Sevilla

César Ramírez felicita la Navidad con una joya macarena

Sin prisa, pero sin pausa. Así se va acercando, como cada año, la fiesta de la ilusión, de la añoranza, de los deseos, de la familia… Un año más nos vamos acercando, casi sin darnos cuenta, a otra nueva Navidad. 

Una nueva Navidad que César Ramírez ha querido plasmar en una preciosa felicitación preñada de sentimientos y detalles. Una obra donde el artista vuelve a demostrar su magnífica técnica del retrato. 

La Navidad representada en la Madre como nexo de unión de toda la familia. Rodeada de niños sonrientes al sentirse acogidos, escuchados, amados. Sólo hay que observar la ternura de la mirada de entre el niño y la Madre. Una Madre muy especial… y es que César Ramírez une en esta joya macarena a Bouguereau y a Murillo, unidos por la Esperanza.

Un auténtico regalo que no representa una noche cualquiera. Representa la noche más familiar del año. Esa en la que nos reunimos en torno a una mesa para celebrar la llegada del Niño Dios, representado en esa estrella que guía nuestros pasos día tras día. 

César vuelve a hacernos vibrar con esta escena tan cargada de emoción y nos invita a reflexionar sobre el verdadero mensaje de la Navidad.