia con el 10,4 %, Burgos con el 8,8 %, Foronda con el 5,4 % y Teruel con el 5,2 %. En lo concerniente al granizo el máximo se encuentra en Segovia y San Sebastián con el 5,7 % de los días, seguidos de Cuenca y A Coruña con el 4,8 %, Lugo con el 4,7 % y Burgos y Santander con el 3,7 %. El mayor número de días de tormenta corresponde a Foronda con el 7,7 %, San Sebastián y Bilbao con el 6,8 %, Pamplona con el 6,1 %, Ourense con el 6,0 % y Burgos y Badajoz con el 5,7 %. La niebla también es un meteoro bastante frecuente, sobre todo en el norte peninsular, destacando San Sebastián con el 34,5 % de los días, Oviedo con el 27,4 %, Lugo con el 21,2 % y Girona con el 11,1 %. En el otro extremo Guadalajara, Santa Cruz de Tenerife y Gran Canaria no han registrado ningún día de niebla en estas fechas.

CONCLUSIONES

Las conclusiones presentadas a continuación no son una predicción para la Semana Santa de 2020, sino un resumen de cómo han sido los días comprendidos entre el 5 y el 13 de abril en los últimos 39 años.

En la mitad sur peninsular las temperaturas medias oscilan entre los 12 y los 17 °C, mientras en la mitad norte están próximas a los 8 °C en la meseta, subiendo en Galicia y en el litoral cantábrico a valores entre 10 y 12 °C; temperaturas algo más altas, entre 13 y 14 °C se encuentran en Cataluña y valle del Ebro y entre 15 y 16 °C en la Comunidad Valenciana y Baleares. En el centro peninsular las temperaturas oscilan entre los 10 y los 12 °C. En los sistemas montañosos peninsulares las temperaturas son más frías, con valores que en las cumbres más elevadas llegan a rondar los 0 °C. En Canarias se registran temperaturas entre 18 y 19 °C en zonas costeras, bajando hasta los 7,5 °C del observatorio de Izaña, situado a 2371 metros de altitud.

En la Península las temperaturas máximas más elevadas se dan en el valle del Guadalquivir, con temperaturas entre 19 y 23 °C; valores similares se obtienen también en el interior de la provincia de Murcia; en el resto de la mitad sur las temperaturas se sitúan por encima de los 18 °C, a excepción de las zonas montañosas; en la mitad norte las máximas más elevadas se registran en el valle del Ebro con valores entre 18 y 20 °C, mientras que las más bajas se encuentran en las cumbres de los sistemas montañosos, con valores próximos a los 4 °C. En la meseta norte las máximas oscilan entre 14 y 17 °C, mientras que en Galicia y a orillas del Cantábrico se sitúan entre 15 y 18 °C, llegando a los 20 °C en el interior de Ourense; valores entre 17 y 20 °C en el litoral catalán y el archipiélago balear. En Canarias, se dan temperaturas entre 21 y 23 °C en zonas costeras, que bajan hasta los 11,7 °C en el observatorio de Izaña (2371 metros de altitud).

Las temperaturas mínimas peninsulares más altas corresponden a las costas de Andalucía con mínimas entre 10 y 14 °C. Valores ligeramente más bajos, con temperaturas entre 10 y 12 °C se registran en las costas de la región de Murcia y de la Comunidad Valenciana; se encuentran mínimas también bastante suaves en el valle del Guadalquivir, con valores en torno a los 10 °C. En el resto de la mitad sur predominan los valores entre 5 y 8 °C. En la mitad norte, las temperaturas son más frías; en la meseta predominan las mínimas entre 2 y 5 °C y en Galicia, a orillas del Cantábrico y en el valle del Ebro entre 6 y 8 °C. En los sistemas montañosos peninsulares se registran todavía valores por debajo de los 0 °C, que en las cumbres más elevadas quedan incluso por debajo de –5 °C. En Baleares se miden mínimas entre 8 y 12 °C y en Canarias entre 15 y 17 °C, bajando hasta 3,3 °C en el observatorio de Izaña (2371 metros de altitud).

Son numerosas las estaciones que han superado los 30 °C en estas fechas, alcanzando temperaturas plenamente veraniegas, correspondiendo el récord a Bilbao, Lleida y Sevilla con 33,0 °C los días 6 de abril de 2011, 9 de abril de 2011 y 9 de abril de 1995 respectivamente; les siguen Ourense con 32,9 °C el 8 de abril de 2011, Badajoz con 32,6 °C el 8 de abril de 2011, Córdoba con 32,4 °C el 12 de abril de 2017 y Zaragoza también con 32,4 °C el 9 de abril de 2011.

 De igual manera que encuentran temperaturas máximas propias del verano, también se registran temperaturas mínimas invernales, sobre todo en la meseta norte, destacando Ávila con –8,6 °C el 13 de abril de 1986, Valladolid con –6,2 °C el 8 de abril de 1986, Burgos y León con –5,4 °C el 9 de abril de 1986 en ambos casos, Guadalajara con –5,0 °C el 13 de abril de 1986, Salamanca –4,8 °C el 9 de abril de 1986 y Soria también con –4,8 °C el 13 de abril de 1986. En Canarias se obtienen mínimas mucho más templadas, como demuestran las mínimas absolutas de las dos estaciones incluidas en el estudio, Gran Canaria con 12,0 °C el 8 de abril de 1989 y Santa Cruz de Tenerife con 12,9 °C el 8 de abril de 1994.

