Córdoba

Dios en cada rincón

Si existe una verdad imponderable, absoluta e inequívoca, es que Dios está en todas partes. Se halla en cada rincón, en cada calle, en cada sonrisa, en cada gesto de amor verdadero que se derrama por las aceras, en cualquier instante de nuestra existencia. Se encuentra en una caricia, en un beso, en el cuidado de una madre a su hijo, en la mano que cualquier ser humano ofrece a quien más la necesita.

Dios encuentra en las pequeñas cosas y no necesita de mayor parafernalia para materializarse, para revelarse al universo entero, para mostrarse como es, como un Padre amoroso con sus hijos, como un guía que dirige los pasos que quienes le buscan y le encuentran, como un Pastor que busca sin descanso recuperar a la oveja descarriada. Dios se ha revelado este sábado en muchos rincones como hace cada día, en cada mirada que consciente o inconscientemente brilla por su cercanía, pero también en cada instante en que sus cofrades se acuerda de Él. 

Así ha ocurrido en Poniente donde la Hermandad Sacramental de la Sagrada Cena ha participado en la tradicional procesión del Corpus de la Parroquia del Beato Álvaro de Córdoba. Una procesión cargada de un profundo simbolismo que ha contado una vez más con la magnífica ofrenda de la Agrupación Musical Nuestro Padre Jesús de la Fe que, en una jornada con un significado muy especial para todos y cada uno de sus componentes, como ellos bien saben, han acompañado a Jesús Sacramentado por las calles de su barrio tal y como ha reflejado nuestro compañero Antonio Poyato en esta fantástica crónica gráfica.

Una crónica gráfica que ha gozado de una segunda fase, esta vez en el Barrio de Santiago, donde la Hermandad de la Soledad ha querido repartir el infinito maná de la presencia de Dios por cada uno de los adoquines que forman parte de sus calles, que han contado con el excelente contrapunto musical de la Agrupación Musical La Fe de Posadas y una considerable presencia de público en querido encontrarse cara a cara con el Creador.