Sevilla, ⭐ Portada

El Carmen de San Gil denuncia destrozos en el retablo de la Virgen

Continúan produciéndose ataques de diverso calado orquestados contra objetivos relacionados con las hermandades o la iglesia católica perpetrados por quienes carecen de más mínimo sentido democrático y el más elemental respeto por las creencias de los demás. Ataques diversos, menosprecios, insultos, escarnio… sin que los poderes público tomen cartas en el asunto protegiendo, persiguiendo y, en su caso, dando escarmiento a los que los protagonizan de modo que sirvan de prevención ante ataques futuros en lugar de que continúe latiendo la sensación de que sale gratis atacar a los cristianos y a los cofrades

El último de estos ataques ha tenido lugar en la ciudad de Sevilla donde la hermandad de la Virgen del Carmen de San Gil ha denunciado los destrozos perpetrados en el azulejo de la Santísima Virgen situado en la fachada de la parroquia de San Gil en la calle San Luis. La hermandad está ya trabajando en su reparación para que vuelva a su estado habitual lo antes posible.

El día 13 de mayo de 1973, en la calle San Luís, sobre una fachada adjunta a de la Iglesia de San Gil (entre la iglesia y el 125 de la calle), fue bendecido este retablo cerámico dedicado a Nuestra Señora del Carmen, colocado por la misma Hermandad de Nuestra Señora del Carmen con sede en la propia parroquia. El retablo fue pintado por Facundo Peláez Jaén y elaborado en la fábrica de Cerámicas Santa Ana de Triana.

En el diseño, la Virgen está coronada como reina de los ángeles, lleva bien la insignia carmelita. La imagen de la Virgen está sedente y porta el escapulario que según la tradición entregó a San Simón Stock. El Niño mostrando sus tres potencias divinas, lo lleva también. El escapulario carmelita es considerado por la Iglesia un Sacramental, esto es un objeto que como signo ayuda a vivir santamente y a aumentar la devoción.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup