Advertisements
Córdoba, Galerías

Cuatro rincones impregnados de incienso por obra y gracia de nuestras cofradías

Featured Video Play Icon

El domingo cofrade en la ciudad de Córdoba gozó de cuatro puntos neurálgicos esenciales, tres de ellos en torno a la figura del Divino redentor y el último protagonizado por su bendita Madre. Cuatro enclaves insustituibles en los que nuestro compañero Antonio Poyato se hizo presente para volver a registrar, en virtud de su personalísima mirada, cuatro acontecimientos irrepetibles que ya forman parte de la memoria colectiva de decenas de cofrades.

En San Lorenzo, Nuestro Padre Jesús de los Reyes, Aquél que abre cada primavera la semana más hermosa al pie de Sierra Morena esperaba expuesto en devoto besapiés la llegada de sus fieles. Mientras, en San Francisco el señor Amarrado a la Columna recibía el amor incondicional de sus hortelanos y Nuestro Padre Jesús del Silencio la visita de sus hijos del Cerro.

Y en el corazón mismo de la ciudad María Santísima de la Quinta Angustia, ataviada de manera exquisito, era destino de todas las miradas que se adentraban entre los muros de la iglesia de la Merced. Cuatro rincones impregnados de incienso por obra y gracia de nuestras cofradías.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: