El Rocío, Huelva

Así es el altar onírico de la Hermandad del Rocío de Huelva

Para vivir la fiesta de Pentecostés, la Hermandad del Rocío de Huelva ha dispuesto un espacio onírico con el Simpecado como eje central, rodeado de la vegetación y foresta propia de la marisma. Una vara, un pañuelo de hierbas y una medalla a sus pies, sirven de nostálgico recuerdo del camino que volverá.

Sirviendo como fondo un escenario pintado por Josema López Vidal, el Simpecado sobre un monte de flores, sobre lecho de arena, está adornado con el fajín del almirante sobre el que prende la medalla de la ciudad y una mariposa, símbolo de trasformación. Nuestro Simpecado trasforma la pena de no poder asistir a la Romería en la esperanza de la presencia de María entre nosotros en un nuevo Pentecostés.

Un paño de altar, realizado a partir de una sábana de principio del siglo pasado de hilo, vainicas y encaje de bolillos, donado por una hermana, completa el conjunto. Un altar con el que la hermandad quiere trasladar la marisma a su casa, «ese espacio mágico al que volveremos cuando la Virgen quiera».

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup