Córdoba, ⭐ Portada

El aplazamiento de la Feria y la suspensión de las Cruces ponen en jaque la economía de muchas cofradías cordobesas

Un descalabro que se une al propiciado por la pérdida de ingresos derivado de papeletas de sitio

La situación de estado de alarma que estamos viviendo ha impedido que la cuaresma se desarrolle con un mínimo de normalidad, así como las salidas procesionales de nuestras Hermandades por las calles de las ciudades. Sin embargo, mirando un poco hacia el futuro más inmediato, conviene destacar las nefastas implicaciones de la suspensión tanto las cruces de mayo y el aplazamiento de la feria para las hermandades cordobesas. Unas consecuencias que tendrán su reflejo en los próximos meses.

A nadie escapa que la celebración de ambas fiestas supone uno de los balones de oxígeno para la economía de las Cofradías de la ciudad de San Rafael, una economía que ya venía maltrecha por no haber obtenido ingresos de las papeletas de sitio de la salida procesional. Algo que se puede traducir en la interrupción o ralentización de proyectos que están en marcha por parte de las cofradías -restauraciones o estrenos-, así como del mantenimiento de las deudas habituales de una corporación a lo largo del año. Hay hermandades que están afrontando deudas financieras que verán como sus ingresos se contraen drásticamente.

Por citar dos ejemplos -y para que todo el mundo lo entienda-, no hay que olvidar que una de las hermandades que mayor beneficio saca de las cruces de mayo es la Paz y Esperanza, una corporación que este año, en tanto en cuanto se tome una decisión al respecto, tiene en su horizonte la Coronación Canónica de su imagen mariana, con los gastos derivados que ello implica, no solo en lo directamente relacionado con los actos de la celebración sino en lo que a costes de la obra social asociada se refiere. Además, en el caso de la corporación capuchina, es la más que probable suspensión del concierto previsto para el mes de junio contribuirá a ahondar en el problema. Lo mismo sucede con la Hermandad del Resucitado, que también posee una cruz de mayo de las más potentes de Córdoba, que se encuentra sufragando su nuevo palio, y que puede ver en esta terrible situación cómo este proyecto se ralentiza.

En definitiva, las circunstancias en las que nos encontramos eran totalmente inesperadas y no queda otra que afrontarlas, apelando a la unidad entre los cofrades y a brindarnos el mayor apoyo mutuo no solo para esta época de confinamiento, sino para cuando todo comience a volver a la normalidad.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup