Córdoba

Destellos de la primera salida de la Soledad de la Parroquia de Guadalupe

La Hermandad de la Soledad ha vuelto a hacer historia este domingo inolvidable en el que se siguen dando muestras de la apertura al culto público que está teniendo lugar en la ciudad de San Rafael. Un acontecimiento irrepetible por mor de la primera salida de la bellísima dolorosa de Luís Álvarez Duarte desde su nueva sede canónica, la Parroquia de Guadalupe, a la que llegó hace ahora un año si bien las circunstancias derivadas de la pandemia, que nos ha venido azotando todo este tiempo, han impedido que se produzca con anterioridad. Cabe recordar que la hermandad había previsto un traslado público, hace exactamente un año, desde su anterior sede canónica hasta Guadalupe. Traslado público que hubo de ser suspendido.

Hoy sí. La Virgen de la Soledad, rodeada de hermanos, fieles, vecinos, cofrades y devotos, ha recorrido por primera vez su feligresía para deleite de la corporación y alegría de la Córdoba cofrade, que vuelve a ver imágenes sagradas por sus calles y ha asistido con satisfacción a este acontecimiento único. La Virgen ha transitado sobre parihuelas por las calles Veintiocho de Febrero, Cartago, San Perfecto, Sagunto, Platero Pedro de Bares y Veintiocho de Febrero, como broche de oro del ciclo de cultos que la hermandad consagra estos días. Una Soledad que se ha presentado ante los fieles radiante, crepuscular, mágica y humilde a partes iguales. Maravillosa, como siempre, espectacular y arrebatadora como lo atestigua el magnífico reportaje que nuestra compañera Maribel Llorente ha realizado para dejar testimonio gráfico de una memorable jornada para el recuerdo.

No conviene olvidar que la parroquia de Santiago, ha sido sede canónica de esta corporación desde 1976, donde llegó tras una fugaz estancia en San Miguel, templo al que estuvo adscrita tras ser fundada en 1975 por parte de un grupo de hermanos procedente de la hermandad de la Paz y Esperanza, hasta su traslado en 2020 a la Parroquia de Santa María de Guadalupe, situada en la zona de Levante, en concreto en la Avenida 28 de febrero. Si bien el incendio de Santiago de 1979, provocó que la hermandad se trasladase a Santa Cruz, luego a San Pedro y posteriormente de nuevo a Santa Cruz, realizando su salida procesional desde estos otros enclaves -llegando a salir de Santa Isabel-, su sede siempre fue Santiago, por lo que cada nueva experiencia continua siendo histórica para la hermandad franciscana. 

Cabe destacar que la Parroquia de Guadalupe se encuentra anexa al Colegio Franciscanos -cuyo nombre coincide con el de la parroquia y con cuya tradicional procesión infantil colabora la cofradía desde siempre-, por lo que la vinculación con la esencia de la Hermandad del Viernes Santo resulta más que evidente. El único hándicap aparente al nuevo enclave, la distancia respecto al casco histórico, no parece demasiado relevante, ya que apenas un kilómetro separa al templo de los Jardines del Alpargate, lugar al que se accedería de manera directa por la Avenida de Rabanales.

En cambio, su pertenencia al Barrio de Sagunto y, en concreto, la cercanía de zonas populosas de la ciudad como el eje La Viñuela-Jesús Rescatado o avenidas como El Cairo y Carlos III, podría propiciar sustanciosas ventajas, desde el punto del vista social para la hermandad. Por otro lado, el ejemplo de otras corporaciones como la Estrella o la Cena, que emigraron en su momento para crecer a barrios como Poniente o la Huerta de la Reina, así como el hecho de trasladar su sede a un templo vinculado a un centro educativo, con el potencial que de ello deriva, podrá ser un excelente punto de partida y un nuevo impulso para la Hermandad de la Soledad. 

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup