Córdoba

El Ayuntamiento sitúa la basura a los pies del Retablo del Resucitado

Hay detalles que pasan desapercibidos, a menos que se denuncien, salvo para aquellos que se ven afectados por el asunto. Decisiones que implican un menosprecio y en ocasiones una falta de respeto, que son vividos con indignación por quienes las sufren. Acciones que, si bien pueden hacerse sin mayor intencionalidad por parte de quienes las ejecutan, son recibidas con desazón por parte de los destinatarios cuando estos aprecian que han carecido de la sensibilidad necesaria.

En 2014, Rafael de Rueda diseñó un retablo cerámico dedicado a Nuestro Señor Resucitado con motivo del XXV aniversario de la ejecución de la Sagrada Imagen. Retablo cerámico que fue colocado en la plaza del Conde de Priego, un lugar emblemático del barrio cordobés de Santa Marina, situada frente a la fachada principal de la iglesia y parroquia y estrechamente vinculado a la corporación del Domingo de Resurrección donde se halla la cruz de mayo que cada año pone en funcionamiento la hermandad santamarinera. El retablo, que ocupa el espacio correspondiente a la espalda del convento de Santa Isabel, por lo que se diseñó incluyendo una hornacina que se integrara armónicamente, tanto con el convento como con la plaza, fue realizado por el ceramista sevillano Emilio Sánchez Palacios, uno de los mejores ceramistas de la actualidad, con una técnica y sensibilidad pictórica realmente inigualable, tal y como el propio Rafael de Rueda explicó en la descripción de la pieza. Fue bendecido el pasado 18 de octubre de 2014.

Hace tan sólo unas horas, los responsables de situar los contenedores de basura para la cruz de mayo de la hermandad del Resucitado los han colocado precisamente bajo este retablo que, volvemos a recordar es una pieza bendecida, lo que ha sido recibido con estupor y ciertas dosis de indignación por miembros de la corporación, para quienes llueve sobre mojado, toda vez que el año pasado ocurrió algo parecido con la colocación en este lugar de los wc y no fue hasta que se produjo la queja publica de la corporación de Santa Marina cuando el ayuntamiento tomo cartas en el asunto cambiándolos de sitio. ¿Estamos ante una falta de respeto o una prueba palpable de ausencia de sensibilidad? ¿Realmente no hay otro lugar en un espacio tan grande para que se sitúen en otro lugar? 

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup