Córdoba, ⭐ Portada

Así es la bambalina del palio del Buen Fin

Se trata de la primera piedra de un ilusionante proyecto que pasa por ser la obra póstuma de Fray Ricardo de Córdoba quien, mano a mano con Antonio Villar, concibió la nueva joya patrimonial de la cofradía del Campo de la Verdad

El 22 de octubre de 2018, la sede social de la Hermandad del Descendimiento, situada en la calle Fernández de Córdoba, 2, fue el lugar elegido por la corporación del Campo de la Verdad para presentar el diseño del que ha de ser el palio definitivo del segundo de los pasos de la cofradía del Viernes Santo, el de Nuestra Señora del Buen Fin que obedece a la creatividad de Fray Ricardo de Córdoba y Antonio Villar. Proyecto que pasa por ser el gran objetivo de índole patrimonial de la nueva junta de gobierno de la corporación, que preside Manuel Aguilera, que acababa de iniciar su primer mandato. El nuevo palio, bordado en oro fino, rematado en fleco de bellota y borlas en los varales, sustituirá al actual, una pieza realizada en aplicación diseñada por el propio Fray Ricardo de Córdoba, respetando la esencia del dibujo original, con significativas mejoras. Una esencia que incluye conservar la misma tonalidad, seña inequívoca de identidad del palio de la dolorosa.

Al acto de presentación, que contó con la presencia del diseñador, Fray Ricardo de Córdoba, figura insustituible y director artístico de la hermandad hasta su fatal desenlace, el bordador Antonio Villar, que ha reinterpretado el diseño original, así como del hermano mayor de la corporación, Manuel Aguilera y el párroco de San José y Espíritu Santo y consiliario de la cofradía, Pedro Soldado, acudió un nutrido grupo de hermanos expectantes por conocer el diseño desvelado. En el proyecto ha colaborado Fernando Morillo que ha aportado sus vastos conocimientos en la reordenación estructural de las dimensiones. Manuel Aguilera, que descartó concretar fechas de culminación del proyecto, aseguraba que se comenzó a trabajar en este ilusionante objetivo nada más dar comienzo su mandato. Por su parte, Villar confirmó la inminencia del emotivo acto de la primera puntada así como que la pieza será bendecida y se estrenará íntegramente culminada.

Una premisa inexcusable tanto para el artista como la cofradía pero que no es óbice para que las piezas culminadas se vayan presentando sucesivamente para deleite de los hermanos y de todo el universo cofrade. De ahí que la corporación haya presentado la primera de ellas, la bambalina frontal, mostrada tras la eucaristía del ciclo cultural que la hermandad consagra en honor de su dolorosa. Cabe destacar que la pieza quedará expuesta en San José y Espíritu Santo todo el sábado, coincidiendo con el besamanos presidido por la Virgen. Primera piedra de un ilusionante proyecto que pasa por ser la obra póstuma de Fray Ricardo de Córdoba quien mano a mano con Antonio Villar, concibió la nueva joya patrimonial de la cofradía del Campo de la Verdad.

 

Un proyecto patrimonial de primer orden

En sentido estricto, la reinterpretación del diseño original fue realizada por Antonio Villar, pero siempre supervisada y aprobada por Fray Ricardo como diseñador del palio. Entre ambos, mezcla de la sobrada experiencia en el lápiz, y del saber hacer en el bordar, crearon el nuevo. Según la modificación presentada para el diseño, la María coronada del frontal es más grande, ya no cuenta con los lazos y letanías alrededor, sino que son siete en lugar de cinco las rosas que la acompañan, en símbolo de los siete dolores de la Virgen. También se cambia la zona de la crestería eliminando las cartelas con las letanías, y unas piezas en forma de asas de gran tamaño.

Para cubrir este hueco, se alargan y estilizan piezas, completándolas con otras para conseguir esa magnífica crestería de formas onduladas, pero con una mejor continuidad a la anterior. Con estas modificaciones, la bambalina frontal queda resuelta de esta manera, la zona central se engrandece y sube, dejando mayor visión de Nuestra Señora del Buen Fin, en el centro de este, una María coronada como motivo central, rodeada por siete rosas. Los paños laterales –que se presentarán en el futuro- se alargan con el movimiento de algunas piezas, se respetan esos medallones que tanta personalidad dan al palio así como se suprimen los picos que frenan el movimiento. La zona de la crestería se estiliza e iguala a formas onduladas. La pieza será rematada por un exquisito fleco de bellota en oro fino y borlas entre varales que hará las delicias en el oído cada Viernes Santo.

El actual palio

Cabe recordar que el paso de palio de Ntra. Sra. del Buen Fin ha experimentado una gran evolución desde que éste se pusiera en la calle el Viernes Santo de 1987, habiendo renovado toda su orfebrería e incorporando algunas piezas de las que carecía, como era el caso de los respiraderos y los candelabros de cola. En 2010 se finalizaron los trabajos de bordado del actual palio y que abarcaron un período de 17 años desde que iniciaran estos trabajos. El palio actual es de terciopelo rojo en su totalidad con borlas en las caídas de las bambalinas. Todo el conjunto del palio está bordado, bajo la técnica de la aplicación, por diversos talleres cordobeses siendo el diseño realizado al completo por Fray Ricardo de Córdoba. En cuanto a la parte exterior del palio, la caída frontal fue bordada en los talleres San Rafael en 1993, la caída trasera en los talleres de Eduardo Heredia en 1997, las caídas laterales realizadas en los talleres de Eduardo Frageiro en 2003. En cuanto a la parte restante del palio, todo el conjunto del mismo fue bordado en el taller de bordado de la Hermandad que coordina Antonio Villar entre los años 2008 y 2010. Las caídas frontal y trasera se estrenan en el año 2009 y las laterales en el año 2010.

En 2008 se estrenó el bordado del techo de palio, realizado en los talleres de bordado de la Hermandad coordinado en ese año por Eduardo Frageiro. Intercala la malla calada para que pueda entrar la luz del sol e iluminar el bello rostro de Ntra. Sra. del Buen Fin, ya que parte del recorrido de la Hermandad se hace bajo los rayos del sol de la tarde del Viernes Santo. La Gloria, situada en la parte central, representa la Asunción de la Santísima Virgen, rodeada de Ángeles y querubines. Mide 110×85 centímetros, y esta dorada en oro amarillo y blanco, estofada y policromada, se enmarca dentro un marco de orfebrería cincelado en los Talleres de Orovio de la Torre. El diseño y realización de la Gloria es obra del imaginero cordobés Manuel Luque Bonillo. El conjunto presenta detalles curiosos, como la presencia de dos angelitos negros, otros dos con chupetes de plata, y varios del sexo femenino, una de ellas con lacitos y otra con una coleta.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen