Córdoba, Galerias

Devoción mariana bajo la lluvia de octubre

La ciudad de Córdoba ha vivido una intensa jornada de devoción mariana que ni siquiera la lluvia de octubre ha sido capaz de truncar. una devoción repartida por los cuatro puntos cardinales de la ciudad de San Rafael que nuestro compañero Antonio Poyato ha registrado una vez más a través de su personalisima visión. 

Dos rosarios truncados por las inclemencias meteorológicas, que se han desarrollado en el interior de los templos: el de María Santísima de la Caridad, la bellísima dolorosa de Miguel Ángel González Jurado, y el de Nuestra Señora de la Paz y Esperanza, la Reina de Capuchinos, cuyas estaciones se han rezado en San Andrés y en la iglesia conventual del Santo Angel. 

Por su parte, San Roque y la Compañía han acogido sendos besamanos dedos de las dolorosas más bellas de cuantas componen el rosario heterogéneo de la Semana Santa de Córdoba: María Santísima del Rocío y Lágrimas y Nuestra Señora del Desconsuelo en su Soledad, dos joyas de luminosidad de incalculable qué a través del prisma de Poyato se muestran en todo su esplendor. 

Cuatro maneras distintas de entender la especial idiosincrasia de la Córdoba Cofrade, cuatro ejemplos de devoción mariana que brillan con luz propia al pie de Sierra Morena.