Andalucía, ⭐ Portada

El aplazamiento de las Fallas dispara las especulaciones sobre una posible suspensión de la Semana Santa

Las fiestas de las Fallas de Valencia y la Magdalena de Castellón han sido aplazadas a causa de la crisis del coronavirus. Una medida adoptada por «responsabilidad y pensando en el interés general» y de aplicación en toda la Comunitat Valenciana. Así lo ha anunciado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, después de la reunión extraordinaria que se ha celebrado en la tarde de este martes en el Palau de la Generalitat de la Mesa Interdepartamental de Coordinación frente al Coronavirus.

El jefe del Consell ha apelado a la «comprensión de toda la ciudadanía valenciana» y ha recalcado la «coordinación» mantenida en todo momento con el Gobierno de España. «Los responsables del Ministerio (de Sanidad) han dado una instrucción clara: la conveniencia de no celebrar los actos festivos de las Fallas y la Magdalena en las fechas previstas», ha aseverado Puig. «La responsabilidad es el primer requisito de cualquier gobierno; la Generalitat ha seguido los criterios científicos y técnicos para proteger la salud de la ciudadanía», ha apostillado el dirigente valenciano.

Previamente a esta comparecencia, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, había asegurado que la decisión de mantener o no en su integridad las Fallas de Valencia ante la crisis del coronavirus se tomaría «de manera consensuada» y «guiada» por «criterios científicos».

Sea como fuere, y desde el prisma del universo cofrade, este aplazamiento ha disparado inmediatamente una oleada de reacciones y especulaciones acerca de la posibilidad de que sea la antesala de una potencial suspensión de la próxima Semana Santa; no en vano muchos consideraban esta posibilidad como la prueba del nueve para saber qué ocurriría con la semana más importante del año para los cofrades de todo el universo, por lo que este aplazamiento ha sido recibido como un mazazo por muchas cofrades. No conviene olvidar que la Semana Santa no puede trasladarse ni aplazarse, ya que su fecha depende de cuestiones de otra índole que cualquier cofrade conoce por lo que en caso de que no pudieras celebrarse no existiría la posibilidad de que tuviera lugar en otro momento.

En contraposición a esta incertidumbre latente -que no son más que conjeturas-, lo cierto y verdad es que el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha asegurado este martes con «contundencia» que «en estos momentos» la celebración de la Semana Santa y la Feria de Abril «no peligra» a cuenta de la propagación del coronavirus, reclamando además un «ejercicio de autocontención» para no alimentar «la incertidumbre».

Durante un desayuno informativo del Grupo Joly, Juan Espadas ha pedido «prudencia y seriedad» a la hora de afrontar la expansión del coronavirus, apostando por «seguir escuchando a la autoridad sanitaria». En ese sentido, ha manifestado que «en estos momentos, la Semana Santa y la Feria no peligran», algo que ha defendido con «contundencia», pero admitiendo que desconoce «qué va a suceder en 15 días». Por eso, ha llamado a un «ejercicio de autocontención» colectiva, para no «generar todavía más incertidumbre».

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup