Sevilla, ⭐ Portada

Antonio Escudero: «Se están diseñando unos actos para conmemorar los 50 años de la fusión de la Sacramental de San Vicente con las Siete Palabras»

El Hermano Mayor de la Hermandad de las Siete Palabras, Antonio Escudero ha anunciado en el último boletín corporativo que con motivo del cincuentenario de la fusión de la Sacramental de San Vicente con las Siete Palabras, «una importante efemérides que nos hizo entrar en ese privilegiado número de hermandades, que tienen al Santísimo Sacramento del Altar, como su principal Titular y al que como no puede ser de otra manera, tenemos que honrar y adorar, siguiendo el ejemplo de nuestra fundadora Doña Teresa Enríquez de Alvarado y Villagrán, que entregó su vida al Santísimo Sacramento, se están diseñando unos actos para conmemorar esta significativa fecha, que en breve os informaremos de ellos». Cultos y actividades que se añadirán  a los que como cada año celebrará puntualmente la hermandad. 

Al respecto, se han previsto cuatro tipos de actos a celebrar: Una acción formativa, compuesta por una o varias charlas o conferencias, con el tema del Santísimo Sacramento, una acción social, a llevar a cabo con alguna ONG de la ciudad o con algún proyecto de ayuda a los más necesitados, unos cultos extraordinarios, aprovechando el Triduo al Santísimo que se celebrará los días 24, 25 y 26 de octubre, dándole una especial solemnidad, invitando a la predicación de cada jornada a sacerdotes destacados en su devoción a la Sagrada Eucaristía y una exaltación de la Eucaristía a celebrar en una fecha aún no determinada. Cuando se tenga la programación cerrada y los actos detallados se procederá a su publicación en los medios sociales de la hermandad y a comunicarlos a todos los hermanos.

Cabe recordar que la Hermandad de las Siete Palabras que conocemos hoy en día tiene una cuádruple condición: hermandad sacramental, cofradía de penitencia, hermandad de gloria y hermandad de ánimas. Todo ello se alcanza a través de un proceso de fusiones que dura varios siglos y que es conveniente aclarar bien para comprender cómo se llega a él y sobre todo para saber valorar la riqueza espiritual, histórica y patrimonial que la corporación alcanza con todos sus titulares y devociones que tiene un denominador común: el barrio de San Vicente, en el que siempre ha radicado durante más de cinco siglos.

La Hermandad Sacramental de San Vicente. Se estima fundada por Doña Teresa Enríquez en 1511, así lo recogen las propias reglas de la hermandad, siendo por tanto de las primeras con tal carácter fundadas en la ciudad, si no la primera, ya que ninguna puede probar documentalmente la fecha de su creación. Su primera regla se elaboró en 1535. Las hermandades sacramentales se fundan con objeto de acompañar al Santísimo Sacramento cuando se administraba a los enfermos en sus casas, con objeto de que el sacerdote no fuese en solitario, llevándose bajo palio y acompañado por cera.

La Hermandad de Nuestra Señora de la Cabeza. Es una hermandad de gloria fundada en 1561 en el convento Casa Grande del Carmen, en la calle Baños. A pesar de su titulación similar a la del santuario de Andújar (Jaén), no fue filial de la cofradía matriz de esa localidad, aunque sí celebraba sus mismas fiestas y por sus reglas se conoce que se inspiró en aquella, aunque sin seguir la iconografía de la misma. En el convento del Carmen labró una capilla propia.

La Hermandad de las Ánimas Benditas. Se fundó en 1562 en la parroquia de San Vicente Mártir. Las corporaciones de Ánimas tenían como instituto el rogar por las almas que estaban en el Purgatorio, por lo que no cabe calificarlas como hermandades de gloria al uso. Por su carácter muchas personas se inscribían y dejaban legados testamentarios tras su muerte para misas en sufragio de sus almas.

La Cofradía de los Sagrados Clavos, Virgen de los Remedios y San Juan Evangelista. Aunque los datos que se poseen no lo confirman, parece que se fundó como hermandad de gloria en el convento de los Remedios y se convirtió en cofradía de penitencia. Esto último es lo que se desprende de su regla de 1595, que se conserva, y en la que se manifiesta que se encontraba ya en el convento del Carmen y que su instituto era la penitencia, saliendo en la tarde del Miércoles Santo, vistiendo sus cofrades túnica blanca con escapulario colorado.

La Hermandad del Rosario. Se fundó en la parroquia de San Vicente Mártir en 1672. Dentro de la tipología de las hermandades de gloria, las del Rosario tienen una característica especial, ya que su instituto es la propagación del rezo del rosario de forma pública, presididos por un simpecado. No obstante, esta corporación tuvo desde sus inicios una imagen de la Virgen y desde 1777 comenzó a realizar una procesión presidida por ella.

Estas cinco hermandades se fusionarían entre sí para dar lugar a nuestra corporación actual. La primera fusión data de 1629 cuando en el convento del Carmen se unen la Hermandad de la Cabeza y la de los Sagrados Clavos y Virgen de los Remedios. Es el primer caso conocido de una hermandad de gloria fusionada con otra de penitencia, y el motivo fue que al trasladarse al Carmen la Hermandad de los Sagrados Clavos, se ubicó provisionalmente en la capilla de la Cabeza, al estar en obras la iglesia del convento, pero se mantuvo en ella una vez concluyeron los trabajos. La convivencia durante treinta y nueve años de ambas corporaciones dio como resultado su fusión. Esta hermandad tenía ya un crucificado al que más tarde, en 1777, empieza a llamársele el Cristo de las Siete Palabras, advocación que aparece ya reconocida en la regla de 1798.

En 1794 se fusionan la Hermandad Sacramental y la de las Ánimas. A lo largo de los siglos, la coexistencia de ambas corporaciones fue grande, dándose la circunstancia que numerosos legados testamentarios, especialmente casas cuyas rentas se le dejaban por devotos, se hacían a las dos hermandades, cuyo cuerpo de hermanos era idéntico, hasta el punto de que se ingresaba de manera conjunta en ambas. Esa simbiosis desembocó en la fusión de las dos hermandades. En 1947 se produce la fusión de la Hermandad Sacramental y de Ánimas con la del Rosario. Ya en 1884 se había trasladado la imagen de la Virgen del Rosario a la capilla del sagrario, por deseo de buscar una mejor ubicación en la capilla de mayor tamaño del templo. Esto hizo que ambas corporaciones colaborasen en sus cultos y el proceso de decadencia que ambas vivían, junto a la idéntica composición del cuerpo de hermanos, motivó la fusión.

En 1966 se fusionaría la Hermandad Sacramental, de Ánimas y del Rosario, con la Hermandad de las Siete Palabras, como ya se conocía popularmente a la corporación resultante de la fusión de las de la Cabeza y Remedios. En 1868 se había trasladado a la parroquia de San Vicente Mártir, al serle incautada su capilla por el Estado. La colaboración con la Hermandad Sacramental fue grande desde sus inicios, y la situación de decaimiento que vivía ésta concluyó en una fusión con la cofradía de penitencia, reuniéndose así en una sola corporación todos los titulares citados y teniendo el cuádruple carácter de hermandad sacramental, cofradía de penitencia, hermandad de gloria y hermandad de ánimas.

El 15 de Octubre de 1970, el Ilmo. Sr. Teniente Vicario General del Arzobispado de Sevilla, firma el decreto por el que se aprueba la fusión entre la Hermandad Sacramental de la Parroquia de San Vicente y la Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de las Siete Palabras, María Santísima de los Remedios, Nuestra Señora de la Cabeza y San Juan Evangelista. Fusionadas en un solo cuerpo todas las hermandades por separado a partir de 1966 hasta la actualidad y en el futuro forman una sola corporación con el triple carácter eucarístico, penitencial y letífico, aunque con el indudable impulso de la cofradía de penitencia como motor de todos los demás cultos, algo que se evidencia cada vez más con el paso de los años, aunque últimamente se aprecie un interés por potenciar los otros aspectos que han permanecido aletargados durante décadas. En efecto, son los cultos a los titulares pasionistas los que congregan a mayor número de hermanos y especialmente la salida procesional el Miércoles Santo.

 

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup