Córdoba

Cuatro años de un sueño que brilla con luz propia

Ocurrió un 23 de junio de 2013, hace exactamente cuatro años. Cuatro años del comienzo de un hermoso sueño que se ha ido materializando piedra a piedra en el corazón de la ciudad de San Rafael construido sobre el esfuerzo colectivo de unos hombres y unas mujeres que han logrado contagiar a toda la Córdoba Cofrade del anhelo de que un día, una cofradía vuelva a salir del Palacio de la Merced para inundar con su aroma insustituible el alma de quienes desde aquél día hallan consuelo en la infinita mirada de la Madre de Dios.

Aquél día, el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, presidió en la iglesia de la Merced, bendijo a María Santísima de la Quinta Angustia, en el transcurso de una eucaristía que estuvo concelebrada por una decena de sacerdotes, y que estuvo amenizada musicalmente por el coro de la Catedral. Una dolorosa, obra de los imagineros Juan Jiménez y Pablo Porras, dotada de una belleza singular que ha conseguido enamorar a propios y extraños y que en aquella jornada histórica presidió un espectacular altar, situado en un lateral del templo.

La imagen, vestida por Antonio Villar, fue colocada sobre la peana de la Virgen del Carmen de San Cayetano, luciendo para tan histórico momento una saya de Nuestra Señora Reina de los Mártires, y un manto en color negro perteneciente al ajuar de Nuestra Señora de las Angustias. Luego llegó el histórico traslado a San Miguel de la primavera de 2014, por las obras a las que fue sometido el templo que luce poderoso junto a los Jardines de la Merced, y el infinito rosario de acontecimientos que han ido cuajando la joven e intensa historia de esta incipiente corporación cuyo cuidado del detalle y mimo con el que desarrollan cada uno de los actos que protagoniza, han logrado concitar el interés de buena parte del público cofrade, por su incuestionable buen hacer.

Una historia en la que la irrupción de la figura de Álvaro Abril ha marcado un indudable antes y después. Un artista multidisciplinar que se ha consolidado dentro del panorama cofrade como una auténtica realidad en los últimos años, tras superar con nota sobresaliente su etapa como figura emergente. Respetado, reconocido y profundamente valorado, fundamentalmente en la zona más oriental de Andalucía, con una importante presencia en Granada y Jaén, lleva años desarrollando una más que interesante faceta de vestidor y diseñador, que no ha pasado inadvertida para las hermandades cordobesas.

En el caso de la hermandad de la iglesia de la Merced su impronta en el ámbito del diseño ha venido marcando el devenir patrimonial de la corporación, siendo responsable del enriquecimiento artístico de buena parte del ajuar de su titular, proyectando una saya -una excelente pieza con diseño inspirado en el bordado de la centuria decimonónica, perteneciente a la corriente del modernismo-, una corona y otros elementos entre los que destacan un corazón y un puñal para María Santísima de la Quinta Angustia.

El pasado otoño, Abril volvió a ser noticia por haber firmado su compromiso con la corporación del Campo de la Merced para acometer el diseño de todo el guion y ambos pasos que portarán a Nuestro Padre Jesús en su Soberano Poder, un nazareno de gran talla, en movimiento y con la cruz al hombro y a María Santísima de la Quinta Angustia, la preciosa dolorosa que ya reina en el corazón de cientos de cordobeses, en lo que supone la primera piedra del sueño de incorporar a la Semana Santa de la ciudad de San Rafael a uno de los proyectos que con mayor solidez se vienen configurando en los últimos años. Un sueño que comenzó a brillar con luz propia hace ahora cuatro años.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup