Sevilla, Varios

El Ayuntamiento de Sevilla aportará 40.000 euros al Convento de Santa Inés para un nuevo proyecto de restauración

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, ha suscrito un convenio con la Comunidad Clarisas del Real Monasterio de Santa Inés para abonar el cien por cien del coste del proyecto de rehabilitación de la escalera del claustro del Herbolario, que se encuentra completamente deteriorada y clausurada y que es «fundamental para que el proceso de restauración pueda alcanzar a las pinturas renacentistas de las galerías de la primera planta».

En un comunicado, el Ayuntamiento detalla que, en total, la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente abonará los 40.000 euros solicitados por la comunidad religiosa dentro de la estrategia de mejora de la conservación y mantenimiento del patrimonio histórico de la ciudad. El proyecto subvencionado tiene ya en tramitación la licencia de obras para su ejecución.

«Tenemos en marcha el mayor volumen de recursos económicos destinados a la conservación del patrimonio religioso de la última década. Y dentro de esta programación de ayudas está Santa Inés, uno de los conventos más antiguos y con mayor valor patrimonial de la ciudad. Esta aportación cumple con la solicitud presentada y seguiremos trabajando para colaborar en futuras fases que se lleven a cabo», explica el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz (PSOE), quien ha firmado el convenio de colaboración hoy con la comunidad de las Clarisas.

Concretamente, señala que estas obras derivan del Informe de Inspección Técnica del Edificio y contemplan la reconstrucción de la cubierta de la escalera del patio principal del convento, el Claustro del Herbolario que presenta hundimientos, lo que está provocando filtraciones y humedades en el artesonado y los revestimientos interiores. Esta escalera, que puede fecharse a mediados del siglo XVI, conecta las galerías de la planta baja y de la planta superior del Claustro del Herbolario. Tanto la escalera como el tramo que partiendo de esta asciende hasta la espadaña se encuentran en estos momentos clausurados.

De acuerdo con el informe del proyecto, esta actuación «es imprescindible para la restauración y puesta en valor de las pinturas renacentistas de las galerías de la planta primera, ya que en la actualidad solo se puede acceder por una pequeña y estrecha escalera de madera situada en el ángulo opuesto del patio del Herbolario». Se trata, según señala el informe, de elementos singulares con composiciones mudéjares y del Renacimiento, que puede fecharse, como el claustro, a mediados del siglo XV. «Por su estado y oscuridad es un espacio desconocido del monasterio que puede suponer una gran aportación al patrimonio artístico de uno de los más importantes monumentos de Sevilla», continúa.

La construcción del convento se llevó a cabo durante el último tercio del siglo XIV y a lo largo del siglo XV a través de una serie de etapas, cada una de las cuales cuenta con peculiaridades propias. El monasterio posee todas las dependencias que suelen poseer este tipo de instituciones, iglesia, torno, compás, claustros, capilla de profundis, refectorio, enfermería, lavandería, cocinas, biblioteca, archivo, entre otros. La fundación del convento se hizo en la casa palacio familiar de Doña María Coronel, que durante dos años fue sometida a obras de adecuación para transformar este espacio doméstico en conventual, añadiendo iglesia, campanario y cementerio. Con posterioridad serían añadidas a la edificación otras casas y espacios anexos.

El claustro principal o del Herbolario, obra del siglo XVI, tiene forma trapezoidal y se compone de cuatro galerías con arcos peraltados abajo y escarzanos arriba, soportados por columnas de mármol con capiteles de castañuelas. Del mismo material son los antepechos abalaustrados de ambas galerías y la bellísima portada que da acceso al jardín central. Se encuentra revestido con una destacada decoración a base de yeserías y pinturas murales probablemente del taller de Alejo Fernández, que representan 32 escenas del Antiguo Testamento y 75 santos vinculados a la Orden de Santa Clara.

La escalera, que puede fecharse a mediados del siglo XVI, conecta las galerías de la planta baja y de la planta superior del Claustro del Herbolario. Tras recorrer un primer tramo, con veinte peldaños, se accede a un gran rellano desde el cual se distribuye la circulación a varios elementos: el coro alto, las celdas de las monjas, una escalera secundaria de acceso a la espadaña y a un nuevo tramo, de siete peldaños, que nos conduce a las galerías de la planta primera del claustro. La caja de escalera está coronada por un gran alfarje mudéjar actualmente oculto por una red, como medida de seguridad ante posibles desprendimientos. Todo el borde de ataque del artesonado con el muro de cierre de la galería está desprendido, habiéndose producido la caída de materiales que impide la utilización de la escalera. La escalera está formada por peldaños de ladrillo y mamperlanes de madera con tabicas de azulejos.

El Monasterio de Santa Inés está declarado Monumento Histórico Artístico por Real Decreto de 25 de enero de 1983 y, posteriormente, como Bien de Interés Cultural (BIC), con inscripción en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía con la categoría de monumento. El Plan General de Ordenación Urbana le asigna, además, una protección integral a la iglesia y una protección global al resto del convento.

Junto con esta inversión en el Convento de Santa Inés, el Ayuntamiento de Sevilla en marcha en estos momentos otros cuatro convenios de colaboración con bienes de titularidad religiosa. Tres de ellos –Capilla de San José, Madre de Dios y San Leandro– se encuentran ya abonados y en ejecución mientras que está pendiente de los últimos trámites el correspondiente a San Hermenegildo. En total, la inversión es de 680.734 euros.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup