Córdoba, Málaga, 🎶 Pentagrama

Así es Cristo del Mar, la nueva banda del Buen Suceso

La Banda de Cornetas del Cristo del Mar de Vélez-Málaga, que acaba de ser noticia en base al importante contrato suscrito con la Hermandad del Buen Suceso de Córdoba con vistas al próximo Martes Santo y de la que venimos hablando desde hace años como una de las más importantes de su género, ha marcado un antes y un después en la música procesional de cornetas y tambores. Tan sólo tiene diecisiete años de historia esta formación malagueña, ya que su fundación se remonta al 2 de octubre del año 2000, cuando un grupo de chavales consigue el apoyo de la Hermandad del Stmo. Cristo del Mar y María Stma. de las Penas de Vélez-Málaga para consolidar su afición a la corneta en una banda. Increíble el nivel musical de esta banda en tan corto espacio de tiempo. Al frente del proyecto, en la dirección, se encontraba la figura de Carlos Aragüez. El estilo que acogen al comienzo de su andadura en la música cofrade es el de la B.C.T. Presentación al Pueblo de la localidad sevillana de Dos Hermanas. Su primera actuación es nada más y nada menos que en Sevilla, en el certamen de Santa Cecilia organizado por la Banda de las Cigarreras, cuando la formación solamente tenía cuatro marchas en su repertorio. En 2001 Jorge Águila e Isaac Gómez, por aquel entonces en la dirección musical de la banda nazarena, visitan a la banda, la cual monta una marcha de ellos titulada Pilatos.

Tan sólo dos años después de su nacimiento, y de la mano de ambos músicos, se graba el primer trabajo discográfico de la banda malagueña. Lo que resulta totalmente increíble es que todas las marchas que se recogen en él son propias de la banda. Repito. En dos años consiguen grabar un disco con nada más y nada menos que nueve marchas propias, algo inaudito en esto de las cornetas y tambores. Y no piensen que son marchas mediocres, ya que se pueden encontrar composiciones espectaculares como Reina y Pastora, Bajo el Cielo de tu Reino o la espectacular Cristo del Mar. Pero detrás de todo ello hay mucho trabajo, en pleno verano de 2002 hay ensayos de mañana y tarde para los componentes de la formación. Sin duda la irrupción de esta banda en el panorama musical cofrade es gracias a este primer trabajo discográfico, grabado en los Estudios Alameda con Melody Records, que fue el más vendido de esa temporada de este estilo. Y no me extraña, sin duda supuso un soplo de aire fresco en el género de las cornetas y tambores, encerrado en lo que a mí me gusta llamar como “sota, caballo y rey”. Es de alabar la valentía que manifiesta esta formación musical desde su nacimiento, y es que no es sencillo instaurar un estilo propio de composición en el género de cornetas y tambores, tan poco dado a los cambios y a las novedades. Me detendré en este aspecto más adelante.

En otoño de 2002, sin duda un año frenético para la banda, se produce el apadrinamiento por parte de la B.C.T. Presentación al Pueblo de Dos Hermanas en un concierto en el que coinciden otras dos bandas: la B.C.T. Rosario de Cádiz y la extinta B.C.T. Sed de Sevilla, con las cuales la banda malagueña se hermana. A partir de ese punto de inflexión que fue el año 2002, la banda del Cristo del Mar participa en gran cantidad de certámenes, como el organizado por Canal Sur Radio en el teatro Cervantes de Málaga o en el Gran Teatro Falla de Cádiz, y otros certámenes en Granada, Dos Hermanas, Almagro (Ciudad Real) y Ávila y tres veces en el de Santa Cecilia de Sevilla. Con respecto a acompañamientos musicales en salidas procesionales, destaca la estación de penitencia de la Hermandad del Cristo de la Sangre o de la Hermandad del Rocío de Málaga capital, en Lebrija, Córdoba, Almería, Jerez, Ronda o Sevilla capital. 

Hay que mencionar que después de estos años “de locos”, comprensiblemente llega un periodo de relajación en la banda, de estancamiento en el nivel musical. Un nivel que se encontraba muy alto y difícil de mantener. Ya en 2006 llega Miguel Carmona a la dirección de la banda. Es en la primavera de 2009 cuando algunos de los músicos que comenzaron nueve años atrás con la banda deciden que es el momento de grabar un segundo trabajo discográfico que sirviera como motivación para que la banda alzara el vuelo de nuevo. Y es que el título del mismo, “Resurrexion”, no está elegido al azar. Se grabaría entre octubre y diciembre de ese mismo año, de nuevo bajo la batuta de Jorge Águila, Isaac Gómez y los hermanos Aragüez, para salir a la venta en cuaresma de 2010, año en el que se cumplía el X aniversario de la formación. Por aquel entonces la banda sólo tenía montadas tres de las diez composiciones que estaban previstas para el disco, así que de nuevo tocaba otro verano disparatado montando las marchas restantes. Otra locura, bendita locura como me gusta a mi llamarlo. Este trabajo supone la confirmación y aceptación de un estilo, su renovación y su explosión total en el panorama cofrade. Marchas que han marcado una época como Despojado de tus Vestiduras (mi preferida), Sangre y Pasión o la reconocidísima Getsele. Supuso otro punto de inflexión en la corta pero brillante historia de esta banda. Para mí es la demostración patente de que hay música de cornetas más allá de “lo de siempre”, y que afrontando los proyectos con valentía, trabajo y gran capacidad de sacrificio, todo es posible.

También en 2010 se estrena la uniformidad actual de la banda, inspirada en el uniforme de la marina del siglo XIX, diseñado por José Antonio González Mata. Una indumentaria muy peculiar, compuesta por chaqueta tres cuartos de color negro con la solapa abierta y remates con anclas doradas, con las iniciales de la banda en el cuello de la misma, pantalón del mismo color y gorra de plato alto personalizada. Se remata con un pañuelo de seda blanco para el cuello. En 2013 se realizó por primera vez el aula musical, teniendo la gran cifra de treinta niños y chavales queriendo aprender de música y formar parte de la banda. Esta medida ha vuelto a repertirse en 2014, garantizando así el futuro de las cornetas veleñas del Cristo del Mar. Fue muy novedosa la presentación de su single INRI, obra de Jorge Águila, por parte de la discográfica Orion Symphony. En 2017 editaron su tercer trabajo discográfico, «Te lo ruego, Señor», compuesto exclusivamente marchas procesionales propias.

Reconozco que cuando conocí a esta banda su estilo me impactó, y no estaba seguro de si lo que escuchaba me gustaba o no. Seguramente motivado por un desconocimiento musical agudo que no me permitía (hoy tampoco me lo permite porque ese desconocimiento persiste) comprender la complejidad de las marchas propias de Cristo del Mar. Lo que sí puedo decir sin ningún temor es que siempre he respetado y admirado la valentía por pretender instaurar ese estilo personalísimo en un mundo tan complejo como la música procesional de cornetas. Algo que sin duda no todo el mundo puede decir. Y es que esta banda ha recibido un aluvión de críticas desmedidas hacia su forma de entender la música cofrade. Se tiende a valorar solamente lo conocido, y en cuanto una marcha se sale de ahí… A darle palos. No me explico cómo aún existen críticas hacia sus composiciones por el motivo que sea. Más o menos acertadas, más fáciles o más difíciles de andar en la calle, sus composiciones poseen una calidad musical absolutamente indudable. Para esa crítica recurrente de que son marchas que no pueden andarse, recomiendo que vean el vídeo que dejo de la Flagelación linense a sones de INRI, a ver si opinan igual. Dicen que no es más fuerte quien cae menos o ninguna vez, sino quien sabe levantarse cada vez más fuerte, y esta filosofía es fácilmente aplicable a la banda de Vélez, por la gran cantidad de críticas, reveses y contratiempos que ha superado y a los que ha sabido sobreponerse. Es de elogiar.

Actualmente hay en torno a 100 músicos en sus filas. Su repertorio está formado por composiciones clásicas, como Virgen de la Paloma o Virgen de los Dolores, marchas de la B.C.T. Cigarreras de Sevilla, como Amor de Madre o Refúgiame, composiciones de la B.C.T. Presentación al Pueblo de Dos Hermanas, como Penas de Triana o La Promesa. Quiero hacer hicapié en las composiciones propias de la banda, que tienen un origen claro de la última banda mencionada, pero que han ido evolucionando de una forma muy personal. Si hablamos de esta banda, no simplemente podemos detenernos en su dominio pleno de estos dos estilos tan exigentes musicalmente. Decir Banda de Cornetas y Tambores Cristo del Mar de Vélez-Málaga es hablar de un estilo propio, no sólo de ellos, sino una línea de composición totalmente contrastada e instaurada en el mundo de la música cofrade (no exclusivamente de las cornetas y tambores). Y es que hay gran cantidad de formaciones cofrades que han ido adoptando consciente o inconscientemente el estilo musical originario de la banda veleña. Un estilo difícil de comprender, como decía anteriormente. Momentos de música muy tranquila y suave, con predominio de la riqueza armónica de la trompetería y los bajos, hasta que de repente se produce una explosión de derroche de potencia de cornetas, auxiliadas por una percusión muy activa que marca el ritmo de la línea musical. Hablando en plata, sus composiciones pasan de 0 a 100 en varios momentos de la marcha, dando como resultado marchas con unos contrastes espectaculares, llenas de matices que hay que saber escuchar y que reflejan momentos de la Pasión de Cristo a la perfección. Tengo mis preferidas entre su repertorio, por supuesto. Despojado de tus Vestiduras me parece una marcha que mantiene un nivel altísimo durante su interpretación, con una exigencia espectacular para las cornetas y una parte final sencillamente apoteósica. De INRI me quedo con el solo de corneta, que alcanza notas altísimas y es de los que eriza la piel, teniendo de nuevo otro final de los que hace las delicias de “los de abajo”. Para los amantes de las marchas con un tinte algo flamenco, recomiendo el comienzo de Sangre y Pasión, otro espectáculo y derroche convertido en música de cornetas. La marcha que da nombre a su primer trabajo discográfico, Cristo del Mar es otro espectáculo de principio a fin. Flagelado, dedicada al titular de la Hermandad linense, tiene un comienzo espectacular con un estruendo de cornetería y un solo altísimo. Así podría ir desgranando una por una las marchas del repertorio propio de esta fabulosa banda de cornetas y tambores.

No quiero terminar este artículo sin recalcar que la Banda de Cornetas y Tambores del Cristo del Mar de Vélez-Málaga se ha labrado un nombre dentro del panorama musical cofrade por méritos propios. La clave para este éxito no es otra que el trabajo y la capacidad de sacrificio y los resultados están ahí. Han logrado instaurar su estilo propio tras muchas vicisitudes en un mundo tan cerrado como el de las cornetas y los tambores. Marchas de gran complejidad y un altísimo nivel de exigencia para todos los componentes. Mi enhorabuena y mi reconocimiento hacia la banda malagueña, ojalá pueda seguir disfrutándoos durante mucho tiempo. Estamos ante una de las bandas que han marcado y marcan una época. Chapeau por ustedes.

Vídeos

INRI + Penas de Triana. Conjunción perfecta con la Flagelación de La Línea.

Getsele.

Despojado de sus Vestiduras.

Flagelado.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup