Advertisements
El Capirote, Opinión, Sevilla

Aniversario olvidado

Sorprende que la capital hispalense no haya acogido la muestra que la ciudad natal de Martínez Montañés acoge hasta el próximo día 9 de diciembre, pero más curioso resulta que no se le haya dedicado al 450 aniversario del célebre imaginero una exposición a la altura de quien llevó a la escuela sevillana a lo más alto. Tan solo una muestra en la Magdalena que se añade a los actos que en 2015 organizó la hermandad de Pasión con motivo del 400 aniversario de la hechura del Nazareno de Pasión.

La capital ha preferido centrar sus esfuerzos en el IV centenario de Murillo –que no está dando los frutos esperados–, pero ello no ha sido óbice para que le se hubiera dedicado una retrospectiva a la obra de Montañés en el Círculo Mercantil o que algunas de las hermandades cuyos titulares salieron de sus manos hubieses acordado un ciclo de conferencias o una muestra en alguno de los templos que custodian estas obras. Y lo más fascinante es la escasa autocrítica que uno puede leer en prensa o en internet hacia un hecho insólito dada la transcendencia del aniversario.

Quienes pretenden escudarse en la falta de patrocinio apuntan a una gran muestra pero una serie de atenciones para conmemorar esta efeméride no hubiera requerido la atención de un gran dispositivo, solo el compromiso de una serie de instituciones que han dejado la figura del “Dios de la madera” en un segundo plano. Pero ni consistorio, empresas privadas, ni hermandades.

La muestra de más de setenta obras de Alcalá la Real contiene obras provenientes de Sevilla e incluso la misma ciudad, con las que ahora cuenta, habría bastado para una muestra que hubiera dado algo de aliento a un aniversario al que la ciudad tendría que haberse rendido. Más allá de la importancia de Montañés, porque su puesta en valor habría supuesto una importante inyección económica para la ciudad. El turismo de cofrades y cofradas, el de la explosión de las magnas y los  aniversarios habría sido ya más que un acierto asegurado en medio de una vorágine de capillitas que se lanzan en masa a procesiones extraordinarias ávidos de todo lo que recuerde al espacio de la Semana Santa.

Incluso el aniversario de Murillo, donde obras del pintor cuelgan de iglesias y cenobios podría haber dado aliento a que los turistas conociesen más sobre la figura del genial imaginero, donde retablos del jiennense se conjugan con lienzos del sevillano. Pero ni esas. ¿Han estado las instituciones a la altura del aniversario de un escultor que engrandeció la que es la fiesta más universal de la ciudad y la Semana Santa más importante del mundo?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: