Advertisements
El Rincón de la Memoria, Sevilla

Cincuenta años bendiciendo Bellavista

Los vecinos veteranos del barrio recuerdan con claridad el día de la llegada de la imagen de María Santísima del Dulce Nombre en sus Dolores y Compasión, acaecida hace medio siglo. Bellavista conmemora ahora los cincuenta años que transcurren desde aquella calurosa jornada del viernes 22 de agosto de 1969, en que tuvo lugar la bendición de la nueva talla que veneraría la Parroquia del Dulce Nombre de María. Se trata de una exquisita imagen gubiada por el celebérrimo imaginero sevillano Luis Álvarez Duarte, quien daba por concluida la obra apenas dos meses antes, cuando el 28 de junio procedía a colocarle las lágrimas a la dolorosa, de 180 cm.

La Parroquia del Dulce Nombre de María había sido fundada en 1968. El primer párroco fue José Antonio Pérez Domínguez de la Rasilla el primer párroco, quien llegaría desilusionado a un barrio que contaba con pocos católicos practicantes. Surge entonces la idea de crear una cofradía para reactivar esta feligresía periférica, encargando tempranamente una imagen a Duarte. Sin embargo, la escasa capacidad adquisitiva del templo apenas permitió pagar 5000 pesetas de las 15000 que costaba el encargo.

Se intentó que la imagen recogiera en sí el momento en que la Virgen María, consciente del fruto de sus incontables Dolores y de su Compasión al pie de la cruz, esperaba ya anhelante la Resurrección. Con ello, la advocación quedó ratificada por aprobación canónica el día 8 de julio de 1968, siendo bendecida un mes más tarde en la Parroquia de San Lorenzo por el párroco José Camacho. La dolorosa vestía saya blanca bordada de Madre de Dios de la Palma y manto blanco y corona de la Virgen del Dulce Nombre, titular de la corporación madrina.

La presentación de la Virgen a la feligresía se tuvo en horas vespertinas del viernes 22 de agosto de 1969, entonces fiesta del Inmaculado Corazón de María. Previamente, y en privado, había sido trasladada al Colegio Santa María (de las religiosas de la Compasión), desde donde salió procesionalmente acompañada de innumerable público y se detuvo ante la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús. En la Plaza de las Cadenas, la imagen recibió una encendida salutación del párroco y las preces de los fieles. El domingo día 24 se celebró el primer besamanos.

Ya el 12 de septiembre de 1970 tendría lugar la coronación popular de la Virgen del Dulce Nombre. “¡La Virgen no tiene corona!” fue la frase repetida por todos, cuando terminados los cultos de 1969, fue devuelta una corona cedida por la Hermandad de la Carretería. El párroco, en el día 23 de septiembre de 1969, iniciaba la tarea de confeccionar personalmente el padrón parroquial, yendo casa por casa y pidiendo por cada miembro de la familia una perra gorda (10 céntimos). De esta manera, la corona sería contribución de todos. De este modo, a su paso por la Plaza de las Cadenas en su recorrido procesional, el párroco, ante inmensa y enfervorizada multitud, imponía la corona a la Virgen, realizada en plata sobredorada por el orfebre Jesús Domínguez.

Tras la bendición de Nuestro Padre Jesús Cautivo de la Salud y Remedios en 1970, el proyecto de hermandad comenzaría decaer hasta desaparecer años más tarde. Sin embargo, en 1992 resurgen las ilusiones entre los vecinos de Bellavista, realizándose en 1993 la primera salida procesional del Señor y aprobándose como agrupación parroquial en 1995. No fue hasta el 12 de septiembre de 1999 cuando se decide sacar a María Santísima del Dulce Nombre bajo palio por las calles de la feligresía, haciéndolo con posterioridad cada Viernes de Dolores.

El pasado 7 de julio, la cofradía de Bellavista conmemoraba la bendición de la imagen con una función extraordinaria en la Parroquia del Sagrado Corazón, donde la corporación radica durante las obras del templo. Además, celebrará Santa Misa en la jornada de mañana para conmemorar la llegada al barrio. Por otro lado, la hermandad cuenta con un logotipo para tan histórica efemérides, realizado por Alejandro Díaz Portillo, así como con un cartel obra de Juan Miguel Ojeda Rubí, presentado en la pasada Cuaresma y que presidía varias balconadas del barrio durante la jornada del Viernes de Dolores para el paso de la cofradía.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies