Sevilla

Alcalá del Río vibró de emoción con la “Bajada” de la Vera Cruz

Los Titulares fueron trasladados en la madrugada del domingo a la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción

El Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y María Santísima de las Angustias Coronada de la ribereña localidad sevillana de Alcalá del río, volvieron a bendecir al pueblo con su devotísima presencia en sus milenarias calles.

La noche del domingo 15 de mayo regresó la procesión de madrugada como tal, en todo su esplendor, y los cruceros rebosan una ilusión indescriptible tras este paréntesis de oscuridad. Los Amantísimos Titulares volverán a llenar todo de luz sus calles.

Y es que «La Bajada» manifiesta un verdadero signo de fervor y solemnidad; del peso de los casi seis siglos de esta Hermandad y del compromiso inquebrantable de sus Hermanos, pues en el cortejo participan cruceros y cruceras de todas las edades, además de multitud de devotos propios y foráneos tras nuestras Sagradas Imágenes.

Cientos de cirios en la oscuridad de la noche, con el silencio alterado exclusivamente por el rumor de las pisadas, discurrieron por las calles céntricas de la Villa, con la iluminación eléctrica pública apagada y acompañado por interminables filas de hermanos.

Momentos de la bajada junto a los Titulares de la Vera Cruz. Fotos: Antonio Rendón.

Los hermanos con cirios verde, acompañaron al crucificado y portando la talla del Cristo de la Vera-cruz, directamente sin andas, sobre los brazos de sus hermanos de la corporación.

Y con cirios blanco las hermanas llevaron a Marís Santísima de las Angustias Coronada, sobre una sencilla andas con asas, para que sus Hermanos agarren con sus manos el pasito de la Stma virgen de las Angustias, en la procesión de madrugada con los Titulares más cercanos que nunca, entre sus hermanos demostrando su eterna realeza con el único atributo de la sencillez.

Se trata de un referente y un acto marcado a fuego en el calendario cofrade y en el sentir devocional de la provincia.

«La Bajada» parte desde la Real Ermita de San Gregorio de Osset, a la Iglesia Parroquial de Santa María de la Asunción, para la celebración de los cultos en Honor del Santísimo Cristo de la Vera-cruz.

Esta procesión conocida popularmente como de “bajada”, debe su nombre al desnivel orográfico, entre la Real Ermita de San Gregorio de Osset y la Sta. Iglesia Parroquial de Sta. Mª de la Asunción de la villa.