Advertisements
Córdoba, ⭐ Portada

Así es Gestas, el mal ladrón de Pedro García Velasco para la Conversión

La Semana Santa de Córdoba de 2020 hubiera tenido como uno de sus grandes estrenos la presencia de la Hermandad de la Conversión el Viernes Santo, estrenándose como cofradía de penitencia. Además, la corporación cordobesa hubiera contado con el aliciente de haber estrenado tanto a Dimas como a Gestas, -cuya imagen estaba previsto ser desvelada la pasada Cuaresma- completando el misterio de la Conversión del Buen LadrónCuando los rigores del confinamiento al que hemos estado sometidos lo han permitido, la corporación que preside Rafael Dorado Gutiérrez ha decidido presentar la imagen de Gestas, el mal Ladrón, que ha tenido lugar este domingo 21 de junio, en la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario, de Electromecánicas, una magnífica talla, obra del imaginero Pedro García Velasco, quien también realizase la imagen de Dimas y la del espectacular Cristo de la Oración y Caridad.

El acto, que ha contado con la presencia del alcalde, José María Bellido y los concejales Salvador Fuentes y Marián Aguilar, ha dado comienzo a las 11:00 horas, con la presentación de la imagen, a cargo del Consiliario D. Juan Diego Recio Moreno y el Hermano Mayor Rafael Dorado. Posteriormente ha sido presentado un informe de la realización, a cargo del imaginero Pedro García Velasco. Finalmente, a las 12,00 horas se ha celebrado una Solemne Eucaristía, oficiada por D. Juan Diego Recio Moreno, Consiliario de la Hermandad y Párroco de Nuestra Señora del Rosario y Santa Beatriz de Silva. Ahora el Cristo de la Conversión quedará flanqueado por San Dimas y Gestas, obras también de García Velasco, coronando así un misterio inédito en la Semana Santa cordobesa, que brillará con luz propia el Viernes Santo de 2021.

Esta presentación supone un paso más en el ilusionante sendero desarrollado por la hermandad de la Conversión de cuya mano hace tiempo que se viene potenciando la semilla de la Fe en este Barrio Obrero con mayúsculas, consciente de su origen y orgulloso de su presente. Una fe amplificada con la presencia del imponente crucificado de García Velasco, cuya huella imperecedera se grabó con una fuerza inusitada en lo más profundo del espíritu del pueblo, el mismo que se sobrepone con el sudor de su cotidianidad, a una lucha de décadas de historia, el mismo que es capaz de encontrar en la esencia del Hijo de Dios y de su Bendita Madre, esa enseñanza infinita que se materializa en la Verdad absoluta, esa reminiscente identificación, que quienes pretenden abanderar lo que desconocen son incapaces de comprender.

El imaginero pontanés desvela todas las claves que ha manejado para su ejecución

La talla del mal ladrón culmina la parte principal del grupo escultórico del paso de misterio de la Hermandad de la Conversión. Este proceso se inició en 2014 cuando la por entonces pro-hermandad decidió encargar a Pedro García Velasco la realización de la imagen del Cristo de la Oración y Caridad, presentado en 2016 y que sustituiría a la anterior talla de Juan de Ávalos. Posteriormente se presentaría la talla del buen ladrón, San Dimas, en 2019.

El autor ha desarrollado un trabajo de documentación en fuentes originales tales como los textos canónicos y los evangelios apócrifos

Gestas ha ido surgiendo en la sucesión de diferentes fases de creación. En este proceso, el autor ha desarrollado un trabajo de documentación en fuentes originales tales como los textos canónicos y los evangelios apócrifos, concretamente el evangelio del Padre Nicodemo en sus Actas de Pilato, o la Declaración de José de Arimatea, manuscrito del s.XII, que nos ofrece los cargos por los que ambos ladrones fueron crucificados:

“Siete días antes de la pasión de Cristo fueron remitidos al gobernador Pilato desde Jericó dos ladrones, cuyos cargos eran éstos: El primero, llamado Gestas, solía dar muerte de espada a algunos viandantes, mientras que a otros les dejaba desnudos y colgaba a las mujeres de los tobillos cabeza abajo para cortarles después los pechos; tenía predilección por beber la sangre de los miembros infantiles; nunca conoció a Dios; no obedecía a las leyes y venía ejecutando tales acciones, violento como era, desde el principio de su vida.

El segundo, por su parte, estaba encartado de la siguiente forma. Se llamaba Dimas; era de origen galileo y poseía una posada. Atracaba a los ricos, pero a los pobres les favorecía. Aun siendo ladrón, se parecía a Tobit [Tobías], pues solía dar sepultura a los muertos. Se dedicaba a saquear a la turba de los judíos; robó los libros de la ley en Jerusalén, dejó desnuda a la hija de Caifás, que era a la sazón sacerdotisa del santuario, y sustrajo incluso el depósito secreto colocado por Salomón. Tales eran sus fechorías” (DecJosArim. 1, 1-2).

García Velasco también bebe de otras fuentes de carácter histórico. Este es el caso de los vestigios arqueológicos acerca de la crucifixión hallados en 1968 en Palestina

Crucifixión (1503) | Lucas Cranach El viejo (Alemania, Kronach, 1472 – Alemania, Weimar, 1553)

García Velasco también bebe de otras fuentes de carácter histórico. Este es el caso de los vestigios arqueológicos acerca de la crucifixión hallados en 1968 en Palestina, en las excavaciones realizadas en Jerusalén en Giv´at ha-Mitvar, a unos kilómetros de la puerta de Damasco, donde se hallaron los restos de un hombre que había muerto crucificado en el siglo I d.C. Sus restos se hallaban en un osario donde aparecía su nombre Yehohanán.

Hueso calcáneo de “Yehohanán” atravesado por un clavo

El profesor Haas del Departamento de Anatomía de la Universidad Hebrea de Jerusalén, tras examinar los restos, concluyó que había sido crucificado con ambos pies atravesados por un clavo lateralmente, fijándolos a un madero. Este clavo atravesó sendos calcáneos para dificultar el movimiento de sus piernas. Los brazos estaban sujetos a un poste de madera mediante clavos que atravesaban los huesos de las muñecas. En esa posición el cuerpo cae progresivamente sobre su propio peso, impidiendo la respiración, y produciendo de forma agónica la asfixia del condenado. Es esta una de las características reflejadas en la talla de Gestas.

Crucifixión de Cristo (Comienzos del siglo XVI) | Lucas Cranach El viejo (Alemania, Kronach, 1472 – Alemania, Weimar, 1553)

Pedro García Velasco también se apoya para este trabajo en referencias de tipo artístico como la obra, entre otros autores, de Lucas Cranach el Viejo (1472-1553) donde se representa a Gestas en edad más avanzada que San Dimas y con un tipo anatómico alejado del ideal de bellezaEn fases posteriores del proceso creativo, ha llevado al papel la idea para representarlo, que luego se traduce a barro en escala reducida y finalmente es tallado en madera de cedro y policromado al óleo.

Como particularidad de este misterio, de los ladrones cabe destacar que, al contrario de lo que tradicionalmente se concibe, la figura del buen ladrón se encuentra a la izquierda de Jesús y no a la derecha

Han colaborado distintos profesionales en la realización de este proyecto, para el que se ha realizado un estudio anatómico y de movimiento con modelos del natural, tratando de expresar el mayor naturalismo posible. El ebanista Gregorio Ruiz ha realizado las tres cruces del misterio.

Como particularidad de este misterio, de los ladrones cabe destacar que, al contrario de lo que tradicionalmente se concibe, la figura del buen ladrón se encuentra a la izquierda de Jesús y no a la derecha. Esto se debe a que la primitiva figura del Cristo de la Conversión que procesionaba la hermandad, de Juan de Ávalos, miraba a la izquierda, y la propia hermandad pidió que la nueva talla también lo hiciera en homenaje a la anterior escultura.

Pedro García Velasco (Puente Genil, 1974) es Premio Nacional de Escultura Exma. Sra. Duquesa De Alba, otorgado por la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría de Sevilla por la obra “Pensador Reposado”. Es profesor de Artes Plásticas y Diseño en la especialidad de Volumen en la Escuela de Arte Dionisio Ortiz de Córdoba.


Lucas Cranach el Viejo: Pintor renacentista y artista gráfico alemán que destacó por sus desnudos femeninos y por sus retratos. Cranach, cuyo nombre real pudo haber sido Lucas Müller o Sunder, nació el 4 de octubre de 1472, en Kranach, ciudad de la que tomó su apellido. Se cree que estudió pintura con su padre. De 1501 a 1504 vivió en Viena, y sus primeros trabajos conocidos datan de este periodo. Se incluye en ellos un retrato del humanista Doctor Reuss (Germanisches Museum, Nüremberg) y una Crucifixión (1503, Alte Pinakothek, Munich). En esta época su trabajo, lírico y animado por entornos paisajísticos, recibió la influencia de Alberto Durero.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup