Advertisements
Córdoba

El Ayuntamiento rehabilitará la Ermita de la Aurora de la Calle de la Feria

La Gerencia Municipal de Urbanismo va a acometer una restauración integral de la antigua Ermita de la Aurora, orientada a subsanar los problemas de vegetación y humedad que presenta el enclave. Así lo ha puesto de manifiesto Salvador Fuentes, presidente de la Gerencia de Urbanismo, en una comparecencia de prensa desarrollada en el recinto. Conviene recordar que el pasado año se produjo un desplome de la muralla existente en esta zona que propició un estudio preliminar para analizar el estado. Desplome agravado por un desprendimiento registrado el pasado mes de mayo.

La construcción de la Ermita de la Aurora, adosada al lienzo de la muralla romana que discurre a lo largo de la Calle San Fernando, culminó el 17 de marzo de 1725, y su coste ascendió a 35.236 reales. Fue sede de la Hermandad de Nuestra Señora de la Aurora, que adquirió fama en Córdoba por los rosarios, ricamente decorados, sobre todo en los faroles que rodeaban la imagen de la Virgen. Según narra la web divulgativa “Una ventana desde Madrid”, la construcción de la Ermita de la Aurora tuvo su origen en un Rosario de noche que unos niños de la Calle de la Feria (en la actualidad, Calle de San Fernando) habían instaurado, seguramente más por motivos de esparcimiento que religiosos.

Al tener conocimiento de ello, algunas personas mayores decidieron hacer lo mismo de una manera más formal, para lo cual, y tras una reunión celebrada en el Hospital de Peregrinos el 8 de septiembre de 1716, se constituyeron como Hermandad de la Aurora. Fue tanta la celeridad adoptada en sus resoluciones que, tras encargar de inmediato a un escultor la talla de una imagen de Nuestra Señora de la Aurora y una vez finalizada ésta, se encontraron con que tenían una imagen sin altar donde situarla.

Después de conseguir la cesión de unos terrenos por parte de Doña Francisca del Corral y Mesa, marquesa viuda del Villar, y de Don Antonio de la Cruz Pastor y tras firmarse el 8 de febrero de 1718 la oportuna escritura de donación, se comenzó la construcción de la Iglesia sólo dos días después. Las obras duraron siete años y se terminaron el 17 de marzo de 1725. En el momento de iniciarlas, la Hermandad apenas contaba con 250 reales y, dado que la valoración de las obras se había estimado en 50.000 reales, era dudosa la feliz terminación de aquellas.

Sin embargo, los fondos se obtuvieron de muy diversas procedencias: 4.208 reales como pago del Ayuntamiento por colocar altares en el recorrido del Corpus Christi durante los años comprendidos entre 1718 y 1723; 1.802 reales obtenidos de una función dramática realizada por aficionados; y 5.798 reales por tres corridas de toros realizadas en beneficio de dichas obras. Todo este dinero sumado a diversas limosnas y el buen hacer, así como a la honradez de la cofradía, en especial de su Hermano Mayor, facilitó que se terminasen las obras con un coste de sólo 35.236 reales, una cifra muy inferior a la valoración inicial y que permitió dedicar 4.000 reales a la construcción del retablo del Altar Mayor. La Ermita, en estado ruinoso, se derrumbó el 20 de febrero de 1960 permaneciendo en abandono hasta diciembre de 1998, en que su espacio fue rehabilitado por la Empresa Municipal de Viviendas, conservando únicamente un fragmento de fachada con la portada.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup