Córdoba

Difunden un miserable montaje con la imagen de la Quinta Angustia

En los últimos años venimos siendo testigos de cómo se multiplican miserables ataques contra la fe de miles de ciudadanos a los que un puñado de impresentables totalitarios evidencian no respetar, simplemente por pensar de manera diferente. Ataques que son la prueba fehaciente del nulo concepto democrático de quienes los perpetran.

Ataques contra templos, contra retablos cerámicos e incluso imágenes devocionales que no son sino la consecuencia de los tiempos de tribulación que nos ha tocado vivir. El último de estos impresentables ataques lo ha sufrido, bajo el miserable anonimato que permiten las redes sociales, María Santísima de la Quinta Angustia la bellísima dolorosa que regalasen a Córdoba Juan Jimenez González y Pablo Porras Castro y que reina en la iglesia de la Merced de Córdoba.

Un vergonzoso, patético y miserable montaje, que cierta gentuza denominará «arte» y no es más que bazofia, en el que la Madre del Soberano es objeto de una burla innombrable por el que cabe esperar que, a pesar del mencionado anonimato, la corporación cordobesa inicie las acciones oportunas para identificar a sus responsables y emprender las medidas legales que sean precisas para reparar, de algún modo, el daño causado y lograr que quienes lo han perpetrado se arrepientan de ello.