Portada, Sevilla

El Cerro estrenará un nuevo paso para Jesús Sacramentado

La Hermandad del Cerro ha desvelado, a través de un comunicado difundido a través de sus medios oficiales de información, que el paso en el que procesiona Jesús Sacramentado anualmente por las calles del Cerro del Águila lo hará el próximo 12 de junio de 2022 completamente enriquecido con la recuperación de los respiraderos del antiguo paso de gloria de Nuestra Señora de los Dolores, y el estreno de nuevas cartelas, una nueva peana y faldones, todo lo cual contribuirá sin duda a aumentar la belleza de la procesión eucarística organizada por la Hermandad Sacramental en la festividad litúrgica de la Santísima Trinidad.

En lo que respecta a los respiraderos, de un gran valor sentimental para la hermandad, su talla en madera dorada fue realizada en los primeros años de historia de la corporación de gloria por José Montero Rodríguez, en su taller de carpintería religiosa y dorado de la calle Aníbal González, formando parte del primitivo paso en el que procesionó la Santísima Virgen desde mediados de los años cuarenta hasta 1979. Recuperados por la Hermandad en 2015, tras muchos años de uso en sus procesiones letíficas por la Hermandad de Nuestra Señora de la Candelaria Madre de Dios, la Junta de Gobierno acordó en 2019 encargar su restauración y puesta en valor al taller de restauración de Jorge Anillo Rodrigo, como una parte entrañable de su más antiguo patrimonio histórico-artístico.

Para ello, se realizaron en los mismos labores de conservación y restauración del soporte de madera, además de la realización de un refuerzo para garantizar su estabilidad en el futuro. Y para recuperar su aspecto original, similar al que debieron lucir en sus primeros años, han sido dorados nuevamente con la técnica al agua y oro metal, patinándolos posteriormente. Junto al citado restaurador, han formado parte de los trabajos de culminación de este proyecto de restauración Enrique Gonzálvez, en la adaptación de la parihuela y la carpintería de las esquinas, y Francisco J. Verdugo Rodrigo, en la talla de estas últimas.

Asimismo, al haber acordado la Junta de Gobierno que fuesen utilizados a partir de ahora en el paso en el que procesiona cada año el Santísimo Sacramento, tras el estudio por Juan Manuel Bermúdez de un programa iconográfico apropiado para dicho uso, Manuel Mazuecos ha diseñado y realizado ex profeso sus cuatro cartelas siguiendo las ideas planteadas en el mismo, con la técnica de estofado al temple “al huevo” sobre superficie dorada con oro de ley de 23 ¾ doble grosor.

Por otro lado, además de lucir los antiguos respiraderos del primitivo paso de la Santísima Virgen, el paso se verá enriquecido con una nueva peana cuadrangular para la custodia de apeo realizada en el taller de Jorge Anillo. Realizada en madera de pino Flandes, tiene aristas ochavadas y 109 por 109 cm de planta y 40 cm de alzado, presentando unas líneas sencillas con predominio de formas estructurales que parten de una primera moldura de gran tamaño que da paso al cuerpo de cuarterones con motivos grabados inspirados en la ornamentación vegetal de los respiraderos primitivos ya citados. Concluye el conjunto con una cornisa moldurada, adecuándose totalmente la forma de la planta de la peana a la de la custodia que va a portar. La técnica artística empleada en su terminación es el dorado con oro imitación de alta calidad y dorado al agua y posteriormente bruñido para alternar zonas con elementos brillantes y otras mates. En los cuarterones se ha empleado también la técnica de cincelado para potenciar las zonas mates de la ornamentación vegetal

En este sentido, cabe recordar que la custodia de la Hermandad es una hermosa obra de madera dorada y estofada datada en el primer tercio del siglo XVIII, de autor anónimo y procedente de la parroquia de Santa María la Blanca, de la localidad de Los Palacios y Villafranca, de cuya solemne procesión del Corpus Christi formó parte durante dos siglos. En 1996 fue adquirida por la corporación en el mercado de antigüedades, siendo restaurada en 1996-97 por Juan Manuel Miñarro, el cual realizó en madera dorada una pequeña figura de la Fe para culminarla, con atributos en plata de ley realizados por el orfebre Fernando Marmolejo. Más recientemente, en 2015 le fueron realizadas por el citado Jorge Anillo Rodrigo unas labores de conservación, reforzándose su estructura, fijando el estrato pictórico y reintegrando pérdidas de estuco.

Por último, el paso estrenará también, completamente renovado, unos nuevos faldones realizados en el taller de Francisco Carrera Iglesias, en terciopelo chafado de color beige, bordados en oro e hilos de colores con motivos florales siguiendo el estilo de los terciopelos italianos.