En estas fechas las precipitaciones son habituales. En la Península el menor número de días de precipitación se registra en las provincias de Almería, Murcia y Alicante con entre 1 y 2; entre 2 y 3 se obtiene en el sur de Extremadura, en Andalucía y en la mayor parte del tercio este peninsular y de Baleares; entre 3 y 4 en gran parte del interior peninsular y en el norte de Cataluña, entre 4 y 5 se registran en el este de Castilla y León, La Rioja, Navarra, Cantabria, sur de Asturias y la mayor parte de Galicia, y entre 5 y 6 en el norte de Lugo y de Asturias y en el País Vasco. En Baleares encuentran valores entre 2 y 4 días y en Canarias entre 1 y 2, subiendo hasta los 3,4 días en el aeropuerto de Tenerife Norte.

En la Península los valores más bajos de precipitación durante estos días se registran en zonas de las provincias de Almería, Alicante y Murcia, con cantidades inferiores a 5 mm, mientras que los más altos corresponden al oeste de Galicia y al norte del País Vasco y Navarra, con valores predominantes entre 30 y 40 mm, pero que puntualmente están entre 40 y 60 mm; en el resto de la Península predominan las cantidades entre 10 y 15 mm, salvo en el tercio norte con valores algo más altos, entre 15 y 30 mm y en el sureste con valores algo más bajos, entre 5 y 10 mm. En Baleares la precipitación acumulada estos días está entre 5 y 10 mm, mientras que en Canarias la precipitación es menor, con cantidades predominantes inferiores a 2 mm en Lanzarote y Gran Canaria y entre 2 y 10 mm en el resto de las islas, correspondiendo el máximo al aeropuerto de Tenerife Norte con 13,8 mm.

La precipitación, al igual que la temperatura, presenta una gran variabilidad climática en estas fechas primaverales, como queda de manifiesto al analizar la serie de la precipitación acumulada en el observatorio de Madrid-Retiro durante estos días. En nueve de los treinta y nueve años considerados no ha habido precipitación y en tres más ha sido igual o inferior a 1 mm, mientras que en dieciséis se han superado los 10 mm, siendo los años de mayor precipitación 2018 con 46,5 mm, 2002 con 45,4 mm, 1981 con 42,2 mm, 1986 con 39,1 mm y 2008 con 35,3 mm.

El meteoro más habitual en estas fechas ha sido la lluvia, destacando los observatorios de San Sebastián con el 63,0 % de los días, Bilbao con el 62,1 %, Oviedo con el 60,7 %, Foronda con el 59,3 %, Santander con el 55,8 % y Lugo con el 54,5 %. También la nieve y el granizo han estado presentes en algunas estaciones; las que con más frecuencia han registrado nieve son Soria con el 11,4 % de los días, Ávila con el 11,1 %, Segovia con el 10,4 %, Burgos con el 8,8 %, Foronda con el 5,4 % y Teruel con el 5,2 %. En lo concerniente al granizo el máximo se encuentra en Segovia y San Sebastián con el 5,7 % de los días, seguidos de Cuenca y A Coruña con el 4,8 %, Lugo con el 4,7 % y Burgos y Santander con el 3,7 %. El mayor número de días de tormenta corresponde a Foronda con el 7,7 %, San Sebastián y Bilbao con el 6,8 %, Pamplona con el 6,1 %, Ourense con el 6,0 % y Burgos y Badajoz con el 5,7 %. La niebla también es un meteoro bastante frecuente, sobre todo en el norte peninsular, destacando San Sebastián con el 34,5 % de los días, Oviedo con el 27,4 %, Lugo con el 21,2 % y Girona con el 11,1 %. En el otro extremo Guadalajara, Santa Cruz de Tenerife y Gran Canaria no han registrado ningún día de niebla en este periodo.

En estas fechas predominan los días con rachas de viento entre 31 y 50 km/h, seguidos de los días con rachas de viento menores o iguales a 30 km/h, siendo los días con rachas de viento superiores a 70 km/h los más escasos, aunque de las 52 estaciones consideradas, 13 presentan rachas máximas que alcanzan o superan los 100 km/h, correspondiendo la más elevada a Cádiz con 141 km/h el 7 de abril de 1997, el aeropuerto de Tarragona con 124 km/h el 7 de abril de 1994, San Sebastián con 113 km/h el 6 de abril de 2018, Foronda con 112 km/h el 7 de abril de 1985 y Oviedo con 108 km/h el 5 de abril de 1983; el resto de estaciones en las que se han alcanzado o superado los 100 km/h son Bilbao, León, Jaén, Santander, Melilla, Huesca, Lleida y Segovia.

El máximo peninsular de insolación diaria en estas fechas se registra en zonas de Extremadura, oeste de las provincias de Huelva y Cádiz, Almería, puntos de la Comunidad Valenciana, y en el sur de las provincias de Huesca y Lleida con entre 8 y 9 horas, mientras el mínimo se localiza en zonas de Cantabria y País Vasco con entre 4 y 5 horas; en el resto de la Península y en Baleares predomina la insolación entre 7 y 8 horas. En Canarias, la insolación predominante está comprendida entre 6 y 8 horas, correspondiendo el máximo al observatorio de Izaña (a 2371 metros de altitud) con una insolación media diaria de 10,1 horas.

Muy ligada a la insolación está la nubosidad, de la que se puede decir que predominan los días nubosos, seguidos de los cubiertos, siendo los despejados los menos habituales.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup